PUBLICIDAD

Marruecos

El rey Salman bin Abdulaziz y su papel decisivo en el desarrollo de Arabia Saudí

El monarca saudí está siendo clave en la modernización nacional, una trayectoria que continúa si hijo el príncipe heredero
Salman bin Abdulaziz al-Saud

 -   Salman bin Abdulaziz al-Saud

El rey Salman bin Abdulaziz al-Saud lleva años rigiendo los designios de Arabia Saudí y en esta etapa el país se ha convertido en el gran referente de Oriente Medio protagonizando un proceso de modernización y avance que le ha colocado en la senda correcta para encarar un futuro prometedor. 

En su dilatada trayectoria, el rey Salman bin Abdulaziz ha hecho que Arabia Saudí entre en la senda del futuro como gran referente y ejemplo. El monarca saudí llevó a cabo una profunda labor integral tanto en materia económica, social, administrativa y jurídica que ha dejado huella en todos los aspectos de la nación. Ahora, su hijo, el príncipe heredero Mohamed bin Salman bin Abdulaziz al-Saud pretende continuar este trabajo y es uno de los impulsores de la famosa estrategia Visión 2030 por la que el reino saudí está potenciando diversos sectores como el energético, turístico, industrial, tecnológico e incluso deportivo para diversificar su economía y no depender tanto del sector petrolero. 

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí

El rey Salman, de 86 años, pasó recientemente por el hospital de la ciudad portuaria de Yeda, donde permaneció una semana, tras realizar "con éxito" chequeos médicos y después de estar descansando en el centro hospitalario fue dado de alta para continuar con su labor al frente del país árabe. 

Bajo la dirección del monarca saudí se puede ver ahora un Reino moderno, consolidado y que avanza de acuerdo con una visión centrada en la reforma económica, social e institucional.

La trayectoria de Salman bin Abdulaziz es larga e importante. El primer cargo lo asumió en el Emirato de Riad, a la edad de diecinueve años, antes de convertirse en emir de la capital con rango de ministro, y lideró una serie de operaciones de desarrollo en la zona. Esta acción en el pasado del rey saudí ha servido de modelo para su hijo, el príncipe heredero, que prosigue con el mismo objetivo de progreso y modernización nacional. Salman bin Abdulaziz accedió al cargo de rey en 2015 cuando falleció a los 90 años el rey Abdullah, su hermanastro.

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí

Mohamed bin Salman es el príncipe heredero y, además, actúa como viceprimer ministro del país (el título de primer ministro que ocupa el Rey) y también es presidente del Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo, presidente del Consejo de Asuntos Políticos y de Seguridad y ministro de Defensa, siendo el más joven del mundo en el momento de su nombramiento. Según diversos analistas, ya actúa como rey del país en la sombra ante la avanzada edad de su padre y fue nombrado príncipe heredero en 2017 en sustitución de Mohamed bin Nayef bin Abdulaziz, quien fue destituido por el rey Salman. 

El cambio que supuso la entrada de Mohamed bin Salman ha seguido la estela de dinamismo de su padre que ha servido para que Arabia Saudí entre en una etapa de más avance y modernización. 

El rey Salman puso los cimientos durante su reinado iniciado en 2015 hasta ahora y su hijo Mohamed bin Salman sigue las mismas directrices. 

A pesar de que tiene 86 años y de que accedió al trono relativamente hace poco, el rey Salman ha protagonizado una gran labor que ha hecho despegar más a Arabia Saudí; eso solamente se explica porque desde muy joven ha estado trabajando en la sobra y se ha situado muy próximo a los asuntos de Gobierno, precisamente desde que con 19 años asumiese el liderazgo del Emirato de Riad. 

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí

Es el séptimo rey del tercer Estado saudí que surgió en 1902, el vigésimo gobernante de la familia Al-Saud y el séptimo hijo del rey fundador Abdulaziz bin Abdulrahman al-Saud, lo que da muestra de la trayectoria y tradición que recoge el rey Salman y que traspasa obviamente a su hijo Mohamed bin Salman, como apuntaba el medio Al-Arab. 

El príncipe heredero tiene muy claro quién desempeña la labor de principal reformador del país y ese es su padre, y ahora quiere continuar sus pasos. Como indicaba también el medio Al-Arab, tiene la misma capacidad de continuidad, corrección, constancia y determinación. 

Salman bin Abdulaziz tras acceder al cargo de emir de Riad ya empezó una labor de desarrollo urbano de la ciudad que fue básica, con un gran despliegue de infraestructuras de transporte, educacionales, culturales e incluso deportivas. Ciertamente una base o modelo de lo que ha sido más recientemente el proyecto de Visión 2030 que potencia diferentes sectores para no depender exclusivamente del petróleo. En este aspecto Salman bin Abdulaziz vio cómo era necesario desarrollar todo tipo de equipamientos y sectores en el territorio para modernizar Riad en su momento y ahora Arabia Saudí en general. Muchas de las obras de modernización atribuidas al príncipe Mohamed bin Salman, el príncipe heredero, son fruto de las décadas que su padre pasó cercano al poder. 

