Elecciones generales del Reino Unido 2019: análisis de resultados

¿Cuáles son las razones del triunfo de Johnson? ¿Qué ocurrirá en el futuro más inmediato?
El primer ministro británico, Boris Johnson, ha revalidado su mandato con una mayoría aplastante

AFP/BEN STANSALL  -   El primer ministro británico, Boris Johnson, ha revalidado su mandato con una mayoría aplastante

Una campaña electoral amargamente divisoria ha conducido a un resultado claro: una mayoría significativa para Boris Johnson de alrededor de 80 escaños, el mejor resultado para el Partido Conservador desde las elecciones generales de 1987. Boris Johnson ahora se sentirá con la suficiente confianza como para asegurar que la Cámara de los Comunes aprobará el proyecto de ley que permitirá al Reino Unido abandonar la Unión Europea y “llevar a cabo el Brexit” el 31 de enero de 2020 tal y como había prometido durante la campaña de las elecciones generales.

¿Qué ha ocurrido? 

La ventaja de dos dígitos que daban las encuestas a Boris Johnson sobre Jeremy Corbyn al final de la campaña electoral se tradujo en las urnas, con un 43% de los votos previstos para el Partido Conservador, frente a un 32% para el Partido Laborista. Mientras Boris Johnson se dirige hoy al número 10 de Downing Street para formar un nuevo gobierno, cabe destacar que las Elecciones Generales de 2019 concluyen más con la caída del voto del Partido Laborista que con cualquier aumento significativo del voto del Partido Conservador, aunque sigue representando un logro significativo para un líder que ha creado tantos opositores y enemigos dentro y fuera de su partido. 

Boris Johnson ha tenido éxito al derribar el “muro rojo” de los escaños históricamente ocupados por el Partido Laborista en Midlands, Yorkshire, North East, North West y Gales, apoyándose en el significativo voto “leave” de muchos de estos escaños y en una mayor familiaridad (y cautela) entre el electorado hacia Jeremy Corbyn. Escaños como los de Great Grimsby y Bishop Auckland han sido ocupados por el Partido Laborista durante generaciones, pero Boris Johnson ha logrado convencer a un número suficiente de votantes de que “llevar a cabo el Brexit” es una prioridad mayor que poner fin a la austeridad (o incluso a la renacionalización total de la economía británica). Tres líderes del Partido Laborista han fracasado sucesivamente en cuatro campañas de elecciones generales, sin conseguir acercarse siquiera a la mayoría gobernante. Habrá una presión significativa sobre Jeremy Corbyn para que establezca rápidamente un calendario para la transición a una nueva dirección, más allá de su compromiso de la noche a la mañana de no encabezar la candidatura del Partido Laborista en las próximas elecciones. 

El líder del Partido Laborista y de la oposición británica, Jeremy Corbyn
REUTERS/HANNAH MCKAY - El líder del Partido Laborista y de la oposición británica, Jeremy Corbyn

En el corto plazo, Boris Johnson cuenta ahora con una mayoría que le dará la confianza para conducir el proceso del Brexit y sobrevivir durante cinco años en el Parlamento. Sin embargo, surgen dudas de si se ha producido una reorganización a largo plazo del electorado, ya que el Partido Laborista ha perdido el vínculo histórico que tenía con un número significativo de votantes que se traducía en una base de escaños fiable, ahora representada por parlamentarios del Partido Conservador por primera vez en la historia. La catastrófica caída del Partido Laborista en Escocia en la última década será una buena lección para el partido en Inglaterra y Gales de que una vez se rompe el hábito de votar al Partido Laborista, es muy difícil restablecer el vínculo. 

