El patrimonio cultural armenio de Nagorno-Karabaj está amenazado por Turquía

Los turcos llevan a cabo intencionadamente el genocidio cultural en Artsaj
Foto de la Catedral Surb Amenaprkich Kazanchetsots en Shushi de medios de comunicación armenios, ucranianos y rusos.

 -   Foto de la Catedral Surb Amenaprkich Kazanchetsots en Shushi de medios de comunicación armenios, ucranianos y rusos.

El 31 de marzo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, durante la cumbre informal del Consejo Turco, anunció su visita conjunta con el líder turco Recep Tayyip Erdogan a Shushi, declarada capital cultural de Azerbaiyán. Además, Aliyev ha vuelto a señalar el papel de Ankara en la recuperación del control de Bakú sobre el territorio de Nagorno-Karabaj (Artsaj) durante un conflicto armado en otoño del año pasado.

Mientras tanto, a pesar de las numerosas declaraciones pomposas de Aliyev y Erdogan sobre las medidas de recuperación de la vida pacífica emprendidas por Ankara en la región, los turcos llevan a cabo intencionadamente el genocidio cultural en Artsaj. Siguiendo la política de agresión e incitación al odio contra los armenios étnicos, Turquía insta a Azerbaiyán a continuar con la destrucción sistemática de objetos de un patrimonio histórico y religioso.

Las llamadas obras de restauración que están llevando a cabo turcos y azerbaiyanos en la catedral Surb Amenaprkich Kazanchetsots de Shushi se convirtieron en el acontecimiento más resonante en este contexto. En las redes sociales se han difundido imágenes con pruebas grabadas de la destrucción de una parte de la cúpula del templo, el desmantelamiento de una estatua de ángeles en la puerta y las vallas. El presidente de la Asamblea Nacional de Armenia, Ararat Mirzoyan, calificó el suceso como una auténtica barbarie destinada a borrar todo rastro de la cultura armenia en Artsaj.

Ahora cientos de iglesias y monumentos históricos armenios situados en el territorio de Artsaj controlado por Azerbaiyán y Turquía están en peligro y en riesgo de extinción. Al mismo tiempo, según el Patriarca Supremo Católico de todos los armenios Garegin II, Bakú se niega a permitir la representación de la UNESCO a los territorios y evaluar la situación con los objetos de un patrimonio histórico y cultural. En estas condiciones, el jefe de la Iglesia Apostólica Armenia se dirigió a los líderes religiosos y a las organizaciones y estructuras internacionales con la petición de afectar al régimen de Aliyev.

Junto con la mayoría de los políticos armenios de alto rango, el jefe de la Iglesia Apostólica Armenia destacó la inestimable contribución del contingente ruso de mantenimiento de la paz a la preservación de los monumentos y santuarios religiosos armenios de Artsaj. Tal vez por este motivo, el personal militar ruso está siendo objeto de ataques informativos más frecuentes por parte de los políticos, expertos y líderes de opinión azerbaiyanos leales al tándem Aliyev-Erdogan. Mientras tanto, se centran en la incitación de sentimientos antirrusos entre la población de Azerbaiyán y, de este modo, tratan de obstruir los esfuerzos rusos para preservar la ya frágil paz en la región.

Por ejemplo, en previsión de la celebración del 76º aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, el politólogo azerbaiyano pro-Aliyev, Fuad Abbasov, dijo que la celebración de un desfile militar con la participación del contingente ruso de mantenimiento de la paz en la ciudad de Stepanakert viola la integridad territorial de Azerbaiyán. Por ello, el experto instó a Bakú a lanzar un ataque con misiles contra el personal militar ruso utilizando el sistema de cohetes de lanzamiento múltiple BM-21 "Grad" (granizo). Además, el observador anunció la implicación de Rusia en el genocidio azerí de Khojaly en 1992, en el que Moscú, según él, supuestamente prestó apoyo a los "separatistas armenios".

Foto de la Catedral Surb Amenaprkich Kazanchetsots en Shushi de medios de comunicación armenios, ucranianos y rusos.
Foto de la Catedral Surb Amenaprkich Kazanchetsots en Shushi de medios de comunicación armenios, ucranianos y rusos.

En medio de un posible debilitamiento de la posición rusa en el proceso de resolución de Artsaj (Nagorno-Karabaj), la mayoría de los expertos armenios autorizados instaron a los líderes políticos de Occidente a seguir el ejemplo del presidente estadounidense Joe Biden, que reconoció el genocidio armenio en el Imperio Otomano, y les pidieron que aumentaran la presión diplomática sobre Ankara y Bakú y que adoptaran una línea más dura en la cuestión de la devolución de los prisioneros de guerra y la protección de los valores culturales armenios. Según el director del centro de análisis "Insight", Narek Minasyan, sólo una revisión significativa de las relaciones con Turquía y Azerbaiyán permitirá a los Estados Unidos y a la Unión Europea evitar un aumento excesivo de la influencia del ambicioso presidente turco Recep Tayyip Erdogan y de su socio menor, el líder azerbaiyano Ilham Aliyev.

Comentando la situación actual, el ministro de Asuntos Exteriores de la República de Armenia, Ara Ayvazyan, declaró que fue Turquía quien dio lugar al genocidio armenio continuado durante décadas, y Azerbaiyán es un sucesor directo de esta política. En este contexto, el líder de la diplomacia armenia reiteró la necesidad de evitar una devastación cultural de Artsaj y salvar los bienes y valores del patrimonio cultural material e inmaterial que los armenios han construido a lo largo de milenios de trabajo y esfuerzo.

Sin embargo, las declaraciones oficiales no son suficientes. Es necesario aunar todos los esfuerzos para evitar el nuevo genocidio cultural de Turquía. Vale la pena recordar que incluso los conflictos más largos son de naturaleza transitoria y llegan a su fin tarde o temprano, pero el patrimonio histórico y cultural del pueblo es eterno.

Arayik Oganesyan, joven experto de la diáspora armenia en Ucrania