El Rey Mohamed VI autoriza 26 inversiones automovilísticas en Marruecos

 -  

Paco Soto

Pie de foto: El Rey de Marruecos, Mohamed VI, en un acto institucional.

El pasado sábado, el Rey de Marruecos, Mohamed VI, y el multimillonario chino Wang Chuanfu, dueño del gigante mundial del coche eléctrico Build Your Dreams (BYD), firmaron un protocolo de acuerdo, en el Palacio Real de Casablanca, para la instalación en territorio marroquí de una factoría de vehículos cerca de Tánger, en el norte del país. El acuerdo prevé la construcción de tres fábricas en Marruecos por parte de la compañía multinacional china. El proyecto creará 2.500 empleo directos. Pocos días después, el monarca firmó cinco documentos que abrirán las puertas a un total de 26 inversiones en el sector de la automoción por un valor de más de 13.000 millones de dirhams (unos 1.200 millones de euros) en el país magrebí. Desde el punto de vista estrictamente económico, esto demuestra el papel de vanguardia que desempeña Mohamed VI en la modernización y puesta al día de la economía marroquí.

El soberano alauita quiere que su país deje de ser un mero productor y exportador de materias primas y mano de obra y un paraíso turístico, y se convierta poco a poco en un país industrial con capacidad para exportar bienes de equipo y productos tecnológicamente avanzados. En esta etapa, un país en desarrollo como Marruecos necesita capitales y tecnologías extranjeros para crecer y modernizarse, fundamentalmente de Europa, los países del Golfo y grandes potencias emergentes como China, Rusia y Turquía. En segundo lugar, el desarrollo del sector automovilístico marroquí, que solo en parte está dirigido a la exportación, pone de manifiesto el aumento del nivel de vida de amplios sectores de la población y la consolidación de una clase media urbana que vive y consume como en Europa y ha incorporado el vehículo privado en sus necesidades vitales.

Imagen eliminada.

Pie de foto: Vista general de la factoría de la multinacional francesa Renault cerca de Tánger.

Locomotora económica

Mohamed VI firmó los 26 documentos también en el Palacio Real de Casablanca, la gran capital económica y financiera del Reino. El jefe del Estado marroquí quiere que la industria del automóvil se convierta en la locomotora económica de la nación, que se ha convertido en una potencia en el Magreb y el conjunto de África y va camino de transformarse en un futuro relativamente cercano en un país emergente. Los cinco documentos firmados por el monarca están vinculados a inversiones del grupo francés Renault, Peugeot-Citroën (PSA) y otras compañías en el ámbito del ecosistema, así como operaciones en diversas actividades productivas. Las inversiones en ecosistemas ya han permitido la creación de 80.597 empleos, es decir 90% de lo que se tenía previsto de cara al año 2020.

Además, han generado un volumen de negocio de 60.000 millones de dirhams (unos 5.000 millones de euros). Las nuevas inversiones introducirán un mayor nivel de especialización en el sector de la automoción en Marruecos, reforzarán el tejido productivo, y crearán 11.586 empleos directos, explicó durante el acto protocolario en el Palacio Real de Casablanca el ministro de Industria, Comercio, Inversión y Economía Numérica, Moulay Hafid Elalamy.

Imagen eliminada.

Pie de foto: Los atascos -como éste en Casablanca- demuestran que el uso del vehículo privado se está generalizando en Marruecos.

Acto institucional

Antes de que se firmaran los acuerdos inversores, se proyectó una película institucional sobre la evolución que ha vivido el sector del automóvil en Marruecos durante los últimos años y su papel clave en la intensa industrialización experimentada por el país. Desde 2014, Marruecos ha registrado un crecimiento relevante en el sector de la automoción, lo que lo convierte en uno de los países más potentes en este ámbito productivo en el continente africano. El ministro Elalamy pronunció un discurso delante del Rey donde destacó “los aciertos que hemos conseguido en el sector industrial, en general, y en el automóvil, en particular”. Según el ministro de Industria, los buenos resultados en la materia son “fruto de la visión y el liderazgo de su Majestad el Rey”.

Asimismo, “el plan de aceleración industrial y el impulso [de las inversiones] en los ecosistemas son las palancas reales de la aceleración industrial en marcha”, que permiten las 26 inversiones acordadas entre el Reino de Marruecos y diversas empresas extranjeras, señaló Elalamy. El titular de Industria celebró que las inversiones extranjeras en la industria de la automoción hayan permitido un alto nivel de actividad productiva dentro de Marruecos. En este sentido, dio el ejemplo de la multinacional Renault, que fábrica en Marruecos 55% de las piezas que necesita para su actividad en el país magrebí. En la ceremonia del Palacio Real de Casablanca, además del Rey y otras autoridades marroquíes, diplomáticos, operadores económicos y diversas personalidades, estuvieron presentes Marc Nassif, director general del Grupo Renault Marruecos; Jean Christophe Quemard, director de la Región África-Medio Oriente del Grupo PSA; Jean Luc Di Paola, vicepresidente del Grupo Valeo; y Hakim Abdelmoumen, presidente de la Asociación Marroquí para la Industria y el Comercio del Automóvil (AMICA).