El vertido de petróleo de Israel ya afecta a toda la costa libanesa

Según el ministerio de Medio Ambiente de Israel, se derramaron "de decenas a cientos de toneladas de crudo”
Atalayar_Campo de gas natural Leviathan

PHOTO/REUTERS  -   Área de la costa de Haifa, Israel

Israel ha sufrido una de las mayores catástrofes ambientales de su historia tras un vertido de crudo a mediados de febrero en aguas del Mediterráneo que afectó a decenas de kilómetros de sus costas. Guila Gamliel, ministra de Protección Ambiental de Israel, declaró en una rueda de prensa que se habían realizado labores intensivas para dar con el navío culpable. Asimismo, compartió en Twitter que “después de que redujimos el número de sospechosos en el incidente, descubrimos que no se trata de un delito ambiental, sino de terrorismo ambiental”, sugiriendo de esta forma una intencionalidad nociva contra Israel tras el filtrado de petróleo crudo y detallando al buque responsable como “un barco pirata propiedad de una empresa libia que salió de Irán”.

Según la ministra, el barco libio de casi 20 años de antigüedad llamado Emerald, desconectó sus transmisiones justo antes de acercare a las aguas de Israel. Concretó que la embarcación partió de Irán apagando su sistema de identificación automática (AIS), el cual transmite su ubicación a otros barcos en el área. Posteriormente, encendió el AIS mientras atravesaba el Canal de Suez, y luego lo apagó nuevamente cuando se acercó a las costas de Israel. En su declaración precisó que el navío siguió su curso hasta un puerto de Siria, país aliado de Irán, para entregar su cargamento de petróleo antes de emprender su viaje de regreso. También se quiso destacar que Emerald, ingresó en dicha ruta al mar Mediterráneo por primera vez en ocho años.

Atalayar_Barco MV Helios Ray Israel Irán
AP/KATSUMI YAMAMOTO - Según la ministra, el barco libio de casi 20 años de antigüedad llamado Emerald, desconectó sus transmisiones justo antes de acercare a las aguas de Israel

Fuertes vientos y olas inusualmente altas sacudieron las costas durante estas fechas, provocando el vertido de toneladas de alquitrán a las playas, desde Rosh Hanikra, en el norte cerca del Líbano, hasta Ashkelon, en el límite de la franja de Gaza. El alquitrán también ha llegado al sur del Líbano, cuyas playas están afectadas a lo largo de kilómetros. Según el ministerio de Medio Ambiente de Israel, se derramaron "de decenas a cientos de toneladas de crudo”.

Dos meses después el vertido de petróleo identificado a mediados de febrero en aguas israelíes se ha extendido a casi toda la costa del país vecino Líbano después de que las corrientes marítimas empujasen en las últimas semanas el chapapote hasta el norte del país mediterráneo.

El director de Programas de la organización ecologista Greenpeace para Oriente Medio y el Norte de África, Julien Jreissati, informaba a EFE que "Ahora lo hemos visto en Batroun en el norte, en Chekka en el norte, en Aamchit en el norte, de modo que se puede asumir con certeza que ha alcanzado casi toda la costa libanesa". "Definitivamente con el tiempo la cantidad de chapapote se ha incrementado mucho porque las corrientes en nuestras orillas vienen del sur al norte, y más y más petróleo procedente del sur está viniendo hacia el norte, no como mancha de petróleo sino como bolas de chapapote", alertó Jreissati.