PUBLICIDAD

Iberdrola

El silencio por las armas: el pacto secreto entre Egipto y Europa

La estrategia del Al-Sisi: reducir la dependencia armamentística respecto a Estados Unidos
abdel-fattah-al-sisi-presidente-egipto-ejército-egipto-europa

PHOTO/REUTERS  -   El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi

Los retazos de la que fue bautizada como la ‘Primavera Árabe’ aún levantan polvareda en el árido Egipto. Desde que el general Abdel Fattah al-Sisi se convirtiese en presidente del país tras tomar el poder mediante un golpe de Estado en el año 2013, Egipto inició una andadura para rearmarse y establecer sólidos vínculos con sus ‘vecinos’ europeos. 

De hecho, desde el momento en el que Al Sisi ‘se coronó’ como presidente de Egipto (2014), los países de la Unión Europea y Reino Unido comenzaron a aumentar la venta de armas, compitiendo directamente contra Estados Unidos, el mayor proveedor del país hasta el momento1.  

En total, entre 2013 y 2020 se exportaron licencias de armas por un valor de 11.000 millones de dólares, es decir, unos 10.830 millones de euros y se realizaron hasta al menos 54 acuerdos de venta de armas, de los 75 preestablecidos, -entre el año 2014 y 2019-. El total de la cifra que se baraja en cuanto a gasto militar del país es de 13.500 millones de euros. Esto ha convertido Egipto en el país tercer máximo importador de armas del mundo y el segundo país de Oriente Medio y norte de África, por detrás de Arabia Saudí2.

abdel-fattah-al-sisi-presidente-egipto-ejército-egipto-europa
PHOTO/REUTERS - Miembros del Ejército egipcio junto a un tanque en un convoy militar

No obstante, además de los países europeos y Reino Unido, Rusia y China también se sumaron a la carrera armamentística en Egipto. Aunque, sin lugar a duda el principal país con el que Al-Sisi ha mantenido y mantiene sólidas relaciones es Francia, que entre 2010 y 2019 se convirtió en el principal proveedor de armamento del país - junto con Rusia- superando la cantidad de los 7.500 millones de euros. Algunas de las armas vendidas al país árabe han sido los 16 misiles Super-530D o 500 misiles aire-superficie y una fragata FREMM con 15 misiles antibuque, entre otros ejemplos. 

Sin embargo, la adquisición más reciente se produjo el pasado mes de mayo. Francia confirmó entonces la venta de 30 cazas Dassault Rafale. Un apéndice del contrato que se firmó en el año 2015 y que, al igual que entonces, incluye la entrega de equipamiento asociado. Es decir, poco a poco se ha forjado un vínculo cada vez más estrecho entre Europa y el Ministerio de Defensa egipcio. En concreto, los cazas llegarán a suelo faraónico en los próximos tres años y la suma total de su venta comprende 3.950 millones de euros, según el diario francés Disclose. 

ejército-egipto-caza-rafale-francia.
REUTERS/GONZALO FUENTES - Un caza Rafale de la Fuerza Aérea francesa
El objetivo de Al-Sisi

En primer lugar, la estrategia del exmariscal tiene por objetivo modernizar el Ejército egipcio y reducir, de este modo, la dependencia que aún mantiene en menor medida respecto a Estados Unidos. 

A pesar de que el Fondo Monetario Internacional ha tenido que actuar hasta en dos ocasiones rescatando al país de la quiebra, Al-Sisi continúa priorizando la política de Defensa sobre todos los ministerios.

Aunque Egipto cuenta con un historial deficiente en lo que respecta a los derechos humanos, es lícito preguntarse si el país ha conseguido reformar sus relaciones con los Gobiernos europeos a través de lo que ya se denomina el tratado del “Silencio por las armas”.

En este contexto cabe destacar la necesidad de la Unión Europea respecto a los cientos de miles de refugiados extranjeros que Egipto aceptó a cambio de sendos contratos armamentísticos. De hecho, según un documento filtrado al medio árabe Middle East Eyes, fechado en el año 2017, Sameh Shoukry, que por entonces se encontraba al frente de la oficina del Ministerio de Relaciones Exteriores, llegó a escribir notas que vinculaban en temas asociados con las necesidades armamentísticas de Egipto sobre el acuerdo, concretamente al margen del documento oficial que posteriormente se firmó.

En 2020, año en el que Europa se encontraba inmersa en la pandemia de la COVID-19, el presidente de Francia, Enmanuel Macron, afirmó que no condicionaría la venta de armas a Egipto a los derechos humanos ya que su objetivo no era debilitar la capacidad militar del país en la región. 

ejército-egipto-caza-rafale-francia-abdel-fattah-al-sisi-emmanuel-macron
REUTERS/GONZALO FUENTES - Fotografía de archivo del 7 de diciembre de 2020, el presidente francés Emmanuel Macron recibe al presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi en el Palacio del Elíseo en París

Tras el anuncio de Macron, en 2021 el país galo firmó otro acuerdo por 4.000 millones de euros a los que se sumaban otros 30 cazas de combate. 

Por su parte, Alemania ha incrementado la venta de armas a Egipto hasta en un 205% desde 2013, según el Instituto Tahrir para la Política de Oriente Medio. En el año 2020, Italia firmó un acuerdo con Egipto de 10.000 millones de euros que incluía la compra de seis fragatas 24 M3, 24 aviones de combate Eurofighter Typhoon, un satélite militar industrial y 20 lanchas lanzamisiles Fajal II OPV. 

España ha exportado desde 2012 más de 50 millones de euros en armamento a Egipto y ha aprobado hasta 46 licencias para la exportación de armas. También ha añadió 93 millones de euros a la suma anterior en los últimos años. A esto se suma que en el año 2021 el fabricante de armas EM&E firmó un acuerdo para suministrar armas navales y teledirigidas a Egipto. 

Para finalizar, Reino Unido, que ya no forma parte de la Unión Europea desde la formalización del Brexit, también se encuentra involucrado en este ‘tratado’ suministrando a Egipto equipos militares entre los que se encuentran: ametralladoras, helicópteros y piezas para vehículos de combate. 

Egipto se ha convertido en definitiva un mercado clave para la industria de Defensa en Europa, en concreto para la exportación de armas, al fin y al cabo: Business is Business, como dirían los anglosajones.

Referencias:

1 - Hasta el año 2009, el 75% del equipamiento militar del país dependía únicamente de Estados Unidos. A partir de 2013 ese porcentaje disminuyó hasta el 23% según datos del SIPRI. 

2 - Cuyo gasto militar gasto militar es aparentemente 17 veces mayor que el de Egipto.