El Real Madrid y la liga más rara de su historia

El club blanco conquista una liga atípica de 337 días
El Real Madrid y la liga más rara de su historia

 -  

#Saporta
Decía Raimundo Saporta, mano derecha de Santiago Bernabéu, que el Real Madrid era "en la monarquía, monárquico; en la República, republicano y en el franquismo, franquista". Una forma inteligente de defenderse de los ataques que le señalaban como equipo del gobierno de turno. El club se tuvo que reconstruir tras la Guerra Civil. Tres años de enfrentamiento fratricida que cortaron de raíz su mejor momento. Del titulo de 1933 al de 1954 pasaron 21 años en blanco. Pero el Real Madrid esta repleto de grandes momentos. Di Stéfano, Raúl o Cristiano Ronaldo encarnan ese periplo histórico. 

#337días
La liga número 34 será siempre recordada. Empezó el 18 de agosto de 2019 y terminó el 19 de julio de 2020. 11 meses de competición en dos capítulos muy diferentes. Y, en medio, una pandemia que ha cambiado al mundo en apenas 90 días. De una punta a otra del planeta todos los seres humanos hemos mudado de hábitos a la vez para luchar contra un virus. 

#DiStéfano
El Real Madrid se ha proclamado campeón de liga en el estadio Alfredo Di Stéfano de su ciudad deportiva de Valdebebas. Sin público. Sin brindar el título a su diosa Cibeles. Sin acudir a la sede de la Comunidad de Madrid ni al Ayuntamiento, aunque Ayuso y Almeida estuvieran presentes en el palco. Sin baño de masas. Nada. Ejemplar en sus formas con un comunicado previo al título para pedir cordura a su afición. Y la afición respondió. Ya dicen que Zidane ha confinado a más gente en unas horas que Sánchez en 70 días.  

#ZizuAlRescate
El entrenador francés volvía a poner orden en un Real Madrid a la deriva deportiva. Un camino que recorren de vez en cuando y que les ayuda a recordar quiénes son y de dónde vienen. Pasarlo mal para volver a pasarlo bien. Una plantilla de estrellas que habían ganado todo varias veces. Sin Cristiano Ronaldo y sin gol. Ese era el problema del equipo por Navidad. Nadie marcaba goles. Benzema era el Guadiana y Bale pisaba más la hierba de los campos de golf que la del Bernabéu. Mariano no contaba y Hazard miraba preocupado su tobillo.    

#MásZidane
Pero Zidane es el alma mater del Real Madrid moderno. El que dio una Champions con su volea en Glasgow y el que abrió la senda de los galácticos. El que aprendió el camino para ganar la Champions desde el banquillo y acabó sumando otras tres seguidas y así aniquilar todas las inútiles estadísticas del fútbol. El único entrenador que ha pasado por Chamartín que puede mirar a la cara a esos jugadores. 

#ClavoArdiendo
La liga del clavo ardiendo fue la que ganó el Real Madrid en 2007 con Capello. Un empate del Betis en el Camp Nou les dio el liderato empatado a puntos. Un gol de Tamudo en el mismo escenario hizo bueno su empate en Zaragoza y propició la vergonzosa vuelta de honor de Calderón en La Romareda. Hasta ahora, la liga más rara jamás ganada en su historia reciente. Por encima de aquella de los 100 puntos de Mourinho contra Guardiola en 2012. 

Pero la liga del coronavirus será tristemente recordada. El club ha honrado en cada partido a sus socios fallecidos. Personajes como Lorenzo Sanz o Radomir Antic son la cara visible de tantos otros a los que una pancarta en cada partido los ha recordado en Valdebebas. 

#Presumidos
El regreso tras el confinamiento era una lotería para el fútbol. El estado físico de los jugadores podía estar bien pero luego había que competir. Los jugadores del Barça concedían entrevistas en las que presumían de su estado de forma. El Real Madrid no alardeó de algo tan normal como estar en buena forma para jugar al fútbol. Ayuda mucho, pero se necesita más. Sobrio, sin ese fútbol de salón que no saber hacer. Unidos. Un equipo que ha pisado más el área y que ha obligado al VAR a emplearse a fondo. No debe quedar en la memoria que el videoarbitraje le ha regalado una liga al Real Madrid. Sobre todo, cuando antes de empezar el último tramo de liga el Barça era líder a cuatro puntos de los blancos. Y más aún cuando los de Setién fueron incapaces de ganar a Osasuna en el Camp Nou jugándose el título. Algo parecido a lo de 2014 cuando el Atlético se llevó el título en Barcelona tras un 1-1.

#Jugadores
El Real Madrid de Benzema. Del 9 imposible que acaba a la altura de goleadores como Messi. Ese francés que seguirá taponando la llegada de un buen delantero y al que veremos ir y venir del camino al gol. 

El Madrid de Bale. Contento en la capital entre palos de golf y banquillos. El que volverá a protagonizar algún culebrón en verano para intentar salir del club rumbo a algún lugar donde pueda llegar a competir con Tiger Woods. 

El equipo de Ramos. Del capitán que ya mira de reojo a Estados Unidos mientras espera una llamada de Florentino para renovar. Una temporada que cierra con un vergonzoso penalti que no estaba entrenado y no necesitaba el partido ni el rival. 

#Modric
El Real Madrid enfocó los ocho partidos que quedaban. Modric descansó confinado todo lo que necesitaba tras muchos años sin vacaciones. Y volvió al máximo nivel para guiar al equipo. El resto rindieron, pelearon y ganaron. 

#Champions      
Ahora les queda otra peculiar Champions. En agosto les espera el redimido Manchester City en Inglaterra. No es el equipo que salió derrotado del Bernabéu 1-2. Cinco meses después afrontarán el partido de vuelta y esta liga les hace creer en la remontada. El fútbol edulcorado que nos deja la pandemia también lo gana el Real Madrid.