PUBLICIDAD

Iberdrola

Elia Suleiman, primer palestino galardonado por la Academia Europea de Cine

La práctica totalidad de su producción cinematográfica está dedicada a su propia peripecia personal, familiar y la del exilio del pueblo palestino
elia-suleiman-director-cine

AFP/ALBERTO PIZZOLI  -   El director de cine y actor palestino Elia Suleiman posa durante un photocall después de ganar el 25 de mayo de 2019 el Premio Especial del Jurado por su película "Debe ser el cielo" durante la ceremonia de clausura de la 72ª edición del Festival de Cine de Cannes

La Academia Europea de Cine ha concedido su galardón más prestigioso, que premia la trayectoria de toda una vida profesional, al director  Elia Suleiman, de quién destaca “su impresionante dedicación a la cinematografía”. En los 35 años que la Academia organiza los Premios Europeos de Cine ésta es la primera vez que un cineasta palestino consigue el codiciado trofeo al mejor director.

Nacido en 1960 en Nazaret, Elia Suleiman es hijo de un resistente de la guerra frente al naciente Estado de Israel en 1948. A los 17 años logró exiliarse en Londres, y entre 1981 y 1993 se trasladó a vivir a Nueva York. En la capital de los rascacielos empezó a realizar sus primeros cortometrajes al tiempo que trabajaba como conferenciante en varias universidades norteamericanas.

En 1994 la Comisión Europea le encargó la creación del Departamento de Medios y Producción Audiovisual de la Universidad de Birzeit, ciudad palestina cercana a Ramalá, la capital en la que se asienta la Autoridad Palestina. En 1996 dirigió su primer documental, “Crónica de una Desaparición”, en la que contaba la historia de su propia familia. El film logró el primer galardón del Festival de Cine de Venecia. Desde entonces, y tras fijar su residencia permanente en París, se ha adentrado por los caminos de la comedia negra, y en las que invariablemente él interpreta el papel de su propio personaje.

Su película más reciente, “Eso Debe Ser el Paraíso” (2019), describe su peripecia de abandonar Palestina, en busca de un nuevo hogar en el que asentarse en el mundo. Es un film satírico, en el que parodia uno tras otro los países en los que ha vivido. Presentado en el Festival de Cannes, ganó la Mención Especial del Jurado, además del Premio de la Crítica.

El actual galardón de la Academia Europea es la consagración de su reconocimiento como uno de los grandes directores actuales, algo a lo que ya se había anticipado el Instituto Cinematográfico de Doha, que le ha nombrado su director artístico. Previamente también había conseguido el Premio Príncipe Claus de Países Bajos, así como el Henri-Jeanson, instaurado en memoria de uno de los mejores guionistas de cine franceses, y que concede la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos (SACD).

Sea con sus cintas documentales, dramáticas o de comedia negra, Elia Suleiman siempre introduce apuntes y tramas en las que señala la tragedia del pueblo palestino, atenuadas con importantes dosis de humor, negro naturalmente.