El primer ministro turcochipriota anuncia el levantamiento parcial de la sellada Varosha

Las propiedades de los grecochipriotas expulsados fueron concedidas a turcochipriotas que habían sido desplazados del sur, a colonos traídos desde Turquía o a militares, y siguen llegando reclamaciones
Esta fotografía tomada el 8 de octubre de 2020 muestra una vista de edificios abandonados a lo largo de una calle de Varosha, en la zona vallada de Famagusta, en el norte ocupado por los turcos de la dividida isla chipriota del Mediterráneo oriental

AFP/BIROL BEBEK  -   Esta fotografía tomada el 8 de octubre de 2020 muestra una vista de edificios abandonados a lo largo de una calle de Varosha, en la zona vallada de Famagusta, en el norte ocupado por los turcos de la dividida isla chipriota del Mediterráneo oriental

El primer ministro de la autoproclamada República del Norte de Chipre (RTNC), Ersin Tatar, anunció este martes la apertura de una parte de Varosha, el barrio sellado de la ciudad de Famagusta, y el levantamiento del estatus de zona militar en esa zona, lo que contraviene las resoluciones de la ONU.

Durante un discurso con motivo de la celebración del aniversario de la ocupación turca del norte de Chipre en 1974, Tatar, en presencia del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que se abrirá un 3,5% de esta área vallada, y que se dará prioridad a sus antiguos propietarios grecochipriotas a presentar sus demandas de devolución o indemnización.

Según medios turcochipriotas, la zona en cuestión podría ser un área cercana a la zona poblada de Famagusta (por razones de luz, agua, telecomunicaciones), en la que hay cerca de medio millar de viviendas, para las que existen 681 títulos de propiedad grecochipriotas. 

En 1984 el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que prohíbe el asentamiento en Varosha de personas que no sean sus habitantes y pide la transferencia de esta área a la administración de la ONU. 

El presidente turco Tayyip Erdogan celebra una conferencia de prensa con Ersin Tatar, dirigente del Estado escindido de Chipre del Norte
PHOTO/OFICINA PRENSA PRESIDENCIAL vía REUTERS - El presidente turco Tayyip Erdogan celebra una conferencia de prensa con Ersin Tatar, dirigente del Estado escindido de Chipre del Norte

En octubre pasado Tatar ya había anunciado una primera apertura de este barrio fantasma, si bien entonces tan solo afectó el acceso a la playa y la posibilidad de transitar por algunas calles.

Desde entonces, más de 200.000 personas han visitado la zona, aseguró el primer ministro de un estado reconocido solamente por Ankara.

Tras la invasión en 1974 de la parte septentrional de Chipre hubo un desplazamiento de cerca de 200.000 grecochipriotas hacia el sur y unos 60.000 turcochipriotas hacia el norte.

Las propiedades de los grecochipriotas expulsados fueron concedidas a turcochipriotas que habían sido desplazados del sur, a colonos traídos desde Turquía o a militares de los destacamentos desplegados.

Vista de los edificios desiertos de la zona turística de Varosha, en la zona vallada de Famagusta, en el norte ocupado por los turcos de la dividida isla chipriota del Mediterráneo oriental
AFP/BIROL BEBEK - Vista de los edificios desiertos de la zona turística de Varosha, en la zona vallada de Famagusta, en el norte ocupado por los turcos de la dividida isla chipriota del Mediterráneo oriental

A partir de la década de los años 90 del siglo pasado los grecochipriotas empezaron a plantear causas legales contra Turquía sobre este tema, hasta que en 2006 se creó en el norte la Comisión de Bienes Inmuebles donde los grecochipriotas pueden presentar su demanda para elegir una de tres opciones: restitución, compensación o intercambio.

Varosha tiene una superficie de unos 6,2 kilómetros cuadrados y constituye alrededor del 17% de Famagusta, donde vivían alrededor de 12.000 grecochipriotas del total de 43.000 habitantes que contaba el municipio.

El anuncio de Tatar se había esperado en un principio de boca del propio Erdogan, según habían filtrado medios afines a su Gobierno en la víspera de la visita del presidente turco al norte de Chipre.

Las tropas turcas reabrieron parcialmente el balneario chipriota de Varosha, cerrado desde que sus habitantes grecochipriotas huyeron en 1974, lo que desató una controversia días antes de las elecciones turcochipriotas
AFP/BIROL BEBEK - Las tropas turcas reabrieron parcialmente el balneario chipriota de Varosha, cerrado desde que sus habitantes grecochipriotas huyeron en 1974, lo que desató una controversia días antes de las elecciones turcochipriotas

Durante su discurso al término del desfile militar para conmemorar el citado aniversario, Erdogan hizo tan solo una referencia somera a la cuestión de Varosha, al señalar que una vez que comiencen las obras que se hagan cuando se resuelva el tema sobre los derechos de propiedad, comenzará una nueva era para el lugar.

"Nadie debe esperar que los turcochipriotas renuncien a su condición de igualdad y soberanía y acepten vivir como minoría bajo la voluntad de los grecochipriotas", añadió Erdogan, quien culpó de nuevo a los grecochipriotas del fracaso de las negociaciones para la reunificación de la isla.

Durante su primera jornada en el norte de Chipre el lunes, Erdogan se reafirmó en su postura de que, tras décadas de negociaciones infructuosas, la única salida para Chipre es la división definitiva y la creación de dos Estados soberanos independientes.