El presidente tunecino asume plenos poderes gubernamentales

La decisión del presidente Saied sitúa a Túnez en una crisis política sin precedentes
saied-presidente-tunez-protestas

PHOTO/ TUNISIAN PRESIDENT'S OFFICE/via REUTERS TV  -   El presidente tunecino Kais Saied se dirige a la nación en esta imagen tomada de la oficina del presidente tunecino, Túnez 25 de julio de 2021

La crisis política en Túnez ha estallado. El presidente tunecino, Kais Saied, en medio de la crisis social, económica y sanitaria que está atravesando el país, ha decidido en su última disposición suspender los poderes parlamentarios y asumir plenos poderes para "salvar el país" en lo que ya entidades políticas del país consideran la decisión como un golpe de Estado. Del mismo modo, Saied ha cesado al primer ministro, Hichem Mechichi, con el que libraba un pulso político desde el pasado enero, escenificando así una crisis política sin precedentes desde el estallido de las Primaveras Árabes.

Esta decisión se produce después de que cientos manifestantes decidieran en la última jornada salir a la calle para protestar contra el Gobierno tunecino, encabezado por el primer ministro Hichem Mechichi, con el fin de exigir su dimisión, así como demandar la disolución del Parlamento y la reforma del sistema político. Junto a esto, la mala gestión sanitaria además de la crisis económica que está atravesando el país, han sido parte de los detonantes que han conducido a la población tunecina a salir a las calles.  En las últimas horas, la policía tunecina ha tomado las oficinas de Al Jazeera y ha expulsado a sus periodistas. 

television-saied-tunez-anuncio
AFP/ FETHI BELAID - En una foto tomada desde el canal de televisión del presidente Kais Saied, el presidente Saied (2R) anuncia la disolución del parlamento y del gobierno del primer ministro Mechichi mientras se sienta con su personal militar

Tras el anuncio de Saied a través de la televisión pública miles de personas salieron a la calle para mostrar de manera pública su apoyo al presidente. Junto a esto, el propio Saied se unió a sus partidarios en las calles para celebrar su decisión de congelar el Parlamento y disolver el Gobierno. Las marchas fueron autorizadas por la Policía a pesar del toque de queda que mantiene Túnez de ocho de la tarde a cinco de la mañana como medida excepcional para frenar la propagación de la pandemia de la COVID-19.

En este sentido, Túnez atraviesa una situación sanitaria “catastrófica”, según la calificó el Gobierno tunecino tras el repunte de casos que habría provocado las cifras máximas de contagios desde el inicio de la pandemia. Tras este anuncio, Marruecos y Emiratos Árabes Unidos enviaron ayuda sanitaria “urgente” para ayudar a solventar la situación sanitaria y epidemiológica en el país. 

primer-ministro-tunez
PHOTO/REUTERS - El exprimer ministro tunecino, Hichem Mechich

Esta complicada situación sanitaria ha llevado a la destitución del ministro de Sanidad, Faouzi Mahdi, cesado un día antes de lanzar una campaña de vacunación que tildaron de “anárquica”, según informó la agencia estatal TAP.

Por otro lado, el partido Ennahda se ha mostrado contrario a la postura adoptada por el presidente después de que  el presidente del Parlamento, Rached Ghannouchi acusara al presidente Saied de “anular la revolución y la Constitución” y defendiera “que las instituciones siguen en pie, y los partidarios de Ennahda y el pueblo tunecino defenderán la revolución”. En esta línea, Ghannouchi ha organizado protestas ante al Parlamento y ha pedido a sus seguidores que se unan a él para manifestarse contra las decisiones del presidente después de que el primer partido del Parlamento designara la situación como un “golpe de Estado”. 

rached-ghannouchi-protestas-tunez
PHOTO/REUTERS - El presidente del Parlamento, Rached Ghannouchi, sale del edificio del Parlamento en Túnez, Túnez, el 26 de julio de 2021.

Asimismo, el partido Attayar (Corriente Democrática) y parte del Bloque Democrático ha afirmado que “no está de acuerdo con la interpretación del presidente Saied del artículo 80 de la Constitución y rechaza las decisiones y procedimientos que se derivan de fuera de constitución”. Junto a esto, el portavoz del presidente de Turquía, Ibrahim Kalin, ha declarado en un tweet que rechazan “la suspensión del proceso democrático y el desprecio de la voluntad democrática del pueblo en Túnez amigo y hermano. Condenamos las iniciativas sin legitimidad constitucional y apoyo popular”. 

