El presidente turco Erdogan se burla de la igualdad entre hombres y mujeres

 -  

Por Luz García Pueyo

Foto: El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y su esposa, Emine.

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, está convencido de que la igualdad en derechos y deberes entre hombres y mujeres es una tontería y, además, un objetivo indeseable. A su juicio, “hombres y mujeres no están en posiciones iguales, eso va en contra de la naturaleza, porque su naturaleza es distinta”. Y según el mandatario turco, la religión musulmana “ha otorgado una posición a las mujeres, la posición de madre”. En un país democrático consolidado y avanzado sólo un ultraconservador  se atrevería a decir semejante estupidez. Turquía es un país capitalista bastante desarrollado, una potencia emergente en ciernes, el Estado es laico gracias a los esfuerzos modernizadores de  Mustafá Kemal Atatürk, y una parte importante de la sociedad turca rechaza las ideas y prácticas reaccionarias sobre la mujer. Es más, en Turquía y en otros países musulmanes, los movimientos feministas que se inspiran en el islam rechazan abiertamente la visión machista, patriarcal y paternalista  sobre la mujer y su papel en la sociedad que manifiestan muchos ciudadanos. Esto no parece importarle a Erdogan, que hasta que accedió a la presidencia del país lideró el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). El presidente turco va de islamista moderado por la vida, como también su amigo político Abdelilah Benkirane, el primer ministro de Marruecos. Ambos lo son, si los comparamos con sectores más radicales del islamismo político y no digamos con el salafismo combatiente, pero tanto Erdogan como Benkirane no dejan de ser políticos muy conservadores y que han hecho una lectura del islam reduccionista y reaccionaria en la que la mujer sólo puede ser esposa y madre, además de objeto de decoración. Según el sociólogo turco Ismail Kaya, “Erdogan dice esas barbaridades sobre las mujeres porque es coherente con su ideología reaccionaria. No es un conservador moderado al estilo de ciertas derechas europeas; en muchos aspectos ideológicos, políticos y sociales se acerca más a la extrema derecha”.

Víctima y opresor
Erdogan, de 60 años,  expresó sus polémicas opiniones en un foro internacional en Estambul sobre los derechos de las mujeres. Claro que el foro fue organizado por la Asociación Mujeres y Democracia, un grupo conservador de defensa de los derechos femeninos cercano al islamista AKP.  En ese marco, Erdogan no tuvo ningún problema en decir que “algunas veces se habla de igualdad entre hombres y mujeres. 'Igualdad entre mujeres' e 'igualdad entre hombres' es la forma de expresarlo de forma correcta”. Y agregó: “La igualdad está convirtiendo a la víctima en opresor por la fuerza y viceversa. Lo que las mujeres necesitan es ser equivalentes, más que iguales”. Además, criticó a las feministas, de las que dijo que son incapaces de comprender y aceptar “la maternidad”. Puso de manifiesto la siguiente idea: “Están aquellos que entienden y los que no. No se puede hacer que las feministas entiendan esto, ellas no aceptan la maternidad. Pero aquellos que entienden son suficientes para nosotros, continuaremos nuestro camino con ellos”. Siguiendo en la misma linea, Erdogan lanzó: “No puedes igualar a una mujer que tiene que darle el pecho a su hijo con un hombre. No puedes hacer que las mujeres lo hagan todo como los hombres igual que hicieron los regímenes comunistas. Esto va contra su naturaleza delicada”. Citó  una supuesta  frase atribuida al profeta Mohamed, que asegura que “el Paraíso se halla a los pies de las madres” para justificar sus ideas machistas. Erdogan está obsesionado con la maternidad, y cree que las mujeres deben tener un mínimo de tres hijos, porque esto, según él, beneficia a Turquía. Por eso es un firme opositor al aborto y no ve con buenos ojos la contracepción y la educación sexual.  Según el Índice de Igualdad de Género del Foro Económico Mundial 2013 (el último disponible), Turquía se encuentra en el puesto 120 de 136, por debajo de países como Emiratos Árabes Unidos (EAU), Nigeria, Brunei o Bangladesh. Ya va siendo habitual que Erdogan, cada vez que comparece en público en los últimos tiempos, suelte alguna barbaridad. Hace poco, aseguró que América fue descubierta por unos navegantes musulmanes y no por Cristóbal Colón. Los navegantes eran hombres, claro.