Después de haber obtenido una mayoría basada en gran medida en captar el voto a favor de la salida y en la capitalización del voto del “vamos a terminar con esto”, Boris Johnson se enfrenta ahora a un reto político muy importante para poner en valor cualquier beneficio económico del Brexit y convencer al electorado de que su manifiesto de cautela y seguridad ante todo puede convertirse en algo más ambicioso en los años venideros. Todavía no está claro si hay algo cercano a una perspectiva política definitoria que pueda describirse como “Johnsonismo”, pero con una mayoría de trabajo significativa Boris Johnson tiene ahora los votos y el capital político para intentar forjar una identidad que vaya más allá de la tarea increíblemente desafiante de lograr la salida total del Reino Unido de la Unión Europea.

El primer ministro conservador Boris Johnson consiguió una amplia victoria electoral, lo que abre el camino para que Reino Unido abandone finalmente la Unión Europea el próximo mes, tras años de estancamiento político
AFP/NIKLAS HALLEN - El primer ministro conservador Boris Johnson consiguió una amplia victoria electoral, lo que abre le brinda una cómoda mayoría en la Cámara de los Comunes
¿Qué implica esto para el Brexit? 

Con la unidad del Partido Conservador en el Parlamento, ahora existe una mayor seguridad que el Reino Unido abandonará la Unión Europea el 31 de enero de 2020. Con una sólida mayoría y una cohorte de diputados del Partido Conservador que firmaron un compromiso de llevar a cabo el Brexit en los términos negociados por el primer ministro, junto con el capital político acumulado por Boris Johnson al regresar al gobierno, el proyecto de ley de la Unión Europea (Acuerdo de salida), que se interrumpió en octubre, será reintroducido rápidamente en la Cámara de los Comunes y aprobado en poco tiempo. 

Para los partidarios de “remain”, la incapacidad para movilizar una alianza para la permanencia en la UE en las elecciones generales significa que la oportunidad de frenar el Brexit o moderar los términos de salida ha desaparecido. La próxima batalla será garantizar que el Reino Unido mantenga una estrecha relación económica con la UE a través de un acuerdo comercial que vaya más allá de los meros detalles que el primer ministro probablemente tenga tiempo de acordar dentro de la muy estrecha ventana que se ha impuesto a sí mismo, que termina en diciembre de 2020. Hasta ese momento, el Reino Unido tendrá, a todos los efectos económicos, unas condiciones comparables a las de un Estado miembro de la UE, sujeto a los tribunales europeos y con pleno acceso al mercado único y a la unión aduanera, pero sin un papel político ni un estatuto formal de toma de decisiones en ninguna de las instituciones europeas. Muchos seguirán temiendo que la profundidad y complejidad de lograr un acuerdo comercial ambicioso no pueda lograrse en el tiempo que el primer ministro ha afirmado que necesitará, lo que conducirá a temores de que en diciembre de 2020 se produzca una salida efectiva “sin acuerdo”. 

Es muy posible que tras abandonar la Unión Europea el 31 de enero de 2020, el primer ministro empiece realmente a soportar un gran peso político, ya que incluso algunos diputados del Partido Conservador cuestionan la lógica de proceder a ese ritmo para conseguir un acuerdo comercial con la UE en cuestión de unos cuantos meses. Muchos creen que será decepcionante, pero Johnson se verá reforzado y, quizás, incluso se le ofrezca cierta flexibilidad por la amplia mayoría de la que disfruta.

El tráfico pasa por un cartel de la frontera de Brexit en la carretera de Dublín Co Armagh, entre Newry, en Irlanda del Norte, y Dundalk, en la República de Irlanda
AFP/PAUL FAITH - El tráfico pasa por un cartel de la frontera de Brexit en la carretera de Dublín Co Armagh, entre Newry, en Irlanda del Norte, y Dundalk, en la República de Irlanda
¿Qué pasará a partir de ahora? 