En esta misma línea se ha posicionado el partido Qalb Tounes (corazón de Túnez), el segundo partido con mayor representación parlamentaria tras considerar la decision del presidente Saied como "una grave violación de la Constitución". Del mismo modo, el partido de los Trabajadores  que forma parte de la coalición popular ha afirmado su oposición "al golpe de Estado de Saied" y lo califica de "antidemocrático". 

Las rivalidades políticas se han evidenciado de tal forma que el Ejército tunecino ha impedido que Rached Ghannouchi, ingresara en la sede del Parlamento en el corazón de la capital tunecina. 

tunez-policia-manifestaciones
PHOTO/REUTERS - Manifestantes se enfrentan a la policía durante una protesta antigubernamental en Túnez, Túnez, 25 de julio de 2021

En esta línea, las ciudades de Gafsa, Sidi Bouzid, Monastir y Nabeu escenificaron una jornada de protestas masivas que reflejaban el hartazgo general de la población tunecina ante la crisis. En la propia ciudad de Susa, en la costa este de Túnez, manifestantes trataron de asaltar la sede del partido de Ennahda, la formación política más férrea respecto a los preceptos del islam. En esta línea, algunos analistas relacionan la formación política con la organización de los Hermanos Musulmanes, considerada como entidad terrorista por parte de países como Egipto o Estados Unidos. 

manifestaciones-tunez-gobierno
AFP/ FETHI BELAID - La gente celebra en la calle después de que el presidente tunecino Kais Saied anunciara la disolución del parlamento y del gobierno del primer ministro Hichem Mechichi en Túnez el 25 de julio de 2021

En un comunicado presidencial, el mandatario agregó que “no quisimos recurrir a medidas a pesar del cumplimiento de las condiciones constitucionales, pero, por otro lado, mucha gente fue engañada por la hipocresía y la traición”. Junto a esto, el presidente ha advertido a aquellos que decidan tomar las armas y disparar a las Fuerzas Armadas: “Serán respondidos con balazos”.

Kais Saied, elegido en 2019 con el 70% de los votos como presidente de la República, ha decidido aplicar el artículo 80 de la Constitución tunecina, esto es, ejecutar el congelamiento de “todas sus acciones” en caso de “peligro inminente”, ante el carácter constitucional que impide la disolución del Parlamento. El artículo 80 predispone que “en caso de amenaza inminente que ponga en peligro la entidad de la nación, la seguridad nacional o su independencia y que impida el normal funcionamiento institucional del Estado, el presidente de la República podrá adoptar las medidas exigidas por este estado de excepción”

tunez-manifestaciones-gobierno
PHOTO/REUTERS - Los partidarios del presidente de Túnez, Kais Saied, se reúnen en las calles mientras celebran después de que destituyera al gobierno y congelara el parlamento, en Túnez, Túnez 25 de julio de 2021

La frágil situación política que atravesaba el país como consecuencia de los pactos políticos entre grupos parlamentarios a raíz de la ausencia de un partido político que contase con una mayoría parlamentaria junto con las diferencias existentes ente el Ejecutivo y el presidente de la República han propiciado que el sistema político tunecino no se pueda sostener más. Este escenario evidencia uno de los mayores desafíos para Túnez desde la revolución del 2011 tras conseguir derrocar un sistema autocrático en favor de un gobierno democrático que no ha conseguido consolidarse ni prosperar. 

El hastío de los tunecinos ante la complicada situación que asume el país es evidente y así se ha hecho eco en las calles del país. Esta situación caótica puede suponer una oportunidad para el presidente para afianzar su poder en un contexto que demanda seguridad y estabilidad. Sin embargo, el éxito de su decisión dependerá en gran medida de la postura tanto de los actores políticos nacionales e internacionales de la región ya que su  papel ha sido clave para que el país no se declarara abiertamente en bancarrota y continuara sustentando una democracia que ha demostrado estar en un constante estado de fragilidad hasta finalmente quebrantarse.