El sudeste asiático a la vanguardia de la revolución CBDC

Los bancos centrales de muchas naciones emergentes están probando o considerando esta opción
Bitcoin

AFP/OZAN KOSE  -   Moneda Bitcoin

La pandemia de coronavirus dio lugar a una aceleración masiva en la difusión de los pagos digitales y las criptomonedas. Esto, a su vez, ha llevado a los bancos centrales de todo el mundo a probar las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC), una forma digital de moneda fuerte basada en blockchain, pero respaldada y emitida por un banco central.

Un informe de The Economist señaló recientemente que, con la excepción de China, son las economías emergentes de tamaño mediano las que están más interesadas en las CBDC y las más avanzadas en su desarrollo.

Dichos Estados son "demasiado grandes para aceptar la pérdida de autonomía monetaria" que se asocia con la criptomoneda, pero al mismo tiempo "lo suficientemente pequeños para estar expuestos al riesgo de competencia de divisas", otro posible escollo de la proliferación de la tecnología digital transnacional respecto a estas monedas. En ninguna parte esto es más cierto que en el sudeste asiático.

La región ha estado durante mucho tiempo a la vanguardia de las nuevas tecnologías financieras: OBG ha explorado recientemente cómo varias naciones del sudeste asiático son pioneros en pagos digitales, criptomonedas y blockchain.

Por ejemplo, el año pasado, el banco central de Filipinas aprobó 16 intercambios de criptomonedas, mientras que la firma de estadísticas Statista descubrió que el 20% de los participantes filipinos habían usado criptomonedas en 2020, colocando al país en el tercer lugar en términos de adopción, después de Nigeria y Vietnam, que fueron primero y segundo, respectivamente.

Un logotipo del Banco Central de Filipinas se ve en su edificio principal en Manila
PHOTO/REUTERS - Un logotipo del Banco Central de Filipinas se ve en su edificio principal en Manila

Sin embargo, Vietnam es un caso bastante especial. El país está experimentando altos niveles de crecimiento en las monedas digitales a pesar de la prohibición del Banco Central sobre su uso como forma de pago. En esto, es representativo de una tendencia mundial.

Al ser descentralizadas e internacionales, el valor de las criptomonedas está determinado por el mercado y no está influenciado por palancas como la política monetaria o la balanza comercial. Además, facilita, e incluso fomenta, que el dinero fluya a través de las fronteras. Esto ha llevado a los gobiernos nacionales y los bancos centrales a intentar reducir su proliferación, generalmente con un éxito limitado, como muestra el ejemplo de Vietnam.

Esta falta de éxito es en parte la razón por la que muchas naciones individuales están cambiando sus posiciones y probando CBDC, que también utilizan la tecnología blockchain, pero preservan la soberanía monetaria de un país.

Una vez más, el sudeste asiático está a la vanguardia de esta tendencia.

Un hombre con una máscara pasa por delante de la sede del Banco Popular de China, el banco central, en Pekín, China
PHOTO/REUTERS - Un hombre con una máscara pasa por delante de la sede del Banco Popular de China, el banco central, en Pekín, China
CBDC en el sudeste asiático

En octubre del año pasado, Camboya vio el lanzamiento a nivel nacional de su CBDC, conocido como Bakong. En proceso desde 2016, fue desarrollado por el Banco Nacional de Camboya en colaboración con SORAMITSU, una empresa de tecnología financiera (fintech) japonesa-suiza.

Según se informa, el proyecto ha sido utilizado por casi un tercio de la población. Se espera que las bajas barreras de entrada puedan actuar como un estímulo para la inclusión financiera, que es uno de los diversos beneficios de las CBDC que son atractivas para las economías emergentes.

Singapur, mientras tanto, ha sido durante mucho tiempo un pionero en los pagos digitales, y en diciembre del año pasado la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS) concluyó un estudio de cinco años sobre la tecnología blockchain y el libro mayor distribuido, llamado Proyecto Ubin.

Si bien actualmente no hay planes para la expansión del Proyecto Ubin, en junio la Red de Innovación Financiera de la ASEAN, una organización sin fines de lucro administrada conjuntamente por MAS, la Corporación Financiera Internacional y la Asociación de Banqueros de la ASEAN, anunció el lanzamiento de una nueva caja de arena de moneda digital, en el que los bancos y las fintechs podrán crear y probar aplicaciones CBDC.

En otra parte, en mayo de este año, el Banco Central de Indonesia anunció que planeaba lanzar una CBDC y actualmente está evaluando qué plataforma usar. Esto se debe en parte a un aumento reciente en la actividad de la banca en línea: en abril, el banco informó que la frecuencia de las transacciones en las plataformas de banca digital aumentó un 60,3% interanual.

En la actualidad, el país prohíbe el uso de criptomonedas en transacciones, pero su comercio está permitido.

Mientras tanto, en junio, Tailandia adjudicó un contrato para desarrollar un CBDC a Giesecke + Devrient Currency Technology, una empresa alemana.

Además, el Banco Central del país ha colaborado con la empresa de blockchain ConsenSys con sede en Estados Unidos y la Autoridad Monetaria de Hong Kong en una CBDC transfronteriza.

Moneda virtual Bitcoin
REUTERS/DADO RUVIC - Moneda virtual Bitcoin
¿Una moneda digital panasiática?

Como sugiere el último ejemplo, el potencial disruptivo de las CBDC va más allá de las economías individuales.

Investigadores que trabajan en la Universidad de Kobe de Japón han publicado recientemente una serie de artículos que describen propuestas para una moneda común digital en todo el este de Asia.

Los autores argumentan que, dado que el dólar estadounidense sigue siendo la principal moneda de facturación comercial de la región, las economías asiáticas tienden a verse muy afectadas por la política monetaria estadounidense.

En este sentido, la introducción de una moneda común digital, basada en blockchain y emitida por bancos centrales individuales, podría servir para promover la integración y profundizar la cooperación dentro de los marcos multilaterales, así como proteger los derechos de las economías pequeñas y medianas.

El uso de blockchain, banca en línea y pagos digitales significa que no sería necesario emitir papel moneda, lo que hasta hace poco era un obstáculo principal para tal proyecto.

Si bien esta propuesta puede estar todavía en una etapa embrionaria, a la luz de los rápidos y significativos cambios que afectaron a los sistemas monetarios globales a raíz de la COVID-19, parecería prudente esperar lo inesperado hasta ahora.