El rey Mohamed VI celebra el 20 aniversario de su entronización

 -  

Atalayar

Pie de foto: Mohamed VI fue coronado a la edad de 35 años tras la muerte de su padre, Hassan II, el 23 de julio de 1999. AFP/ABDELHAK SENNA

Marruecos celebra el 20 aniversario de la entronización del rey Mohamed VI. Las festividades a lo largo de la jornada de hoy, 30 de julio, llegan tras el discurso pronunciado por el rey en la noche de ayer, en el que hizo un balance de sus dos décadas de reinado y pasó revista a los retos aún todavía por superar para Marruecos.

Es ahora cuando se da la celebración oficial con la Fiesta del Trono, una festividad nacional de carácter anual que conmemora la coronación del soberano reinante, y que este año tiene un tono más especial al ser el vigésimo aniversario de su llegada al poder. De todas maneras, las celebraciones por el aniversario que harán distintas instituciones marroquíes no serán fastuosas, a petición del mismo Palacio Real. Según han indicado a los responsables la fiesta, se celebrará "según las costumbres y tradiciones habituales" y "sin celebraciones suplementarias o especiales".

Se espera que la Fiesta del Trono, a la que suelen acudir cientos de invitados, se celebre en alguno de los palacios que el rey alauí tiene en la región del norte del país. El monarca marroquí ha pasado las últimas dos semanas en la región del Rif, concretamente a bordo de su yate, sin que haya sido visto todavía en tierra.

Dentro del balance que hacen de sus 20 años de reinado tanto medios y analistas nacionales como internacionales, se destaca que Marruecos es un país estable todavía marcado por profundas desigualdades. "Existe un sentimiento de descontento, no conseguimos encontrar trabajo para nuestros jóvenes, tenemos regiones muy desheredadas", dijo Omar Azziman, uno de los consejeros del rey, en una entrevista con la agencia de noticias AFP. La prioridad actual es "la reducción de las desigualdades sociales, espaciales, territoriales [...], lo que requiere un nuevo modelo de desarrollo, más sensible al imperativo de la justicia social", señaló Azziman.

En esa misma entrevista, Abdellatif Menouni, otro consejero real y especialista en cuestiones constitucionales, aseguró que, en veinte años de reinado, "se han cumplido ciertas cosas, se ha hecho lo más importante en materia democrática, pero hay que profundizar más". “No estamos en una monarquía como la de España o los Países Bajos, donde el monarca reina pero no gobierna, estamos en otro tipo de monarquía pero las atribuciones del Rey están delimitadas”, explicó Azziman.

Por su parte, el presidente de la Confederación General de Empresas Marroquíes, Salaheddine Mezouar, ha dicho que con Mohamed VI "el país ha aprovechado sus ventajas estratégicas para atraer inversión y desarrollar su economía y su sociedad”. “El cambio ha venido acompañado con más apertura, más acuerdos comerciales e integración en la cadena de valor económica mundial, y todo acompañado por una visión de desarrollo industrial", según explicó a Efe.

La presidenta del Consejo Nacional de Derechos Humanos, Amina Bouayach, nombrada por el rey Mohammed VI el pasado diciembre, también ha querido compartir su valoración del 20º aniversario del reinado de Mohamed VI. A la cabeza de este consejo consultivo encargado de emitir informes y hacer recomendaciones al Poder Ejecutivo en materia de derechos humanos, en una entrevista reciente, aseguró que la opción de defender y promover los derechos humanos se ha consolidado "en el plano legislativo y en la creación de mecanismos y también de espacios públicos de expresión, señal esta última de esta opción irreversible de Marruecos en materia de derechos humanos” y que ya tienen establecido “el marco legislativo, constitucional y público".

"A pesar de los retos que tiene por delante, una mirada objetiva al país en las últimas dos décadas del reinado de Mohamed VI deja un balance muy positivo. Marruecos tiene importantes activos para explotar y está hoy inmerso en las cadenas de valor global del siglo XXI, por lo que tiene ante sí un brillante futuro", escribía Marruecos Negocios en Atalayar recientemente.

Mohamed VI ascendió al trono con 35 años, un 30 de julio de 1999. La sombra de su padre, Hassan II, una personalidad autoritaria que superó dos golpes de Estado y ejerció una represión implacable contra sus oponentes, sobrevolaba por encima del joven rey alauí, que pronto supo poner distancias.

Fue en los primeros años cuando el monarca marroquí dio los pasos más audaces por la modernización de Marruecos: un nuevo Código de Familia, mucho más favorable para las mujeres, un proceso de reconciliación con las víctimas de la represión y una libertad de prensa antes nunca sentida, escribía Javier Otazu, corresponsal de la agencia Efe en Rabat recientemente.

El rumbo que siga Marruecos es para España, y la Unión Europea, de vital la importancia y ello se muestra en las buenas relaciones entre ambos países. Cabe recordar que en el estrecho de Gibraltar, el límite natural entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, apenas 14 kilómetros separan España de Marruecos.