El partido de Benny Gantz votará a favor de la disolución del Parlamento

El ministro de Defensa, Benny Gantz, amenaza con votar a favor de disolver la Knesset si no se aprueban los presupuestos
Parlamento israelí

REUTERS/RONEN ZVULUN  -   Plenario en la Knesset, el Parlamento de Israel, en Jerusalén

La situación política en Israel se complica. Benny Gantz, actual ministro de Defensa y líder el partido Azul y Blanco, ha anunciado que votará a favor de la disolución del Parlamento israelí – Knesset –, debido a que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, no consigue aprobar los presupuestos, algo que estaba en el acuerdo de gobierno entre ambos partidos. El anuncio de ayer por la noche implica que la sombra de las elecciones anticipadas vuelva a planear sobre Israel, lo que llevaría a los israelíes a las urnas por cuarta vez en dos años. Las acusaciones de Benny Gantz a Netanyahu son duras: "Netanyahu no me mintió ni engañó a mí, os lo hizo a vosotros".

Pese al anuncio del ministro de Defensa desde el hotel Ramat Gan's Kfar Hammaccabiah, también comentó que las elecciones anticipadas podrían evitarse "si el culpable de que se produzcan", en alusión al primer ministro, "evita las maniobras políticas en su propio beneficio y actúa de forma apropiada". Netanyahu, por su parte, dice que para la aprobación de los presupuestos, algo que según su todavía aliado no deja de retrasar, "se necesita unidad" y que la actitud del partido Azul y Blanco la impide. Aprovechando la confrontación entre las partes principales de este Gobierno de unidad, el líder de la oposición, Yair Lapid, presentó la disolución de la Knesset y la convocatoria de elecciones anticipadas que será votada en el pleno de hoy.

Benny Gantz
PHOTO/ABRIR SULTAN/REUTERS - El Ministro de Defensa israelí Benny Gantz

Benjamin Netanyahu, que sigue pendiente de hacer frente a varias acusaciones de corrupción, no tardó en responder al anuncio de Gantz, con un vídeo en el que instaba a la unidad, e indicaba que, en medio de esta situación de pandemia, no era lo más apropiado conducir al país a unas elecciones anticipadas, cuya fecha podría ser marzo. Netanyahu sabe que la votación es solamente un paso preliminar y que, por tanto, aunque finalmente el partido Azul y Blanco votase a favor, aún se podría dar marcha atrás. Tras su aprobación en la votación de hoy, la proposición de disolución del Parlamento iría a la comisión presidida por Eitan Ginzburg, del partido de Benny Gantz, que podría tratarla de forma rápida y que fuese votada la semana que viene, o enterrarla definitivamente, en caso de que Gantz arranque un compromiso a Netanyahu de ir adelante con los presupuestos.

En cualquier caso, este tira y afloja entre el Likud y el partido Azul y Blanco tiene fecha límite: el 23 de diciembre. Si para esa fecha los presupuestos de 2020 no son aprobados, la Knesset será disuelta automáticamente y las elecciones serán establecidas por ley 90 días después, el 23 de marzo de 2021. Otra posibilidad sería la de que, en caso de no llegar a ningún acuerdo para los presupuestos, se disuelva el Parlamento, pero las elecciones sean pospuestas hasta junio, tras la llegada prevista de la vacuna para el coronavirus.

Benjamin Netanyahu
AFP/ABIR SULTAN - El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu

Independientemente de si hay o no acuerdos, y a pesar de que a ambos les interesa mantenerse en el gobierno el mayor tiempo posible, la tensión entre ambos partidos es tan alta que las elecciones anticipadas, sean en los próximos meses o algo más adelante, parecen una realidad. No en vano, otros miembros del Gobierno como los ministros del Partido Laborista, Amir Peretz e Itzik Shmuli, anunciaron también en un comunicado conjunto que votarían a favor de la disolución del Parlamento. "No es posible continuar con un Gobierno en el que impera la incertidumbre", indicaban en el comunicado, "En lugar de la parálisis continua y el intercambio de acusaciones, lo mejor es volver a las urnas", sentenciaban ambos ministros de la formación de centro izquierda.

Benny Gantz y Benjamin Netanyahu
AFP PHOTO/HO/KNESSET SPOKESPERSON OFFICE - El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu (R) y Benny Gantz (L)

Este débil y multitudinario Gobierno de unidad acordado entre Netanyahu y Gantz, incluía la división de la legislatura en dos partes, cada una de las cuales estaría liderada por uno de los dos. Netanyahu seguiría al frente del Ejecutivo hasta noviembre de 2021, justo dentro de un año, cuando será relevado por Gantz. La formación del Gobierno incluía el establecimiento de 35 Ministerios, una cifra considerada demasiado grande, además de 16 viceministros, que serán repartidos entre siete formaciones diferentes, que representan desde el sector ultraortodoxo al centro izquierda político hasta un total de 73 parlamentarios, poco más de la mitad de la Knesset.

Puede que hoy sea el principio del fin de este Gobierno si la propuesta de disolución continúa su recorrido legislativo, o puede que sea un toque de atención lo suficientemente fuerte para que Netanyahu recule, y llegue a un acuerdo para unos presupuestos que permitirían a Gantz acceder al liderazgo del Gobierno israelí dentro de un año. El cerco judicial al primer ministro, también jugará un papel importante en el devenir futuro de la coalición.