PUBLICIDAD

Iberdrola

El Sheriff descubre las carencias del Real Madrid

El equipo moldavo conquista el Bernabéu ante un conjunto blanco que dominó el partido, pero no supo encontrar el gol
jovic-celebracion-sheriff

 -  

El Real Madrid se reencontraba con la Champions en el Bernabéu después de aquel 26 de febrero de 2020 cuando el City de Guardiola venció 1-2. Fue antes de que estallara la pandemia en España, pero el resultado es el mismo. Las sensaciones, no. El equipo blanco ha cambiado con Ancelotti y su juego es más alegre. Ataca más, defiende menos. Los aficionados ven goles y disfrutan de estar en el alambre porque saben que hay muchas opciones de no caerse. Tienen una plantilla más compensada, el gol aparece y los jóvenes empiezan a ser importantes.benzema-gol-sheriff

Desde julio

El Sheriff de Tiraspol no se hizo 3.700 kilómetros para jugar a otra cosa que no fuera al fútbol que lo ha llevado a la Champions. El derecho a disputar la competición lo ha conseguido gracias a superar dos rondas previas en el mes de julio y tras eliminar a dos rivales desconocidos como el Dinamo de Zagreb y el Estrella Roja en la fase previa de agosto. Su punto dulce lo alcanzó en el primer partido de la fase de grupos con el 2-0 al Shakthar y sus primeros tres puntos que algunos pensaban que serían los únicos.

Con todo eso el Real Madrid fue capaz de dejarse impresionar en el Bernabéu. También va en el ADN blanco lo de reventar estadísticas y más en la Champions. Lleva varias temporadas jugando con fuego en la fase de grupos y coqueteando con caer a la Europa League. Es evidente que los rivales no son potencias del fútbol que pongan en alerta a los Modric, Benzema o Courtois, y a los Vinicius, Camavinga o Rodrygo les cuesta tirar del carro blanco.celebracion-jugadores-sheriff

El fin y los medios

Ancelotti no es un entrenador de táctica. Tampoco lo era Zidane. Ni lo ha sido un técnico en años. El libre albedrío del equipo no puede ser envarado por una pizarra y unos movimientos que aburren a los magos blancos. Eso se asume en la casa blanca. Si el fin es conseguir títulos, los medios se olvidan rápido. El Sheriff llegó al Bernabéu a encerrarse, a darle el balón al Real Madrid y a poner en marcha sus automatismos en ataque. Ante ese tipo de fútbol los resortes del Real Madrid son robar balones, la velocidad y la pegada. Fútbol básico. La calidad en los jugadores hace el resto.

Pero el equipo moldavo tiene ese punto de suerte que acompaña al trabajo. Suficiente para meter el primer gol en un certero cabezazo dentro del área y clavar el segundo por toda la escuadra después de que al Real Madrid se le atragante defender un simple saque de banda.carlo-ancelotti-banquillo

Vinicius

Cuanto más simple es el fútbol que le plantean al Madrid, peor lo pasa. El Alcoyano es uno de los últimos ejemplos. Si Florentino Pérez quiere la Superliga es, también, por mantener el nivel de concentración de sus jugadores en partidos de campanillas cada semana. Otra cosa es que también se cansen de eso.

Vinicius no fue el de los últimos partidos y Benzema tenía demasiados defensas por delante. Si el francés salía del área del Sheriff nadie ocupaba ese espacio para rematar balones. Los regates del brasileño dentro del área propiciaron el penalti del 1-1 y pudieron haber dado otro si el toque del defensa en el pie del extremo hubiera sido aceptado por el colegiado. Pero no es excusa. Nada es excusa para esa derrota que no significa nada ni empaña nada. El único problema que le plantea a los de Ancelotti es que tienen que ganar partidos incómodos fuera de casa contra el Shakthar y contra el propio Sheriff.

Mala suerte, poco acierto… y esa animadversión de Ancelotti a estudiar más fondo a los rivales porque le supondría cambiar los métodos de entrenamiento. Los cambios tampoco mejoraron al equipo. La defensa blanca solo tiene un objetivo: encajar un gol menos de los que sean capaces de meter los de arriba. Es más divertido… y más peligroso.