PUBLICIDAD

Iberdrola

El TPLF reanuda los combates en la región etíope de Afar

Los rebeldes vuelven a realizar incursiones después de que se replegaran el pasado mes
refugiados-etiopia-conflicto

 -  

El Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) ha anunciado este martes el desarrollo unas operaciones militares “contundentes” en la región de norteña de Afar, contigua a la norteña de Tigray. Los rebeldes han asegurado que las fuerzas progubernamentales han intensificado los ataques contra sus posiciones en los últimos días. “Nos hemos visto obligados a emprender acciones contundentes para neutralizar la amenaza”, ha publicado en un comunicado oficial la Oficina de Asuntos Exteriores de Tigray en la red social Twitter. Asimismo, el TPLF ha asegurado que el Ejército de Tigray “no tiene previsto permanecer en Afar durante mucho tiempo ni desea que el conflicto se deteriore aún más”.

Estas operaciones son las primeras ofensivas militares después de que el pasado mes el líder del TPLF, Debretsion Gebremichael, anunciara la retirada de las milicias rebeldes hacia el norte de Etiopía, dejando libres las regiones de Amhara y Afar, en un intento de disminuir la tensión desde que comenzó la guerra civil en 2020. 
Según el comunicado oficial de las autoridades de Afar, los rebeldes tigrinos han tomado algunas localidades fronterizas y siguen combatiendo. “En un intento de compensar su derrota previa en Afar, las fuerzas del TPLF se han adentrado en Afar y están intensificando los combates en la provincia de Kilbatti Rasu”, se anuncia en el comunicado.

 etiopia-tigray

Estos últimos ataques se producen después de que el general del Ejército etíope, Abebaw Tadesse, asegurara en una entrevista televisiva que no iban a cesar las operaciones militares hasta que no eliminen al TPLF. “La guerra no ha acabado. Entraremos en Tigray para una segunda fase de operaciones y eliminaremos al enemigo”, afirmó Tadesse.

Los rebeldes justifican esta incursión militar por el previo hecho de que el Gobierno federal “provocara enfrentamientos como excusa para impedir el acceso de suministros humanitarios a la región”. Según el portavoz del TPLF, Getachew Reda, las autoridades de regionales de Afar impidieron el acceso de un convoy de 27 camiones de la ONU que debía romper con el bloqueo de suministros humanitarios al que está sometido Tigray, algo que ha ratificado la institución. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU señaló el pasado 14 de enero que la escalada del conflicto ha provocado que no llegue ningún convoy a Mekele, la capital de Tigray, desde mediados de diciembre.

 etiopia-conflicto-tigray

Desde Adís Abeba se culpa al TPLF de las últimas hostilidades y alerta a que los rebeldes tenían como objetivo “cortar la principal arteria de ayuda humanitaria a Tigray”. Estas declaraciones se producen cuando el TPLF acusa, a su vez, al Gobierno federal de haber estado atacando a civiles en unos supuestos ataques aéreos contra Tigray.

Según la agencia EFE, el general del Ejército, Yilma Merdassa, afirmó en una entrevista a la Agencia Etíope de Noticias que las tropas usan “tecnologías modernas y armas sofisticadas con las que definen “a quién y qué atacar para que los civiles no sean blanco de las operaciones”. El general aseguró también que las acusaciones sobre que las últimas ráfagas aéreas causaron víctimas civiles es un producto “propagandístico” del TPLF para engañar a la comunidad internacional.
Estos comentarios se produjeron después que la ONU señalara que más de 50 civiles murieron en unos ataques aéreos ordenados desde Adís Abeba, incluidas personas refugiadas. “Los recientes ataques han dejado varios civiles, incluidos niños, muertos y muchos más heridos”, señaló en un comunicado Unicef. 

tigray-etiopia-conflicto

Estos últimos sucesos tensan aún más la situación en la guerra civil de Etiopía que tuvo comienzo el pasado 2020 entre el Gobierno federal y el Frente Popular para la Liberación de Tigray. Esta guerra deja ya a más de cinco millones de personas que necesitan ayuda humanitaria en Tigray y en las regiones vecinas de Amhara y Afar, según los datos de la ONU, una situación que desde la institución se califica como “al borde del desastre humanitario”. Junto a ello, miles de personas han muerto a causa del conflicto y más de dos millones de personas tuvieron que desplazarse a otras regiones y países.

Mientras tanto, el comité Nobel recuerda al primer ministro etíope, Abiy Ahmed, que tiene “especial responsabilidad” en poder fin al conflicto en el país, ya que el primer ministro obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2019 por concluir la guerra con Eritrea.