PUBLICIDAD

Iberdrola

El prejuicio religioso: un agravante más para los migrantes musulmanes en América

Miles de personas de Medio Oriente y África intentan llegar a la frontera entre Estados Unidos y México todos los meses en busca de un futuro mejor
migrantes musulmanes america latina

 -  

Cada vez hay mayor presencia de migrantes musulmanes en el continente americano 

Las migraciones no es un fenómeno novedoso, a veces ni si quiera es importante para muchos gobiernos, pero la globalización y la falta de oportunidades en los países natales es una realidad cada vez más notable en muchos países de África y de Medio Oriente. Las guerras, las crisis económicas, el hambre, las enfermedades o la falta de trabajo son unos de los muchos condicionantes que obligan a miles de personas a salir de sus fronteras en busca de una vida mejor. Y quien sale de su país no sólo se convierte en migrante, sino en una persona con una cultura, con fe y con unas creencias que muchas veces significan un agravante más en el horror de llegar a un país mejor. 

En este caso, la novedad reside en América y en la cada vez mayor presencia de migrantes musulmanes en el continente procedentes de países africanos y asiáticos. No hay cifras oficiales sobre los flujos de inmigrantes musulmanes a través de la ruta latinoamericana, pero las organizaciones que ayudan a los inmigrantes en la región informan que su número ha ido en aumento.migrantes musulmanes america latina

Estos migrantes, además de enfrentarse a dificultades habituales del viaje hacia el norte, como la explotación de los coyotes, esas mafias que transportan a escondidas a inmigrantes ilegales a veces a cambio dinero entre México y Estados Unidos, se enfrentan también a dificultades añadidas por el lugar de procedencia, como los prejuicios religiosos a lo largo del camino y los obstáculos relacionados con la observancia de su fe.  

Latinoamérica es la puerta de acceso 

En cualquier caso, todo comienza con la entrada a América Latina. Según los últimos datos de la Organización Islámica para América Latina (OIAL), en la actualidad existen grandes concentraciones de musulmanes, tanto inmigrantes como nativos del lugar, que superan el número de seis millones. Una de las principales puertas de entrada para migrantes y refugiados musulmanes se encuentra en Brasil, que cuenta con algo más de 1.500.000 de seguidores del islam, seguida de Argentina con 700.000.migrantes musulmanes america latina

Estos migrantes y refugiados han visto tradicionalmente a Brasil como un país de tránsito al llegar a América, especialmente durante los últimos años debido al declive económico del país y la falta de oportunidades. Este país transitorio sólo sería el principio de la ruta latinoamericana que recorren los migrantes hacia Estados Unidos como destino final.  

No obstante, la llegada de la pandemia de coronavirus en 2020 acentuó más las dificultades de estos movimientos migratorios. Al cierre de fronteras de los Estados latinoamericanos, se suma las expulsiones de Estados Unidos. Según la orden de salud pública emitida en marzo de ese año por la Administración Trump, se justificaba las expulsiones con el argumento de que los migrantes portaban la COVID-19 a Estados Unidos. Es por ello por lo que la mexicana ciudad fronteriza de Chiapas recibía vuelos diarios de personas expulsadas de Estados Unidos, lo que aumentó en un 70% las solicitudes de asilo realizadas para julio de 2021.migrantes musulmanes america latina

Luego las ciudades que preveían ser transitorias se convierten en destino final. “Entran a Brasil con visas de turista y luego solicitan la condición de refugiado”, afirmaba Paolo Parise, director del centro católico para inmigrantes Misión Paz en la ciudad de Sao Paolo, quien, además, afirmaba el alto número de migrantes procedentes del sudeste asiático, Medio Oriente y países africanos en los últimos años. “Calculo que el 20% de todas las personas que recibimos en 2020 eran musulmanas”, añadía. 

El poder de las ayudas humanitarias 

A pesar del aumento de la población musulmana en América Latina, esta religión sigue siendo una minoría en todo el continente que se enfrenta a varias dificultades. La falta de conocimiento entre la mayor población de la cultura y la religión islámica, la falta de enseñanza formal tanto de la lengua árabe como del español o la falta de recursos económicos dificultan la integración en los países del Caribe y de Latinoamérica.migrantes musulmanes america latina

Sin embargo, muchos grupos han mantenido su identidad y han decido colaborar en el apoyo a las comunidades musulmanas. Tanto es así que la presencia de los migrantes en América Latina procedentes de países musulmanes del norte de África y Oriente Medio también deja grandes ejemplos de ayuda humanitaria para todos los migrantes. El proyecto Fundación Musulmana Latina es un ejemplo de ello. Allí se encargan de construir refugios para los migrantes a quienes ofrecer asistencia alimenticia y de refugio, médica y psicológica e incluso ofrecer espacios para el rezo. Con ello, la organización también ofrece una asistencia jurídica para todos aquellos migrantes musulmanes que quieran solicitar asilo en un país. 

