PUBLICIDAD

Iberdrola

El presidente de Afganistán y su principal rival firman un acuerdo político para poner fin a meses de inestabilidad

El principal rival del presidente afgano había proclamado un Gobierno paralelo tras rechazar los resultados de las elecciones presidenciales
El presidente afgano, Ashraf Ghani, y su rival Abdullah Abdullah

AFP/Oficina del Jefe Ejecutivo de Afganistán  -   El presidente afgano, Ashraf Ghani, y su rival Abdullah Abdullah intercambian documentos después de firmar un acuerdo de reparto del poder en el Palacio Presidencial de Kabul

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y su rival Abdullah Abdullah han firmado este domingo un acuerdo de reparto de poder. La polarización política de la sociedad afgana se puso de manifiesto tras la celebración de unos comicios presidenciales el pasado mes de septiembre. Desde entonces, tanto Ghani como Abdullah han reclamado el liderazgo de Afganistán en repetidas ocasiones, amenazando con incrementar el caos político en el que está sumido el país y poniendo en peligro el histórico acuerdo de paz firmado en Doha entre Estados Unidos y los talibanes. La firma de este acuerdo político pone fin a una crisis política que, hasta el momento, ensombrecía cualquier esfuerzo para acabar con la guerra que ha asolado el país durante las dos últimas décadas.

La Comisión Electoral Independiente de Afganistán (IEC) anunció en febrero la victoria del presidente Ashraf Ghani con el 50,64% de los votos, en los comicios celebrados en septiembre. En segundo lugar, se encontraba el actual jefe del Ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah, con el 39,52% de los apoyos, quien se negó a acatar esos resultados y defendió que fue él quien se impuso en las urnas. Tras impugnar varias veces estos resultados, Abdullah anunció la formación de un Gobierno paralelo, poniendo entre la espada y la pared a la Administración Ghani, y al mismo tiempo que Estados Unidos y los talibanes anunciaban un histórico acuerdo de paz para devolver la confianza a un país que desde hace más de 19 años sufre las consecuencias de uno de los conflictos bélicos más duraderos del actual siglo.

l presidente afgano, Ashraf Ghani, y su rival político Abdullah Abdullah
AFP/Oficina del Jefe Ejecutivo de Afganistán - El presidente afgano, Ashraf Ghani, y su rival político Abdullah Abdullah firman un acuerdo de reparto del poder en el palacio presidencial de Kabul, Afganistán, el domingo 17 de mayo de 2020

El desorden político y la presión internacional han llevado a ambas partes a iniciar conversaciones para encontrar una salida. El nuevo acuerdo -cuyas negociaciones fueron mediadas por líderes políticos afganos como, por ejemplo, el ex presidente Hamid Karzai- establece que Abdullah será la persona encargada de dirigir el Alto Consejo Nacional de Reconciliación, un organismo creado para devolver la confianza a un país que ha estado sumido en la guerra durante los últimos años. Asimismo, este documento permitirá a varios miembros de la coalición liderada por Abdullah formar parte del Gobierno. “El acuerdo político firmado entre Ghani y Abdullah Abdullah acaba de ser firmado. Abdullah dirigirá el Consejo Superior de Reconciliación Nacional y los miembros de su equipo se incluirán en el gabinete”, especificaba n Twitter el portavoz del presidente afgano, Sediq Sediqqi. 

El presidente afgano, Ashraf Ghani, también ha apostado por la creación de un Alto Consejo de Gobernanza, que dará a los principales dirigentes políticos la función de asesorar al presidente. “Hoy es un día histórico para nuestro querido Afganistán. Los afganos han demostrado que están comprometidos con sus intereses nacionales con un pensamiento común. En los próximos días, esperamos que con la unidad y la cooperación podamos sentar las bases para un alto el fuego y una paz duradera”, ha indicado el presidente afgano tras la firma de este acuerdo. 

hani y Abdullah firmaron el acuerdo de reparto de poder
AFP/Oficina del Jefe Ejecutivo de Afganistán - Ghani y Abdullah firmaron el acuerdo de reparto de poder ocho meses después de que ambos se declararan ganadores de las elecciones presidenciales del pasado septiembre

El acuerdo facilitará el formato de las conversaciones de paz con los talibanes, ya que ahora hay un jefe del consejo de reconciliación. Pero los detalles seguirán siendo difíciles. Por ejemplo, si el Sr. Abdullah está de acuerdo con un tema, ¿significa eso que el presidente Ghani también lo estará, o viceversa?”, ha señalado la diplomática Shukria Barakzai al diario The New York Times. 

La OTAN y EEUU aplauden el acuerdo 

Hasta este domingo las negociaciones entre ambos líderes se encontraban en un punto muerto, incluso después de que el secretario de Estado de EEUU viajara a Kabul para mediar e intentar encontrar una solución a este distanciamiento. El gigante norteamericano decidió retirar 1.000 millones de dólares de ayuda a Afganistán tras esta visita en la que Pompeo insistió a Ghani y Abdullah para que formasen un Gobierno de Unidad Nacional. Un portavoz del Ministerio de Finanzas del país asiático ha pedido a Pompeo a través de la red social Twitter que reconsidere volver a ayudar económicamente a su país. “Por favor, reconsidere su recorte de 1.000 millones de dólares en ayuda. De hecho, ya que tenemos la pandemia de la COVID-19 podrían añadir más”, ha subrayado. 

Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU
AFP/ANDREW CABALLERO-REYNOLDS - Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU

Pompeo ha acogido con beneplácito la firma de este acuerdo de reparto de poder, pero ha criticado tanto al presidente Ashraf Ghani como a su rival Abdullah Abdullah por haber tardado tanto.  “El secretario Pompeo señaló que lamentaba el tiempo perdido durante el estancamiento político. Reiteró que la prioridad de los Estados Unidos sigue siendo un acuerdo político para poner fin al conflicto y acogió con beneplácito el compromiso de los dos dirigentes de actuar de inmediato en apoyo de la pronta entrada en las negociaciones intraafganas”, ha aseverado la portavoz del Departamento de Estado Morgan Ortagus en una declaración.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también ha aplaudido este acuerdo y ha instado a los talibanes a reducir la violencia y a que todas las partes continúen trabajando por la paz. Este acuerdo se ha firmado después de que el enviado especial de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, explicase el pasado viernes que se estaba discutiendo una nueva fecha para las conversaciones de paz intraafganas, y que pronto viajaría a la región e intentaría fomentar una reducción de la violencia, según ha informado la agencia de noticias Reuters. El Ministerio de Asuntos Exteriores de la India también se ha manifestado y ha acogido con satisfacción este acuerdo político. A través de un comunicado han pedido la cesación del fuego inmediata y asistencia al pueblo de Afganistán para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. 

El representante especial de EEUU para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad
AFP/ KARIM JAAFAR - El representante especial de EEUU para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, y el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, se dan la mano después de firmar un acuerdo de paz durante una ceremonia en Doha en febrero de 2020

Estados Unidos y los talibanes firmaron el 29 de febrero un histórico acuerdo de paz en Doha, en presencia de observadores internacionales y representantes de varios países, y anunciaron el inicio del diálogo interafgano para poner fin a más de 20 años de inestabilidad política, económica y social. En estos momentos las negociaciones intraafganas se enfrentan a una serie de desafíos, como el aumento de la violencia en el país. El último ataque ha tenido lugar hace apenas unas horas después de que un terrorista suicida detonase sus explosivos cerca de un edificio de la unidad especial de la Dirección Nacional de Seguridad (NDS) en la provincia de Ghazni.