El Parlamento Europeo tilda a los Lobos Grises de organización terrorista

El grupo de extrema derecha ya fue prohibido por Francia y Alemania tras acusarle de racista, xenófobo y antidemocrático
Atalayar_Lobos Grises

PHOTO/AFP  -   Un partidario de Devlet Bahceli, líder del Partido del Movimiento Nacionalista de Turquía (MHP) gesticula un signo del movimiento político turco de extrema derecha, los Lobos Grises

El Parlamento Europeo ha elaborado un informe en el que recomiendan incluir a la organización turca de extrema derecha ligada al Partido del Movimiento Nacional (MHP), los Lobos Grises, en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea.

El informe ha sido presentado por el diputado español del grupo socialista europeo, Nacho Sánchez Amor, en el que se alegaba que “los Lobos Grises son una organización paramilitar islamista turca conocida por su implicación en numerosos conflictos” por lo que se apelaría al Consejo a “que incluya a los Lobos Grises en la lista de los grupos implicados en actos terroristas y objeto de medidas restrictivas”.

En sus líneas ideológicas, los Lobos Grises se caracterizan por negar de manera sistemática el genocidio armenio, razón por la cual Francia decidió prohibir la organización extremista en el país en el año 2020, tras producirse varias manifestaciones amenazando a la comunidad armenia.

Atalayar_Lobos Grises
AFP/ADEM ALTAN - La gente gesticula el saludo de los "Lobos Grises" y agita banderas durante un mitin electoral del opositor Partido de Acción Nacionalista (MHP) de Turquía el 24 de mayo de 2015 en Ankara.

Alemania siguió la estela de Francia y aprobó una moción para prohibir al grupo ultranacionalista tras la resolución de la coalición gobernante, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y el Partido Socialdemócrata (SPD), así como los opositores del Partido Demócrata Libre (FDP) y Los Verdes, argumentando que la prohibición se produce por la ideología racista, xenófoba y antidemocrática que mantiene el grupo, además de “representar una amenaza para la seguridad del país”.

El nombre del grupo hace alusión a la loba Asena, figura mitológica que, de acuerdo con la mitología nacional, representa la madre de todos los turcos. Sus seguidores, los “bozkurtlar”, como se les conoce en turco, realizan un saludo con la mano a modo de símbolo identitario que se le conoce como “el signo del lobo”.

Atalayar_Lobos Grises
AFP/ADEM ALTAN - El líder de la oposición turca del Partido de Acción Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli.

Desde la creación de la organización, los Lobos Grises han adoptado acciones violentas y de discriminación contra kurdos, armenios, griegos, alauís y cristianos. Del mismo modo, en sus líneas ideológicas, promueven ideas neofascistas en las que incitan a la superioridad racial, histórica y moral de los pueblos turcos que se extenderían desde Afganistán y China hasta el sureste de los Balcanes. Junto a estas ideas expansionistas, las ideas islámicas son otras de las principales bases en las que se sostiene su ideología.

Entre sus últimas ofensivas, destacan los ataques sistemáticos que han realizado en diferentes manifestaciones organizadas por asociaciones para la protección de los derechos humanos kurdos en Austria. Estas manifestaciones denunciaban los ataques perpetrados por los turcos y las operaciones militares en contra de este pueblo en el norte de Iraq, única zona del Kurdistán donde los kurdos mantienen autonomía. 

Atalayar_Lobos Grises
AFP/AREF TAMMAWI - : Un soldado turco muestra el signo de los Lobos Grises (una organización ultranacionalista turca) mientras las tropas patrullan en la ciudad de Atareb, en el campo occidental de la provincia siria de Alepo. 

A los Lobos Grises se les acusa de haber participado en el asesinato de miembros de la minoría aleví de Turquía en 1978 y de haber cometido numerosos atentados durante los años de plomo en la década de los 70 contra grupos de izquierda y minorías étnicas, además de protagonizar el golpe de estado de 1980, sublevación que consiguió instaurar un régimen militar que se mantuvo hasta 1983. Junto a esto entre sus ofensivas más sonadas, en 1981 uno de sus miembros, Ali Agca, intentó atentar contra el papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro.

Atalayar_Lobos Grises
PHOTO/REUTERS - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan

La ideología de la organización aúna un entrelazado ideológico en el que se exalta “el sueño” de volver a restaurar un Califato, que estaría bajo las órdenes y el control del actual presidente, Recep Tayyip Erdogan. Este motivo fue el que condujo al presidente a buscar una alianza “miliciana” con esta organización tras aprobar una coalición con el Partido del Movimiento Nacional, grupo político de extrema derecha del que emanan los Lobos Grises y que permite a Erdogan mantenerse en el poder. En este sentido, los nacionalistas liderados por Devlet Bahceli son socios de Erdogan en el gobierno después del fallido golpe de Estado en julio de 2016.

Atalayar_Lobos Grises
REUTERS/WOLGANG RATTAYA - Una mujer turca gesticula junto a banderas turcas y alemanas durante una manifestación en la que participan miembros de la organización ultranacionalista turca llamada Lobos Grises en Dusseldorf

Los últimos informes elaborados por el Parlamento Europeo evidencian la falta de avances en materia de derechos humanos por parte del país otomano. Desde los años 90, la corte europea decidió elaborar una tarea de redacción que incluyera “informes de progreso” anuales sobre Turquía y sus avances en materia de derechos fundamentales.

De acuerdo con el eurodiputado Sánchez Amor, las amplias disposiciones antiterroristas y el abuso de estas medidas se han convertido en el esqueleto de “la política estatal de represión de los derechos humanos en Turquía en los dos últimos años”. 

Atalayar_Lobos Grises
PHOTO/AFP - Un hombre con uniforme de oficial turco muestra el cartel de Lobos Grises (una organización ultranacionalista turca)

En esta línea en el informe publicado en el año 2020, el Parlamento Europeo afirmaba que se observaba “con preocupación el distanciamiento continuo y cada vez mayor de Turquía con respecto a las normas y valores europeos en los últimos años, a pesar de ser un país candidato”, además denunciaba “las acciones unilaterales de Turquía en el Mediterráneo oriental, así como declaraciones firmes y, en ocasiones, provocadoras contra la Unión y sus Estados miembros que han conllevado que las relaciones entre Turquía y la Unión se encuentren en uno de los peores momentos de su historia”.