Elecciones en Estados Unidos: batalla reñida en los estados claves

La primera fase del escrutinio favorece a Trump y auguran un resultado muy ajustado. El candidato demócrata salió ante la prensa y simpatizantes: “Vamos a ganar estas elecciones, va a tomar tiempo, hay que ser pacientes”
Donald Trump remporte une importante victoire préélectorale avec la nomination de la juge Amy Coney Barrett à la Cour suprême

 -   Donald Trump y Joe Biden

Amanece en España y aún no se conoce el escrutinio final de las elecciones norteamericanas.

Los resultados que se han ido conociendo durante la madrugada dan una corta ventaja al candidato demócrata, Joe Biden, pero dejan ver que, a pesar de lo que vaticinaban las encuestas preelectorales, Donald Trump tiene bastantes posibilidades de conseguir una reelección. Pero el resultado final no se espera que se conozca hasta incluso varios días después de este 3 de noviembre.

A las doce y media de la noche (hora de EEUU), el candidato demócrata salió ante la prensa y simpatizantes: “Vamos a ganar estas elecciones, va a tomar tiempo, hay que se pacientes”.

Recuerdos de una vida como corresponsal

Según los recuentos el republicano Donald Trump ha conseguido 18 estados, incluidos Alabama (9), Arkansas (6), Idaho (4), Indiana (11), Kansas (6), Kentucky (8), Louisiana (8), Mississippi (6), Missouri (10), Nebraska (2), Dakota del Norte (3), Oklahoma (7), Carolina del Sur (9), Dakota del Sur (3), Tennessee (11), Utah (6), Virginia Occidental (5) y Wyoming (3). También se prevé que Trump retenga a Nebraska, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Utah, Virginia Occidental, Wyoming.

Por su parte, el demócrata Joe Biden ha asegurado California, que cuenta con 55 votos del colegio electoral, junto con Washington DC (3), Vermont (3), Delaware (3), Minnesota (10), Maryland (10), Colorado (9), Connecticut (7), Illinois (20),  Massachusetts (11), New Jersey (14), Nuevo México (5), Nueva York (29), Oregon (7) y Rhode Island (4).

Todos los ojos están puestos en tres estados: Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, los tres estados del “muro azul”, que perdió Hillary Clinton y que ahora se han vuelto vitales para que Joe Biden llegue a la Casa Blanca.

Los datos de las encuestas a pie de urna de todo Estados Unidos están dando una idea de las prioridades de los votantes y una indicación de cómo los diferentes grupos demográficos han emitido sus votos.

Las cifras se actualizan durante la noche estadounidense de las elecciones, pero las estimaciones actuales sugieren que la proporción del total de votantes que son blancos ha caído seis puntos porcentuales en 2016, sin dejar de ser el grupo más grande por etnia.

La proporción de votantes blancos que respaldan a Biden ha aumentado cinco puntos con respecto a la cifra de Hillary Clinton en las últimas elecciones, pero Trump sigue teniendo la mayor parte de este grupo, sugiere la encuesta preliminar.

Mientras tanto, Biden parece haber ganado apoyo entre los menores de 30 y los de mediana edad. Las encuestas a boca de urna se llevan a cabo en todo Estados Unidos por Edison Research y son una combinación de entrevistas el día de las elecciones y encuestas telefónicas, diseñadas para llegar a los votantes anticipados y ausentes.

Stephanie Williams, enviada especial para la misión de la ONU en Libia

El total de votos ha batido el récord y ha llevado a algunos expertos a predecir que las tasas de votación de estos comicios serán las más altas desde 1908. Antes del día de las elecciones, algo más de 100 millones de personas emitieron sus votos anticipados, por correo o en persone, según el US Election Project.

Los primeros centros de votación cerrarán a las 23:00 GMT, pero la votación concluirá oficialmente a las 06:00 GMT de el miércoles, cuando cierren las últimas juntas ubicadas en Alaska. 

"Creo que vamos a tener una gran noche", dijo Trump durante una aparición en Arlington, Virginia, al otro lado del río Potomac desde Washington, donde agradeció a los trabajadores de la campaña. “Pero es política y elecciones, y nunca se sabe”.

“Ganar es fácil. Perder nunca es fácil, no para mí no lo es”, agregó Trump.

Conferencia de Berlín sobre el conflicto libio en enero de 2020

Trump, que parecía algo cansado y admitió que su voz estaba "un poco entrecortada" después de pronunciar discursos en numerosas manifestaciones estridentes en los últimos días de la campaña, dijo que aún no estaba pensando en hacer un discurso de concesión o un discurso de aceptación. 

El candidato demócrata viajó a su lugar de nacimiento para pasar la noche electoral, en Scranton, en el estado de Pensilvaina. Hablando con un par de docenas de voluntarios que usaban un megáfono, Biden regresó a algunos de los temas familiares de su campaña, prometiendo unir a los estadounidenses y "restaurar la decencia y el honor básicos en la Casa Blanca".