El sector hotelero de Dubái se empieza a recuperar gracias a la llegada de turistas internacionales

Emiratos volvió a abrir sus fronteras a los visitantes el pasado 7 de julio
Una empleada del hotel Al Naseem de Dubái toma la temperatura a una turista en julio de 2020

AFP/ KARIM SAHIB  -   Una empleada del hotel Al Naseem de Dubái toma la temperatura a una turista en julio de 2020

El sector hotelero de Dubái se empieza a recuperar del cierre forzoso de cuatro meses al que tuvo que someterse por la pandemia de la COVID-19. Emiratos reabrió sus fronteras a los turistas el pasado 7 de julio y los visitantes internacionales no se han hecho esperar. “Desde entonces, nos ha animado mucho la respuesta del mercado en la segunda fase actual de nuestra estrategia de recuperación, que se activó junto con la reanudación gradual de los sectores económicos, así como el reinicio escalonado de los viajes en el mundo”, ha explicado Helal Saeed Almarri, director general de Turismo de Dubái, en declaraciones recogidas por El Correo del Golfo. 

La cadena de hoteles de lujo emiratí Jumeirah, con sede en Dubái, ha anunciado que en la primera semana posterior a la reapertura a los turistas internacionales las reservas online se duplicaron. “Hemos recibido un interés considerable de los mercados internacionales, particularmente de Europa y Rusia”, ha señalado José Silva, director ejecutivo de Jumeirah, según recoge El Correo del Golfo. 

Turistas Dubái
AFP/ KARIM SAHIB - Los turistas se relajan en el  hotel Al Naseem Dubái el 7 de julio de 2020, con una vista del hotel Burj al-Arab al fondo

Aunque los turistas internacionales juegan un papel crucial en la recuperación del sector, los hosteleros también reconocen que la demanda doméstica está siendo muy importante. “El mercado nacional ha sido una balsa de salvación. Cada vez tenemos más solicitudes para pasar el fin de semana en nuestras instalaciones por parte de clientes locales. Muchos emiratíes han optado esta año por hacer sus vacaciones dentro del país y eso ha generado interés por mejorar la oferta gastronómica, por ejemplo”, ha indicado Silva. Compañías como Emirates Airline y Flydubai también están notando que cada vez hay más reservas para viajar a Dubái. Emirates está operando con hasta 70 destinos en todos los continentes en agosto y Flydubai quiere ampliar su red a 66 destinos durante este verano. 

Emiratos se ha volcado en los últimos meses en reforzar las medidas de seguridad para atraer a los visitantes extranjeros. Los aeropuertos y hoteles se han esforzado por adaptarse a la nueva situación. Más de 1.000 establecimientos han recibido el sello de Dubái Assured otorgado por la agencia Dubai Tourism y el emirato ha sido reconocido por el World Travel and Tourism Council con el sello Safe Travels en reconocimientos a la nueva normativa para combatir la COVID-19. Para viajar a Dubái, las autoridades exigen una prueba de PCR negativa con el objetivo de minimizar la importación de casos desde el extranjero. 

Turistas en un hotel
AFP/ KARIM SAHIB - Visitantes extranjeros en la cafetería del hotel Al Nassem de Dubái

A pesar de las buenas perspectivas que empiezan a notar los hoteleros emiratíes, no hay que olvidar que la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha pronosticado que la pandemia causará pérdidas de entre 1,2 y 3,3 billones de dólares de ingresos para el sector, dependiendo de en qué momento haya una recuperación total de la movilidad. 

El turismo ha sido una las industrias más castigadas por la pandemia, junto a las aerolíneas. Países como Egipto, Túnez o Turquía, en los que el turismo representa una actividad productiva muy importante, están sufriendo un importante agujero en sus ingresos como consecuencia de la paralización de los viajes. Estas naciones tratan de salvar los muebles esta temporada turísticas con grandes descuentos para los turistas europeos

Para Emiratos y otros países del Golfo la caída de los precios del petróleo ha puesto a prueba las finanzas de estas naciones y este año se enfrentarán al mayor desafío económico de su historia, según un informe del Instituto Internacional del Finanzas. Aunque el turismo no tiene un peso tan importante como en otras naciones de la región de Oriente Medio y Norte de África, los países del Golfo tratan de diversificar su economía por esta vía y la pandemia ha llegado en el peor momento, cuando los ingresos de esta actividad estaban empezando a despegar.