El puerto de Málaga se une a la Agenda 2030 para potenciar el desarrollo sostenible

La iniciativa tiene 10 objetivos para dar respuesta a los 10 retos principales que afrontan las ciudades portuarias
Puerto de la ciudad española de Málaga

 -   Puerto de la ciudad de Málaga

La Autoridad Portuaria de Málaga y la Asociación Internacional de Puertos y Ciudades (AIVP) han sellado el acuerdo para que la infraestructura malagueña forme parte de la Agenda 2030. Una iniciativa iniciada por la AIVP para fomentar el desarrollo sostenible de las ciudades porturarias realizando labores como la lucha contra el cambio climático, mejorar la movilidad o potenciar la cultura, entre otras acciones. 

El Puerto de Málaga se ha comprometido este ejercicio con los valores de ‘Puerto Verde’ para ofrecer todos sus recursos e inversión en seguir la senda sostenible marcada por la Agenda 2030 y conseguir así que la ciudad andaluza sea una ciudad portuaria ‘verde’. Para lograrlo, la autoridad portuaria se ha comprometido con la firma de este tratado en seguir el enfoque integral diseñado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que consiste en la adaptación al cambio climático anticipando las posibles consecuencias que pude tener sobre las ciudades portuarias.

Economía, energía, movilidad, salud y conservación: áreas clave 

Además de anticiparse a las consecuencias, la Agenda 2030 tiene en cuenta otras cuestiones como la transición energética, la economía circular para mejorar la cooperación local y el aprovechamiento de los recursos naturales y las materias primas de la zona; la movilidad sostenible para que el tráfico urbano se descongestione y un Gobierno renovado que apueste por el diálogo y la implicación de toda la sociedad.

El acuerdo también contempla que el puerto sea un factor muy activo de la sociedad y que toda la sociedad esté implicada en él. Por ello, uno de los objetivos es la inversión en capital humano dotando de mayor formación profesional en el ámbito portuario, potenciar la cultura portuaria, abriendo las instalaciones para la realización de nuevos proyectos e intentar conseguir una distribución sostenible de los alimentos y recursos que proporciona el puerto reforzando así los vínculos del eje puerto-ciudad.

Otro punto muy importante para todas las ciudades es la salud de sus habitantes y la calidad de vida de la que pueden disfrutar. Por este motivo, para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 en materia portuaria, es necesario que estas instalaciones reduzcan los niveles de contaminación sonora y lumínica así como de las aguas de sus dársenas. También es importante mejorar la calidad del aire y proteger a la biodiversidad marina y terrestre de la zona. Así pues, con la firma de adhesión a la Agenda 2030, el Puerto de Málaga se compromete a cumplir estos puntos favoreciendo así la vida de la capital de la Costa del Sol y transformando la urbe en una más sostenible y eficiente.