El Tribunal de Arbitraje Deportivo revoca la sanción al Manchester City que le excluía de jugar en Europa

Desautoriza así a la UEFA, que había castigado al club inglés con no poder disputar competiciones europeas las dos próximas temporadas por incumplir el juego limpio financiero
Escudo del Manchester City en el Etihad Stadium

REUTERS/DARREN STAPLES  -   Escudo del Manchester City en el Etihad Stadium

El Manchester City podrá seguir disputando la Liga de Campeones los dos próximos cursos 2020-2021 y 2021-2022 gracias a la intermediación del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés), organismo que ha anulado la sanción previa que había impuesto la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA, por sus siglas en inglés) después de haber señalado al club inglés por violar las normas del ‘fair play’ financiero. 

El máximo órgano rector del fútbol europeo castigó a la entidad propiedad del jeque de Emiratos Árabes Unidos Mansour bin Zayed al-Nahyan con la expulsión de torneos europeos los dos próximos años tras haberla acusado de adulterar los ingresos financieros respecto a cuestiones publicitarias para elevar así su límite monetario de cara a poder fichar más jugadores. En este sentido, se inculpó al club de Manchester por disfrazar fondos de capital estatales como ingresos por patrocinios. El TAS (órgano de arbitraje que solventa disputas normativas en el mundo del deporte) indicó que el equipo ‘sky blue’ no había incumplido el juego limpio financiero que deben seguir todos los equipos y que las irregularidades financieras habían prescrito, en cualquier caso. La institución arbitral también disminuyó la sanción económica que había recibido la entidad ‘cityzen’ por esta cuestión, que en un principio era de 30 millones de euros y que ha quedado reducida a únicamente diez. 

Mansour bin Zayed al-Nahyan, propietario del Manchester City
AFP/ANDREW YATES - Mansour bin Zayed al-Nahyan, propietario del Manchester City

Sendas sanciones habían sido impuestas el pasado mes de febrero por superar entre 2012 y 2016 el límite financiero impuesto, una normativa y control financiero que la UEFA había establecido en 2011 para sanear las economías de las diferentes entidades futbolísticas continentales y que recoge que solo pueden gastar hasta cinco millones de euros más de lo que ingresen en un periodo comprendido de tres años. 

El TAS ha considerado que la sanción de la UEFA contra el City “debe ser anulada y reemplazada” porque gran parte de las irregularidades detectadas por el máximo organismo del fútbol europeo prescribieron o no se pudieron demostrar. La institución estima que el club inglés no camufló “fondos de capital” como “ingresos de patrocinadores”, pero sí cree que incumplió el artículo 56 de las regulaciones sobre licencias de clubes y ‘fair play’ financiero y que falló en la cooperación con las autoridades: “No era apropiado prohibir la participación del Manchester City en las competiciones de la UEFA por el hecho de que el club no colaborara con las investigaciones”, argumenta la sentencia, que añade que el auto completo con toda la argumentación de la reducción de la sanción contra el equipo dirigido por Pep Guardiola se publicará en unos días. El texto desvelado este lunes es breve y no detalla caso por caso las infracciones detectadas, haciendo de esta manera una evaluación general. 

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin
PHOTO/REUTERS - El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin

Esta decisión supone un alivio para el equipo inglés, ya que el no disputar la Champions League en los dos próximos años supondría un golpe económico duro para las arcas de una de las entidades más potentes en la actualidad en el plano del balompié europeo. 

El equipo del Etihad Stadium cuenta con el fuerte impulso financiero que le otorga el flujo de dinero llegado de Emiratos, desempeñando el papel de gran estandarte de la inversión emiratí en el fútbol internacional; pero el no poder jugar competición europea le habría restado músculo financiero para poder acometer contrataciones de jugadores y le habría quitado atractivo para los aficionados en general al no estar en el gran escenario que supone la máxima competición europea a nivel de clubes: la Champions League. Una competición que disputa cada temporada el City gracias a sus buenas actuaciones en la Premier League inglesa y que es el trofeo más preciado a nivel continental. 

Vista general del Etihad Stadium
REUTERS/PHIL NOBLE - Vista general del Etihad Stadium

La buena noticia podría confirmar definitivamente la continuidad del último proyecto del Manchester City dirigido desde los banquillos por el entrenador español Pep Guardiola, que esta temporada 2019-2020 busca hacerse por fin con el ansiado título de la Liga de Campeones (gran objeto de deseo del inversor emiratí desde su desembarco en 2008) después de haber ganado todo en la competición doméstica inglesa. A buen seguro, el que el City pueda seguir compitiendo en Europa valdrá para que los grandes jugadores de la plantilla, o aquellos por venir, sigan viendo atractivo el jugar para el equipo ‘sky blue’.