El uso de la inteligencia artificial en el ámbito militar

La inteligencia artificial optimiza y automatiza muchas de las misiones bélicas. Sin embargo, pueden ser fáciles de engañar si se conoce el funcionamiento del logaritmo
inteligencia-artificial-avance

 -  

El uso de la inteligencia artificial en nuestra sociedad ha experimentado un crecimiento exponencial en todos los ámbitos, tanto en la vida política y social, como en el terreno militar. En este último se ha demostrado que la inteligencia artificial es capaz de optimizar y automatizar muchas de las misiones bélicas. Sin embargo, no todo es positivo ya que esa misma eficiencia que se consigue a través del uso de algoritmos, puede ser fácil de engañar y de sufrir hackeos.

Para entrar un poco en materia, es preciso explicar cómo funciona este tipo de inteligencia. Independientemente del ámbito en el que se vaya a aplicar la Inteligencia Artificial (IA), la ejecución de su puesta en marcha sigue el mismo proceso: la IA combina grandes cantidades de datos que cuenten con un procesamiento rápido y algoritmos inteligentes. Esta combinación permite al software aprender automáticamente y automatizar los procesos. En este sentido, su principal diferencia con un programa informático es que no recibe órdenes para obtener un resultado, por lo que, al replicar un modelo cognitivo, se asimila más a la acción humana.

inteligencia-artificial

Por ello, la IA no ha tardado en instalarse en amplios sectores sociales y más específicamente en el terreno militar, donde ya es considerada como “una gran ventaja”. En Estados Unidos, por ejemplo, diversas áreas de sus Fuerzas Armadas cuentan con IA en el análisis de la información, la toma de decisiones, la autonomía de los vehículos, la logística y el armamento. En este aspecto, las Fuerzas Armadas emplean este tipo de vanguardia desde las tareas más rutinarias, hasta en el uso de drones. En este aspecto, la información que puede disponer es muy amplia y puede ayudar a la toma de decisiones. Junto a esto, se ha demostrado que los sistemas de software implementados en este ámbito ayudan a incrementar la seguridad de los soldados, son efectivos en la búsqueda y rescate de personas y son capaces de prevenir ataques enemigos, entre otras muchas más operaciones.

En este uso, destacan los programas estadounidenses Skyborg, NTS-3 y Golden Horde, utilizados por la Fuerza Aérea. En el caso de Skyborg, el programa trata de integrar sistemas de inteligencia artificial en vehículos aéreos autónomos no tripulados para que estos sean capaces de funcionar por sí solos, sin nadie al mando. Asimismo, investigan si pudieran integrarse con una formación de aviones tripulados y no tripulados que estén operativos. 

helicopter-apache
PHOTO/AFP - Helicóptero Apache

En el caso de NTS-3, es capaz de desarrollar nuevos receptores GPS que incorporan señales para comunicarse con las unidades militares, un ejercicio esencial en el campo de batalla. Por otra parte, el “Golden Horde” o Horda Dorada busca configurar un sistema armamentístico que se insertaría en bombas o misiles guiados, para que sean capaces de funcionar de manera conjunta con más armas. Así, un conjunto de armas contaría con la capacidad de compartir datos determinados, como la ubicación de los enemigos o de sus defensas.

De esta forma, las armas podrían reaccionar en tiempo real, reducir las defensas del enemigo y repartir tareas combativas, demostrando en esta misión una gran eficacia. 

estados-unidos-soldados
PHOTO/AP   - Sistema de defensa de misiles Patriot de EEUU

Otro ejemplo es China quien en el 2017 ya anunció su estrategia con este tipo de tecnología afirmando que sería empleada para “mejorar la competitividad nacional y proteger la seguridad nacional”. En este aspecto, en China, el empleo de la IA aumentó durante la pandemia de la COVID-19 para poder identificar a personas que estarían contagiadas por el virus. 

Asimismo, Putin afirmaba en una declaración que “quien se convierta en el líder de la esfera de la IA, dominará el mundo”. 

ejercito-soldados-china

A pesar de su efectividad y sus múltiples ventajas es notorio y a la vez una debilidad que cualquier persona que conozca como funciona el algoritmo puede inhabilitarlo o incluso hacer que se vuelva en contra de sus propietarios. Así lo demostró en un laboratorio chino en marzo del 2019 quien fue capaz de engañar a los sofisticados algoritmos de IA de los automóviles Tesla. En el proceso, consiguieron que los coches cometieran errores en la conducción autónoma lo que hizo saltar las alarmas en en Estados Unidos hasta tal punto que el entonces secretario de Seguridad, el general Mattis, afirmó que China le estaría sobrepasando en el desarrollo de la IA. 

A esto cabe sumarle el dilema moral que supone que armas militares no estén sujetas bajo órdenes humanas. En esta línea, la Unión Europea ya se posicionó al respecto tras emitir una pauta que afirmaba que “los sistemas autónomos letales deben estar sujetos al control humano”.