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí

Según el medio Al-Arab, al rey Salman también se le atribuye una importante lucha contra la corrupción estatal. Gracias a su gran trabajo en Riad, más de medio siglo desarrollando la capital saudí desde 1963 hasta 2011, pudo entrar en los círculos más importantes de la familia real saudí, convirtiéndose en el secretario de la familia real y consejero de los diferentes reyes y príncipes saudíes. Desde su posición pudo conocer los perfiles de todos y eso le sirvió para poder detectar a aquellos que no estaban teniendo una buena conducta y que acabaron siendo apartados. Hasta cincuenta personalidades destacadas fueron detenidas en los últimos tiempos. Entre ellos se encuentra el jefe de la Guardia Nacional, el príncipe Miteb, hijo del rey Abdullah, que murió en 2015, y su hermano, el príncipe Turki, exgobernador de Riad, entre 11 príncipes, 38 ministros y viceministros y altos empresarios, como informó Al-Arab. El proceso de destituciones llegó al príncipe heredero Mohamed bin Nayef bin Abdulaziz, que fue derrocado, lo que permitió el acceso al puesto principesco de Mohamed bin Salman bin Abdulaziz al-Saud. 

Salman bin Abdulaziz se convirtió en príncipe heredero en 2011 y en 2015 se convirtió en rey de Arabia Saudí; gracias a su experiencia rigiendo Riad pudo hacerse cargo del Reino y meterlo de lleno en la senda del desarrollo y la modernización como ya había hecho en la capital de Riad. 

La muerte del príncipe heredero Sultan bin Abdulaziz a la edad de 86 años abrió el camino para que el príncipe Salman asumiera el cargo por decisión emitida por el rey Abdullah el 18 de junio de 2012 y posteriormente fue nombrado viceprimer ministro y ministro de Defensa.

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí

También el rey Salman bin Abdulaziz ha hecho un trabajo para que socialmente el país avance para salir de un ambiente cerrado y muy marcado por los preceptos religiosos. Esto se demuestra por ejemplo con los derechos que poco a poco que van adquiriendo las mujeres en el reino saudí. Un progreso social que ha alejado al país del extremismo fundamentalista. 

En su primer año, el rey Salman aplicó lo que el Banco Mundial describió como el "número récord de reformas" más grande que convirtió a Arabia Saudí en uno de los 20 principales países reformadores del mundo, y el segundo entre los principales países de ingresos altos dentro del G20.

La actividad petrolera es la gran base de la economía saudí, el país es el mayor exportador de hidrocarburos del mundo y uno de los grandes referentes dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El sector del petróleo tiene gran peso en el PIB nacional. Ahora con el programa Visión 2030 auspiciado por la Monarquía saudí se trata de establecer un programa estratégico que reduzca la dependencia del crudo en el marco energético nacional de cara a desarrollar otros ámbitos como la industria, el turismo, las nuevas tecnologías, etc. 

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí

Visión 2030 tiene un programa de desarrollo de capacidades humanas para capacitar a los ciudadanos a través de la mayor formación educacional y profesional posible, un programa de desarrollo del sector financiero que sirva para desarrollar la economía nacional, diversificar fuentes de ingresos y estimular el ahorro, un programa de transformación del sector de la salud para un sistema sanitario integral y eficaz, un programa de vivienda como impulsor del sector inmobiliario, un programa de sostenibilidad fiscal, un programa de calidad de vida que permita también una mayor participación ciudadana, un programa de fondo de inversión pública de cara al desarrollo de sectores estratégicos e incluso un programa de desarrollo industrial y logístico. Todo lo cual se encamina a que Arabia Saudí encare el futuro con una perspectiva muy prometedora dentro del panorama internacional.

En cuanto a política exterior, el rey Salman bin Abdulaziz y su hijo Mohamed bin Salman han propiciado la consolidación de Arabia Saudí como un gran referente internacional y gran símbolo de la rama suní del islam. Haciendo del país un gran defensor de la estabilidad de Oriente Medio en base a alianzas con otras naciones para hacer frente a la desestabilización en injerencia de otros países como Irán, que es el principal estandarte de los chiíes. Esto se pone de manifiesto en ejemplos como el de la guerra de Yemen, donde la Alianza dirigida por Arabia Saudí hace frente a los rebeldes hutíes, apoyados por el régimen de los ayatolás y que buscan socavar el Gobierno legalmente establecido.