El presidente de Argelia de vuelta en su país después de una ausencia de dos meses 

Tras dos meses en Alemania, donde fue tratado por COVID-19, Abdelmadjid Tebboune está de vuelta 
Abdelmadjid Tebboune

AFP PHOTO /TWITTER/HANDOOUT  -   El Presidente de Argelia Abdelmadjid Tebboune pronunció un discurso el 13 de diciembre, su primera aparición televisiva desde que fue hospitalizado en Alemania con la enfermedad coronavirus COVID-19 hace casi dos meses

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, apareció el martes por la noche en la televisión pública de su país después de una estancia de dos meses en Alemania, donde fue tratado por COVID-19. 

El 28 de octubre, Tebboune fue trasladado a Alemania para vigilar su evolución tras haber estado en contacto con varios miembros de su Gobierno que habían dado positivo por coronavirus unos días antes. Tebboune estuvo ingresado desde el 24 de octubre hasta su traslado a Alemania en el hospital militar Ain Naadja, en la capital argelina. 

En una breve declaración, Tebboune, en la que apareció visiblemente delgado y envejecido, aseguró que "es difícil estar lejos de su país y aún más difícil para alguien que tiene muchas responsabilidades". Esto dijo el jefe de Estado, cuyas imágenes fueron transmitidas en el noticiero de las 8 p.m.  

A su llegada, Tebboune ha sido recibido por el presidente interino del Consejo de la Nación, Salah Goudjil, el presidente de la Asamblea Popular Nacional, Slimane Chenine, el presidente del Consejo Constitucional, Kamel Fenniche, el primer ministro, Abdelaziz Djerad, y el jefe del Estado Mayor del Ejército Nacional Popular, Said Chanegriha.  

"Deseo al pueblo argelino todo lo mejor y un nuevo año lleno de alegría, especialmente para los más necesitados", agregó el mandatario, quien admitió que aún le queda algún tiempo antes de estar completamente recuperado. 
 
Tebboune, de 74 años, fue elegido presidente de Argelia hace un año en unas elecciones boicoteadas por la oposición y que arrojaron la mayor tasa de abstención de la historia moderna de Argelia, superior a un 60%. 

Durante este mes en el que el presidente se ha encontrado en Alemania, se produjo en Argelia el referéndum para la nueva Constitución. Este, que tuvo lugar el 1 de noviembre y que demostró la ruptura total entre la sociedad argelina y su clase política, apenas atrajo el voto de un 23% del electorado, del cual sólo dos terceras partes – un 66% – votó, además, a favor. Una de las primeras tareas que tendrá a su vuelta el presidente argelino será precisamente la de promulgar esta nueva Constitución, además de ratificar la Ley Presupuestaria para 2021. 

La Presidencia de Tebboune ha sido enormemente criticada por el movimiento de la Hirak, las protestas sociales que llevan sacudiendo el país durante algo más de un año y que obligaron al anterior presidente de Argelia, Bouteflika, a dimitir.  

Argelia, se ha visto estos últimos meses envuelta en una vorágine de revueltas tras la renuncia del entonces jefe de las Fuerzas Armadas, el general Ahmed Gaïd Salah, que impulsó una supuesta campaña de "manos limpias" que ha llevado a prisión a decenas de periodistas, empresarios y políticos próximos al círculo íntimo del anterior mandatario, entre ellos su hermano y consejero Said y los primeros ministros Ahmed Ouyahia y Abdelmalik Sellal. 

Más allá de la visión que las protestas tienen de la labor del presidente argelino, preocupa que su convalecencia y su edad puedan pasar factura a su Presidencia, lo que conllevaría la necesidad de buscar un nuevo sucesor.