El rey Abdalá II proclama el fin de la “sedición” en la familia real de Jordania 

El monarca carga contra su hermanastro y denuncia el intento de tumbar la estabilidad del país a través de una misiva emitida en televisión
AFP PHOTO / JORDANIAN ROYAL PALACE / YOUSEF ALLAN  -   El rey Abdalá II de Jordania inaugurando la 19ª sesión no ordinaria del Parlamento en Ammán, el 10 de dicimebre de 2020

AFP PHOTO / JORDANIAN ROYAL PALACE / YOUSEF ALLAN  -   El rey Abdalá II de Jordania inaugurando la 19ª sesión no ordinaria del Parlamento en Ammán, el 10 de dicimebre de 2020

El rey Abdalá II de Jordania ha roto su silencio este miércoles a través de la publicación de un comunicado oficial donde ha manifestado que “la sedición ha sido cortada de raíz”, en referencia a la investigación abierta contra su hermanastro y antiguo heredero a la Corona, el príncipe Hamza bin Husein, por su supuesta implicación en un intento de golpe de Estado.

En la misiva, Abdalá II ha remarcado que “el desafío de los últimos días no fue el más difícil ni el más peligroso para la estabilidad de nuestra nación, pero para mí fue el más doloroso”, por surgir en el seno de la familia real. “La sedición llegó desde dentro y fuera de nuestra única casa, y nada se compara con mi conmoción, dolor y rabia como hermano y como jefe de la familia hachemita, y como líder de este orgulloso pueblo”.

Las autoridades jordanas acusaron el pasado domingo al príncipe Hamza bin Husein de formar parte de una conspiración con el fin de “desestabilizar la seguridad nacional” de Jordania. El Gobierno informó de la detención de al menos 18 altos cargos, entre los que se incluyen algunos ayudantes y colaboradores del antiguo heredero al trono, así como varios miembros de una de las poderosas tribus de las que ha dependido la monarquía jordana a lo largo de la Historia.

AP/YOUSEF ALLAN - En esta foto de archivo del 2 de abril de 2001, el rey Abdalá II de Jordania se ríe con su hermano, el príncipe Hamzah bin al-Hussein. La mediación entre el rey Abdalá II de Jordania y su hermanastro, el príncipe Hamzah, logró desescalar una de las crisis políticas más graves del Reino en décadas
AP/YOUSEF ALLAN - En esta foto de archivo del 2 de abril de 2001, el rey Abdalá II de Jordania se ríe con su hermano, el príncipe Hamzah bin al-Hussein. La mediación entre el rey Abdalá II de Jordania y su hermanastro, el príncipe Hamzah, logró desescalar una de las crisis políticas más graves del Reino en décadas

El propio Hamza bin Husein fue puesto entonces bajo arresto domiciliario. Así lo trasladó él mismo tras la publicación de dos vídeos, en los que explicó que le había sido prohibido abandonar su residencia y comunicarse con su entorno por cargar contra el Gobierno y el Rey. Abdalá II anunció que “Hamza está hoy con su familia, en su palacio, a mi cargo”, tras varios días sin realizar ninguna aparición pública.

El monarca aprovechó la ocasión para reivindicar su papel y el de las autoridades. En el comunicado sostuvo que su principal responsabilidad es “servir a Jordania y salvaguardar a su pueblo, su Constitución y sus leyes”. Asimismo, subrayó que “nada ni nadie está por encima de la seguridad y la estabilidad de Jordania, y es imperativo tomar las medidas necesarias para cumplir con esa responsabilidad”.

En la carta, leída por un presentador de informativos en Jordan TV, Abdalá II criticó con dureza la actitud de su hermanastro: “El Príncipe Hamza se comprometió ante la familia a seguir los pasos de los antepasados, a permanecer leal a su misión y a poner el interés de Jordania, la Constitución y las leyes por encima de cualquier consideración”. 

En relación con la investigación a la que se enfrenta el antiguo heredero al trono, el actual jefe del Estado ha explicado que el resultado de las pesquisas será dado a conocer de acuerdo con la ley y cuando finalice el proceso legal. El fiscal general, Hassan Abdallat, anunció el martes la imposición de la censura sobre todo tipo de publicación informativa, también imágenes y vídeos, relacionados con Hamza bin Husein, tras matizar que esta solo se extiende a “cuestiones relativas a la investigación, su confidencialidad, seguridad, pruebas y personas implicadas”. Por lo que las autoridades han vetado la cobertura mediática sobre la disputa real. 

El príncipe Hamza ha mostrado públicamente sus desavenencias con los líderes políticos del país. El antiguo heredero a la Corona ha cargado en reiteradas ocasiones contra la corrupción sistémica, las carencias democráticas y la mala gestión política de Jordania. Sin embargo, y tras la publicación de una grabación en la que dejaba clara su animadversión hacia el monarca, la Casa Real divulgó un comunicado en el que supuestamente cambiaba radicalmente su postura y prometía corregir su comportamiento.AP/YOUSEF ALLAN - En esta foto de archivo del 2 de abril de 2001, el rey Abdalá II de Jordania se ríe con su hermano, el príncipe Hamzah bin al-Hussein. La mediación entre el rey Abdalá II de Jordania y su hermanastro, el príncipe Hamzah, logró desescalar una de las crisis políticas más graves del Reino en décadas

La división en la familia real se ha producido en mitad de una situación económica, social y sanitaria ya de por sí adversa. Sin embargo, la pandemia se ha encargado de ahondar en la crisis. Las últimas cifras arrojan una tasa de desempleo cercana al 25%, y las antiguas quejas sobre la corrupción y el desgobierno han sido el caldo de cultivo perfecto para el estallido de varias protestas durante los últimos meses. 

Tras ser nombrado como príncipe heredero por Abdalá II a su llegada al trono en 1999, Hamzah fue destituido por el actual rey en 2004. Durante los primeros años guardó silencio sobre la degradación, no obstante, Hamza bin Husein ha tratado de arrogarse el rol de representante del descontento social. Esta división puede servirle, además, como una gran oportunidad para fortalecer su popularidad y ganar seguidores para su causa. 

Abdalá II capta los apoyos a nivel internacional

El panorama estratégico de Oriente Medio sigue en transformación tras el acercamiento de los Estados del Golfo con Israel, a raíz de los Acuerdos de Abraham. Esta situación podría socavar el papel de Jordania en el proceso de paz, ya que es considerada por Occidente un aliado clave en los esfuerzos militares internacionales para frenar la amenaza terrorista. Asimismo, y con una población considerable de origen palestino, Jordania es un actor clave en cualquier futura negociación de paz entre israelíes y palestinos.

Durante la jornada de ayer, y tras el desplante de Erdogan, la presidenta de la Comisión Europea visitó al rey Abdalá II en Amán para reforzar la cooperación bilateral y sostener la asistencia de refugiados sirios en Jordania con fondos de la Unión Europea. La reunión fue interpretada, además, como una clara muestra de apoyo de la UE hacia el actual monarca. 

Horas después del comunicado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvo un encuentro telefónico con el jefe de Estado jordano para trasladarle el respaldo de Washington y la importancia de su liderazgo en la región. Ambos, señala el breve comunicado emitido por la Casa Blanca han hablado acerca de “los fuertes lazos bilaterales” entre ambos en materia económica, política y de seguridad. Biden ha aprovechado la ocasión para mostrar al monarca la intención de Estados Unidos de crear dos Estados para poner fin al conflicto entre Israel y Palestina.