El petrolero iraní Adrian Darya 1 descarga su petróleo en un puerto del Mediterráneo

Todavía no se ha revelado cuál ha sido el país elegido, pero los últimos informes situaban al buque a 12 millas de Siria
Imagen de satélite proporcionada por Maxar Technologies parece mostrar el petrolero iraní Adrian Darya-1 frente a la costa de Tartus, Siria el 6 de septiembre de 2019

Imagen de satélite ©2019 Maxar Technologies via AP  -   Imagen de satélite proporcionada por Maxar Technologies parece mostrar el petrolero iraní Adrian Darya-1 frente a la costa de Tartus, Siria el 6 de septiembre de 2019

El petrolero iraní Adrian Darya 1 ha descargado su cargamento de crudo en las costas del mar Mediterráneo, en un país todavía por especificar, según ha confirmado la agencia de noticias iraní IRNA. El carguero – extralargo – alberga 2,1 millones de barriles de crudo, lo que implica una capacidad de más de 133.000 toneladas de petróleo. “El buque Adrian Darya atracó en las costas del Mediterráneo a pesar de los hostigamientos y descargó su carga y su propietario decidirá sobre su futuro”, ha aseverado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Mousavi, en declaraciones a IRNA.

El 27 de agosto, la Radiotelevisión Pública de la República de Irán (IRIB, por sus siglas en inglés), reveló que se había vendido la carga, valorada en 126 millones de euros, a un comprador sin identificar que decidiría el destino final de los barriles.

Posteriormente, este sábado 7 de septiembre, el carguero fue localizado por un satélite estadounidense a 12 millas náuticas de la base naval siria de Tartus, de acuerdo con una información publicada por el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, en su cuenta de Twitter.

Imagen de satélite del petrolero iraní Adrian Darya 1 frente a la costa de Tartus, Siria, el 6 de septiembre de 2019
2019 MAXAR TECHNOLOGIES VIA REUTERS - Imagen de satélite del petrolero iraní Adrian Darya 1 frente a la costa de Tartus, Siria, el 6 de septiembre de 2019

Cabe recordar, en este punto, que el buque fue retenido en aguas gibraltareñas por la Marina británica el pasado 4 de julio, permaneciendo en dicha situación hasta este 18 de agosto, cuando finalmente el Tribunal Supremo de Gibraltar decidió liberarle tras recibir una confirmación expresa por parte del Ejecutivo iraní en la que se aseguraba que los 2,1 millones de barriles de petróleo que almacenaba no tendrían como destino Siria, país que padece un embargo de crudo impuesto por la Unión Europea desde el estallido de la guerra en 2011.

Con la decisión de la justicia del Peñón, el petrolero pudo zarpar en una ruta hacia Grecia, aunque el destino final se desconocía. En dicho momento, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, lanzó un mensaje de advertencia, con referencia implícita al país heleno, sobre la posibilidad de sancionar a cualquier país que prestase su ayuda al petrolero. En respuesta, el Gobierno de Mitsotakis reconoció haber recibido “presiones” de Washington para que no permitiese el amarre del buque en un puerto griego, pero que, en cualquier caso, no facilitarían que la carga llegara a Siria. Sin embargo, cabe destacar que, según comunicó el portal MarineTraffic.com, el carguero apagó su sistema de identificación automática tras su salida de las aguas del estrecho de Gibraltar. Los últimos informes le situaban a unos 83 kilómetros de la costa de Líbano y Siria, en dirección norte.

Las declaraciones de Mousavi sobre los “hostigamientos” sufridos por el Adrian Darya 1 han puesto de manifiesto las intenciones que persiguió el Departamento de Justicia de EEUU al tratar de neutralizar el fallo de la Corte gibraltareña y poder, así, retener de nuevo e incautar la embarcación y su cargamento de crudo. La justicia estadounidense alegó, entonces, que la situación del petrolero se enmarcaba en las sanciones impuestas por la Administración Trump a Irán, además de incumplir el embargo establecido por la Unión Europea. Gibraltar rechazó la petición del gigante norteamericano: “En virtud del Derecho europeo, Gibraltar no puede proveer la asistencia solicitada por Estados Unidos”, señaló al respecto una nota oficial emitida por el Gobierno del Peñón.

La postura adoptada por Teherán a este respecto sigue siendo firme: “Venderá su petróleo de cualquier forma posible desafiando todas las sanciones y barreras”, ha publicado IRNA. En este sentido, Mousavi ha aseverado que “estas acciones [orquestadas desde la Casa Blanca] solo se sumarán a sus propias preocupaciones”.

Fotografía de archivo del 17 de agosto de 2019, el petrolero Adrian Darya 1, antes conocido como Grace 1, navega en el territorio británico de Gibraltar
AP/MARCOS MORENO - Fotografía de archivo del 17 de agosto de 2019, el petrolero Adrian Darya 1, antes conocido como Grace 1, navega en el territorio británico de Gibraltar
La situación del Stena Impero

En respuesta a la captura del Adrian Darya 1 – anteriormente conocido como Grace 1 – las autoridades iraníes retuvieron al buque de bandera británica Stena Impero el pasado 17 de julio. El Gobierno de Rohaní justificó esta medida acusando a la embarcación de “violar varias normas marítimas”, como el hecho de apagar su GPS e ignorar las llamadas de socorro realizadas por un barco pesquero con el que supuestamente colisionó.

Actualmente, el Stena Impero se encuentra detenido en el puerto iraní de Bandar Abbas, a la espera de que se resuelva el “proceso legal” que solvente la situación de stand by en la que permanece el buque. 

Sin embargo, según una información que se ha conocido este domingo, las autoridades iraníes podrían liberar “en los próximos días” al Stena Impero, como ha revelado Mousavi en una entrevista telefónica. “Las últimas etapas del proceso judicial [para levantar la retención] están en curso”, ha declarado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.

De los 23 miembros que componen su tripulación, siete fueron liberados este miércoles, de acuerdo con el Ministerio de Exteriores de Suecia, país nacional de la compañía que lo opera, Stena Bulk. Según ha revelado un funcionario ruso, los siete marineros – uno ruso, un letón y cinco indios – llegaron a Dubái tres días más tarde, tras haber obtenido su visa en Teherán.

Mientras, los 16 miembros restantes y nacionales de India, Rusia, Letonia y Filipinas, “permanecerán a bordo hasta que se decida el destino final” del buque. En un comunicado, el director ejecutivo de Stena Bulk, Erik Hanell, aseguró que desde la compañía siguen trabajando “incansablemente para obtener la liberación de la tripulación restante a bordo del cargo”, al tiempo que continuarán brindando “todo el apoyo posible a sus familias durante este momento difícil”. 

Irán retiene otro buque

Este sábado 7 de septiembre, la Guardia Costera iraní ha detenido a un carguero extranjero en las aguas del estrecho de Ormuz, situadas cerca del condado iraní de Sirik. Según ha informado la agencia de noticias iraní ISNA, las autoridades confiscaron “un remolcador extranjero y 283.900 litros de gasolina por valor de 20,2 millones de dólares”, y anunciaron el arresto de 12 ciudadanos filipinos. Teherán acusa a los miembros de la tripulación de operar una red de contrabando de combustible.