Este proyecto ha tenido un trabajo especialmente relevante desde pasado verano de 2021 por ofrecerse a acoger personas de origen afgano. La toma del poder de los talibanes en Afganistán hizo que miles de personas tuvieran que huir del país en condición de refugiada, una realidad a la que pronto se atendió desde la Fundación Musulmana Latina que comenzó a construir un refugio en Tijuana, México, para la acogida de los afganos refugiados

A pesar de ello, las ayudas humanitarias dirigidas a migrantes musulmanes no son muchas, y con tantas dificultades, la mayoría de éstos terminan buscando ayuda en las instituciones católicas. Misión Paz, la Iglesia Católica para América Latina o la Red del Caribe sobre Migración, Refugiados y Trata de Personas son sólo tres de todas las que existen por todo el centro y sur del continente americano.migrantes musulmanes america latina

Fin del trayecto: Estados Unidos y la islamofobia 

Que los musulmanes tienen cada vez más una mayor presencia en Estados Unidos es un hecho, pero no es menos cierto que se enfrentan a una sociedad enormemente polarizada que desemboca en la islamofobia hacia todos aquellos musulmanes estadounidenses o migrantes

En todo caso, y según los últimos datos que ofrece Pew Research Center (PRC), en la actualidad hay más de 3.850 millones de musulmanes en Estados Unidos, una cifra que permite intuir el crecimiento exponencial de los seguidores del islam en el país. El número de lugares de culto musulmanes también ha aumentado, contando con más de 2.769 mezquitas en 2020, según Congregational Sutudies Partnership.migrantes musulmanes america latina

Pero a medida que su número ha aumentado, los musulmanes también han informado que se encuentran con más discriminación en el país. Especialmente después de los ataques del 11 de septiembre la islamofobia creció exponencialmente, haciendo que los musulmane tengan que esforzarse por mantener su existencia en todos los espacios de la sociedad. Durante la Administración Trump, a comienzos de 2017, aproximadamente la mitad de los adultos musulmanes estadounidenses, un 48%, afirmó que había experimentado alguna forma de discriminación por su religión, según un estudio de PRC. Y es que la sociedad estadounidense cree que el islam tiene más probabilidades que otras en fomentar la violencia, surgiendo una división partidista entre republicanos y demócratas sobre esta cuestión. 

Sin embargo, son varias las organizaciones que hoy en día se hacen sentir a la comunidad musulmana en Estados Unidos y que luchan contra esta islamofobia y por los derechos civiles. La Asociación Islámica de Norteamérica (ISNA), el Círculo Islámico de Norteamérica (ICNA), la Sociedad Musulmana de América (MAS) y el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR) son las cuatro organizaciones principales que pretenden llevar a cabo esos cometidos.migrantes musulmanes america latina

La Triple Frontera: el origen del prejuicio 

El encuentro de los límites entre Argentina, Brasil y Paraguay ha sido un foco de la controversia en los últimos treinta años que ha involucrado a una floreciente comunidad islámica. No en pocas ocasiones esta llamada Triple Frontera ha sido señalada como refugio del terrorismo yihadista internacional. Se cree que es un punto de encuentro entre cárteles de droga centroamericanos e islamistas radicales, bajo supuestamente la complicidad de los gobiernos y autoridades locales que no administran justicia en el lugar. De igual forma, no se puede confirmar con certeza lo que allí sucede, pero sí puede ser el posible caso de creación de prejuicios frente al islam.  

Desde los ataques terroristas en Argentina en 1992 y 1994 e incluso los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron causa suficiente para que, especialmente Estados Unidos, pusiera la lupa sobre la Triple Frontera. Sin embargo, estas acusaciones nada tienen que ver con estos casos porque en realidad esta comunidad solo está formada por comerciantes y empresarios, además de no contar con una magnitud suficiente que permita llevar a cabo acciones de ese tipo.migrantes musulmanes america latina

En cambio, la comunidad sí podría estar relacionada con la financiación para los grupos armados de Siria y El Líbano, como Hizbulá o Daesh. Tanto es así que en 2018 fue detenido Assad Ahmad Barakat, encargado de manejar las finanzas de la organización para toda América Latina y el Caribe, en la ciudad brasileña de Foz do Iguazú.   

La Triple Frontera, en todo caso, presenta un desafío para la región en muchos sentidos. El contexto global y las acusaciones alimentan en gran medida el sentimiento de islamofobia, que en última instancia sólo perjudica aún más la delicada situación de los musulmanes en América Latina, muchos de ellos migrantes.migrantes musulmanes america latina

Ahmed Kabeer, el rostro real de la migración 

Ahmed Kabeer huye mutilado de los conflictos producidos en Sudán hacia un lugar que no es el Mediterráneo. Estados Unidos es su destino final, pero los cientos de kilómetros que dividen los dos puntos no es sino un surco de esperanza labrado en los horrores que dejan las rutas latinoamericanas. “En África hay muchos problemas. No hay trabajo y hay mucha corrupción”, explica el joven sudanés de 34 años a la agencia de noticias AFP.  

“Descubrí que no es difícil obtener una visa para ir a Brasil”, afirmaba Ahmed. Desde su aterrizaje, el joven lleva varios kilómetros recorridos por tierra, de los que espera desembocar en “un lugar seguro donde pueda hablar inglés, como Estados Unidos o Canadá”. De Sao Paulo, donde llegó a América, fue pasando por Perú, Ecuador y Colombia, desde donde espera ir a Panamá y seguir su camino hasta Norteamérica.  No obstante, lo que más temor le produce es atravesar el corredor selvático del Tapón del Darién, entre Colombia y Panamá, una ruta que suele tomar unas diez semanas y en las que se puede sufrir violencia, tanto física como psicológica.migrantes musulmanes america latina

Ahmed puede ser el rostro humano de los migrantes musulmanes en América Latina, al menos de una de las más de 5.000 personas que cruzaron Panamá en el año anterior a la pandemia y posiblemente de aquellas personas hacinadas en albergues temporales, si no en la calle, por el cierre de fronteras. 

Coordinador de América Latina: José Antonio Sierra