El foco actualmente se encuentra en el plazo que el Gobierno se ha comprometido a cumplir para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el 31 de enero de 2020. El proyecto de ley de la Unión Europea (Acuerdo de salida) se presentará ante el Parlamento poco después del discurso de la Reina, que tendrá lugar el jueves 19 de diciembre, y se espera que se celebre al menos una votación en segunda lectura antes de que la Cámara de los Comunes se levante para el receso de Navidad, por lo que en enero se tendrán que cerrar las últimas etapas del proyecto de ley y cualquier legislación técnica asociada. 

El discurso de la Reina será seguramente ligero debido a la cercanía con respecto al último evento (octubre de 2019) y la naturaleza más bien reducida del manifiesto del Partido Conservador. Suponiendo que se alcance el Brexit el 31 de enero de 2020, Boris Johnson se enfrenta al importante reto de llevar al país más allá del Brexit para establecer una agenda de política interna más sustancial. Ya ha dejado claro que en sus primeros 100 días en el cargo como gobierno mayoritario se iniciará una revisión estratégica de los gastos de defensa, legislación sobre un sistema de inmigración basado en puntos, una reforma de las sentencias y un presupuesto de “recorte de impuestos” en febrero de 2020, que también se espera desbloquee la financiación adicional prometida de 33 000 millones de libras esterlinas para el Servicio Nacional de Salud y aumente los límites actuales de préstamos para financiar la inversión en infraestructuras. 

Sin embargo, todas estas ambiciones se situarán en el difícil contexto de los intentos de negociación sobre la futura relación comercial entre el Reino Unido y la UE, probablemente dirigida por Michael Gove, después del 31 de enero de 2020. El Partido Laborista cambiará su enfoque de campaña para atacar la cuestión de fondo de las negociaciones del Gobierno con la UE (y el hipotético futuro acuerdo comercial con EE. UU.), pero la capacidad de la oposición para sacar provecho político del apretado calendario que Boris Johnson se ha fijado dependerá en gran medida del resultado de la pelea por la dirección del Partido Laborista que se espera en los próximos meses. Si el Partido Laborista puede elegir a un líder más creíble políticamente que Jeremy Corbyn, Boris Johnson tendrá una presión considerable para acelerar exponencialmente los beneficios prometidos del Brexit y tendrá que trabajar muy intensamente para mantener durante los próximos cuatro o cinco años la confianza de los votantes que recientemente han cambiado su voto hacia el Partido Conservador y que le otorgan escaños con escaso margen de votos.

Diagrama que muestra lo que podría suceder después en el proceso Brexit
AFP/AFP - Diagrama que muestra lo que podría suceder después en el proceso Brexit
Calendario 

• Se espera una pequeña reorganización del Gabinete en los próximos días para cubrir las vacantes actuales y se espera una reorganización más completa después del 31 de enero. 

• El primer ministro ha confirmado que llevará de nuevo el proyecto de ley de la Unión Europea (Acuerdo de salida) al Parlamento antes de Navidad. La Reina lo anunciará en su discurso el jueves 19 de diciembre (junto con otros actos legislativos prioritarios). 

• Se espera al menos una votación sobre el proyecto de ley de la Unión Europea (Acuerdo de salida) antes de que la Cámara de los Comunes pare por Navidad. 

• El Reino Unido abandonará (legalmente) la Unión Europea a las 23:00 horas del 31 de enero de 2020, entrando en un período de transición/ejecución del Brexit que expira el 31 de diciembre de 2020. 

• Se espera que Sajid Javid permanezca en el cargo de ministro de Hacienda y anunciará el presupuesto en febrero (fecha final aún no confirmada). 

• El Reino Unido debe notificar a los líderes europeos antes de julio de 2020 si el Gobierno va a solicitar una prórroga del período de transición/ejecución, algo que el manifiesto del Partido Conservador descarta explícitamente.

• El Reino Unido deja por defecto el período de transición/ejecución hasta el 31 de diciembre de 2020, con o sin acuerdos comerciales (en este último caso, el Reino Unido y la UE volverían a aplicar las condiciones comerciales básicas de la "OMC", es decir, un Brexit "sin acuerdo").