El recuento electoral y la entrada en campaña del fiscal general colombiano enturbian la segunda vuelta en Ecuador 

Queda en el aire quién será el rival de Andrés Arauz 
El candidato presidencial ecuatoriano Andrés Arauz 

AFP/ RODRIGO BUENDIA   -   El candidato presidencial ecuatoriano Andrés Arauz 

Cuando todavía no se sabe a ciencia cierta qué candidato competirá con el correísta Andrés Arauz en segunda vuelta, si el indigenista Yaku Pérez o el derechista Guillermo Lasso, tiene lugar la visita del fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, para entregar supuesta información sobre la presunta financiación del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a la campaña del candidato de la izquierda ecuatoriana.  

La Fiscalía colombiana lo confirmó el pasado día 12 a través de su cuenta de Twitter, donde aseguró que la información provenía de los archivos de Andrés Felipe Venegas Londoño, uno de los líderes del ELN, abatido en octubre del año pasado por las fuerzas de seguridad colombianas.  

La visita se produce tras la petición de las autoridades judiciales ecuatorianas después de que la revista colombiana Semana publicara a finales de enero archivos en teoría encontrados en el ordenador de “Uriel”, como se conoce a Andrés Felipe Venegas.  

La información publicada hablaba de un préstamo de 80.000 millones de pesos colombianos (aproximadamente 18,8 millones de euros) a la campaña de Arauz, candidato de Unión por la Esperanza (UNES).  

Según la revista, en el ordenador de “Uriel” también habría conversaciones con el expresidente Rafael Correa, que desde que abandonó la Presidencia reside en Bélgica con su mujer que es natural de este país. Correa desmintió lo publicado acusando a Semana de ser “una sucursal del uribismo”, en referencia al expresidente colombiano Álvaro Uribe. 

El expresidente de Ecuador aseguró que solo estuvo en contacto con miembros del ELN cuando durante su Presidencia ofreció a Ecuador como escenario para los acuerdos de paz entre la guerrilla y el Gobierno colombiano, tal y como hizo Cuba en los acuerdos firmados con las FARC. 

Voces del mundo político y social de Ecuador y Colombia protestan desde hace varios días contra la visita de Barbosa en pleno proceso electoral. Entre ellas las del expresidente colombiano Ernesto Samper que tachó la visita de “juego sucio” y el expresidente boliviano Evo Morales que la calificó de “intervencionista e intimidatoria”. 

Por su parte, Arauz rechazó de plano la acusación y la considera un intento de “descalificarlo por vías antidemocráticas” en base a una “burda mentira”. 

Francisco Barbosa pronuncia un discurso durante la ceremonia en la que tomó posesión como nuevo Fiscal General de Colombia  PHOTO/SERGIO ACERO 
PHOTO/SERGIO ACERO -Francisco Barbosa pronuncia un discurso durante la ceremonia en la que tomó posesión como nuevo Fiscal General de Colombia 
El CNE acuerda un recuento parcial de votos  

En las elecciones presidenciales ecuatorianas para que un candidato gane en primera vuelta tiene que obtener al menos un 40% del voto y una distancia mínima de 10% sobre el segundo candidato. Arauz obtuvo el 32,7%, insuficiente para no tener que acudir al segundo asalto en abril.  

Sin embargo, su rival todavía no está del todo claro quién será, y es que, aunque el banquero Guillermo Lasso se hizo finalmente con la segunda plaza (19,74%) en un reñido recuento de votos, la gran sorpresa de la noche la dio el candidato del partido indigenista Pachakutik, Yaku Pérez que obtuvo el 19,38%.  

Pérez, que durante buena parte del recuento se mantuvo por encima de Lasso, no tardó en verter acusaciones de fraude y exigir un recuento de los votos, al que finalmente ha accedido el Consejo Nacional Electoral (CNE) tras acordarlo con los dos candidatos.  

El recuento de las actas se llevará a cabo en 17 provincias, entre ellas en Guayas, la más grande del país, donde se revisarán el 100% de las actas. En las otras 16 provincias, de las 24 que tiene Ecuador, el recuento será de 50% de las actas. El procedimiento será retransmitido en directo en los canales de las autoridades electorales. 

Por su parte, la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Organización de Estados Americanos (OEA) no entró a valorar las acusaciones de fraude vertidas por Pérez. 

"El margen entre los aspirantes que ocupan el segundo y el tercer lugar es muy estrecho. Es fundamental que los binomios en contienda tengan la certeza de que sus votos están siendo cuidados por las autoridades electorales. Es importante que todas las partes se conduzcan con responsabilidad y que diriman sus diferencias de manera institucional", pidieron en un comunicado publicado por la organización.  

Miembros del Consejo Nacional Electoral realizan el recuento de votos que presentan inconsistencias tras las elecciones generales de Ecuador en la Delegación Provincial Electoral de Pichcincha  AFP/ RODRIGO BUENDIA
AFP/ RODRIGO BUENDIA-Miembros del Consejo Nacional Electoral realizan el recuento de votos que presentan inconsistencias tras las elecciones generales de Ecuador en la Delegación Provincial Electoral de Pichcincha 
La victoria de Arauz en segunda vuelta no está asegurada 

Lo que determine el recuento de votos será clave para saber las posibilidades que tiene Arauz de llegar al Palacio de Carondelet y con él el regreso de la “Revolución Ciudadana”, tal y como denomina el correísmo a sus años de gobierno, y que quedó truncada tras el temprano divorcio de Lenín Moreno con su predecesor. 

Según las encuestas, si Lasso pasase a segunda vuelta, Arauz tendría más posibilidades de alzarse victorioso. Por el contrario, vería dificultadas sus posibilidades de ser Pérez su contrincante.  

Casi con toda probabilidad, Lasso y Pérez se apoyarán mutuamente contra el candidato correísta sea quien sea el que finalmente compita contra él. No obstante, aunque Pérez pida el apoyo de su electorado para Lasso, al tratarse de un electorado más progresista no está del todo claro que apoyen en masa al banquero, algo que al electorado de Lasso le costaría menos hacer con Pérez con tal de que el correísmo no vuelva a la presidencia de Ecuador.  

Unas elecciones con implicaciones regionales 

Lejos quedan aquellos tiempos dorados de la izquierda latinoamericana cuando gobernaban en prácticamente todos los países de la región. La creación de la UNASUR, organización de cooperación regional, hoy en estado de coma, representó bien el esplendor de las fuerzas progresistas y la integración regional.  

Sin embargo, a pesar de que la izquierda latinoamericana no sea predominante, la situación tampoco es la misma que la de hace un par de años o tres. La victoria de Alberto Fernández en Argentina en 2019, y la de Luis Arce en Bolivia el año pasado, fue un respiro para todos los movimientos progresistas de la región, en claro retroceso desde hacía años.  

Tanto el mandatario argentino como el boliviano se han mostrado partidarios de revivir la UNASUR, algo a lo que también se apuntaría Arauz de ser elegido presidente, tal y como prometió en noviembre cuando se encontraba en Bolivia por la toma de posesión de Arce.  

Lo que suceda a finales de año en las elecciones presidenciales de Chile, donde Daniel Jadue, candidato del Partido Comunista de Chile (PCCh), es favorito para ganar la primera vuelta, y en Brasil en las elecciones de 2022, también repercutirá en el avance de la integración regional latinoamericana.