El sindicato de trabajadores tunecino denuncia los crímenes de los Hermanos Musulmanes

La relación de oposición entre los Hermanos Musulmanes y el sindicato de trabajadores se mantiene desde 2011
Atalayar_Hermanos Musulmanes

PHOTO/AFP  -   Banderas de los Hermanos Musulmanes

El sindicato de trabajadores tunecino advierte sobre los planes de los Hermanos Musulmanes de refrenar la organización sindical más grande del país. Entre los planes de la sociedad de los Hermanos Musulmanes entra el romper la espina al sindicato.

Sami Al-Taheri, del sindicato expuso el lunes los crímenes de la organización islamista través de una publicación de un blog en su página oficial de Facebook. En esta escribió en detalle los planes para debilitar al sindicato.

En esta publicación menciona que los Hermanos Musulmanes están trabajando para crear organizaciones sindicales paralelas, haciendo que el sindicato pierda y fuerza y tratando de entrar en sus estructuras y así destruirlo y desmantelarlo.

Afirma que “El partido Ennahda pasó a un nuevo plan basado en sembrar burbujas de órganos sindicales en sectores y regiones para distorsionar la unión”. Y finalizó diciendo que “el juego está expuesto y los sistemas anteriores lo habían usado y fallado".

El “grito de pánico” lanzado por Tahiri es visto por los seguidores como la revelación del alcance del crimen de la hermandad contra los tunecinos y su Estado desde 2011. Al igual que demuestra sus planes de acabar con todos los logros del país.

La relación de oposición entre los Hermanos Musulmanes y el sindicato de trabajadores se mantiene desde 2011. Ese año, algunos simpatizantes de Ennahda atacaron la sede del sindicato el 4 de diciembre de 2012, en un incidente con armas blancas en el que agredieron a decenas de sindicalistas, hiriendo a muchos de ellos.

El sindicato de trabajadores ha convocado una mesa de diálogo que se reunirá en los próximos días incluyendo a todos los partidos parlamentarios. Aunque se exceptúa la participación del Partido Constitucional Libre que ha demostrado su negación a participar en un diálogo nacional junto con los Hermanos Musulmanes.

Pusieron en marcha esta reunión ante el presidente tunecino Kais Saied desde principios de diciembre. No sólo se busca llegar a un acuerdo, sino también incluye un plan de rescate político, económico y social. 

El lunes, los líderes sindicales exigieron al secretario de la organización, Noureddine Al-Taboubi, que excluyera al movimiento Ennahda de la conversación nacional que ha propuesto el sindicato. Confirmado por fuentes informadas dijeron a Al-Ain Al-Akhbar.

Abeer Moussa, el jefe del partido Destino Libre, señaló su postura contraria hacia la implicación de los Hermanos Musulmanes de frenar la búsqueda de soluciones a la crisis económica. Considera así mismo que esta reunión podría ser un salvavidas para la organización islamista que puso en juego los derechos de los ciudadanos de Túnez.  

Confirmó en declaraciones anteriores que la única solución para Túnez es derrotar a los Hermanos Musulmanes. Además de que la responsabilidad jurídica caiga los líderes que cometieron los crímenes más atroces contra los tunecinos y alentaron los asesinatos y la propagación del terrorismo.

Estas declaraciones presidenciales harán del "diálogo nacional" una tarea imposible a los ojos de muchos observadores, especialmente porque el nivel de discurso entre los Hermanos Musulmanes y la oposición ha alcanzado un alto nivel de tensión.

Anteriormente el "Partido Constitucional Libre" de Túnez publicó una copia del proyecto de carta política bajo el lema "Corregir el camino", con el objetivo de enfrentar la ideología extremista de los Hermanos Musulmanes.

El proyecto de carta emitido por el partido liberal se produjo en el contexto de la creciente violencia del grupo terrorista en el Parlamento y la adopción de la Dignity Brotherhood Coalition de la lógica de la expiación y la incitación contra los oponentes.