PUBLICIDAD

Iberdrola

Elika Jouibari: “Estamos esperanzados de que vamos a acabar con el régimen iraní”

La activista iraní pasó por los micrófonos de ‘De Cara al Mundo’ para explicar la situación que atraviesa el país en plena “revolución del velo”
Elika Jouibari

PHOTO/ATALAYAR  -   La activista iraní Elika Jouibari

En la última entrega de ‘De Cara al Mundo’, en Onda Madrid, contamos con la participación de Elika Jouibari, estudiante y activista iraní, quien habló sobre las protestas en Irán tras la muerte bajo custodia policial de la joven kurda Mahsa Amini por llevar mal puesto el velo, que ha desembocado en la denominada “revolución del velo”.

Pregunta: ¿Las protestas pueden acabar con el régimen de los ayatolás? 

Repuesta: Está claro que desde la muerte de Mahsa Amini hemos visto protestas que han ido siguiendo y siguiendo durante estos meses. Nunca antes habíamos vivido esta situación, por lo que podemos decir que estamos esperanzados de que va a pasar algo y de que vamos a acabar con el régimen. 

P: Elika, cuéntanos tu historia. Son tus padres los que tienen que emigrar, que salir de Irán, ¿por qué? 

R: Sí. Primero vino mi padre porque quería ir a otro país, pero acabó en España. Al cabo de los años, se casó con mi madre y mi madre vino a Madrid. Finalmente nos quedamos aquí. Nosotros vamos a Irán cada verano para ver a nuestra familia, porque todos están allí. Pero, claro, desde que empezaron estas protestas y yo empecé a hacer entrevistas con diferentes medios… lógicamente no voy a poder volver. 

P: ¿Temes que haya represalias contra vuestra familia en Irán? 

R: Sí, por eso, si cuento algún testimonio personal, no doy datos de los nombres o de la ciudad en concreto, porque me da miedo que les ocurra algo. Aquí no me va a pasar nada, pero si estuviera allí, ya no estaría viva. 

P: ¿Por qué motivo se marchó tu padre de Irán? ¿No estaba de acuerdo con el régimen? 

R: Como todo iraní que emigra, no estaba de acuerdo con las condiciones políticas de su país. En sociedad, los ciudadanos que viven allí son felices, lo único que destroza sus vidas son precisamente estas condiciones. Por eso buscan una vida mejor fuera. 

P: volviendo a la primera pregunta, ¿de verdad creéis que, a pesar de que el régimen controla todos los resortes del poder, las protestas pueden acabar con él? 

R: Creo que con todos los muertos que ha habido en estos meses y con todas las protestas diarias que se están produciendo, las autoridades están aterradas de sus propios ciudadanos. Las protestas no van a acabar hasta que cumplan con su objetivo, que es derrocar el régimen. 

P: ¿Tienen los ciudadanos la capacidad necesaria o creéis que, en el seno del poder, en el Ejército o algún otro estamento, se puede producir un cambio? 

R: Quiero pensar que no. Una de las razones por las cuales no han desplegado todavía al Ejército en las manifestaciones es porque temen que este esté a favor de los manifestantes. Por ese motivo contratan a gente de otros países para que maten a la gente en las protestas. 

P: ¿De qué países? ¿A qué gente contratan? 

R: Pues, por ejemplo, de Afganistán. A uno de ellos, mientras huía de los protestantes, se le cayó la cartera y su tarjeta de identidad era de allí. 

P: ¿Qué te cuentan las personas que están en Irán? ¿Han superado el miedo? Los últimos asesinatos en el metro, ¿pueden ser un escarmiento o buena parte de los iraníes ya están dispuestos a acabar con este régimen? 

R: Como hemos visto, el tiroteo que ha habido en el metro ha sido un símbolo de valentía por parte de los protestantes. Una señora ha grabado el suceso, arriesgando su vida por ello. Los protestantes se están acostumbrando a lo que está pasando, y tristemente está habiendo un montón de muertos, pero para conseguir algo tienen que seguir. Por eso no se rinden. 

P: ¿Cuántos muertos pensáis que ha producido la represión de las protestas? 

R: Más de 1.000. 

P: Se habla de 200… 

R: Sí, pero la mayoría no los cuentan. Dicen que se han suicidado o que les ha dado un ataque cardíaco.

P: Cuando hablas de que una mujer se atrevió a grabar un vídeo en el metro, ¿ese vídeo cómo sale luego de Irán? ¿Hay apoyo exterior para que ese tipo de imágenes e informaciones puedan salir del país? 

R: Mucha gente ha estado grabando vídeos en las protestas y después ha sido detenida. En ese caso, esta mujer ha mandado el vídeo al exterior a unos medios extranjeros que se encargan de publicar todos estos vídeos. Como he dicho antes, se arriesga, pero tiene que hacerlo para que el resto del mundo vea lo que está pasando.

P: ¿Cómo salen esos vídeos al exterior? 

R: Salen difícilmente, porque como sabemos, el internet ahora funciona muy mal. Es verdad que se ha cortado, pero hay una conexión mínima que permite que se compartan estos vídeos y que lo veamos nosotros.

P: Elika, además de las cuestiones políticas, tenemos noticias de que las condiciones de vida en Irán son precarias desde hace años. En la zona sur hay muchos pueblos y ciudades sin agua corriente, hay restricciones de electricidad. Incluso la gasolina está racionada, los jóvenes en las universidades están cansados de la represión… ¿cómo es la vida allí? 

R: Lo que todo el mundo piensa es que todas estas protestas solo se hacen por la libertad de no llevar el velo. Pero, como has explicado, no es solo por el velo, sino por todas estas condiciones de vida que no permiten que la gente viva dignamente. Hablando, por ejemplo, de la gasolina, estos últimos tres días se está haciendo una huelga general en todo Irán por las protestas que hubo en 2019 por la subida del precio de la gasolina. Se quiere hacer un recordatorio por los 1.500 muertos que hubo en esos tres días de protestas.

P: ¿La oposición política tiene oportunidades? Algunos dicen: “bueno, cae el régimen de los ayatolás, ¿pero después qué?”. 

R: Es lo que todo el mundo se pregunta. Nadie sabe qué va a pasar.

P: Habría que evitar que se produjera un vacío de poder que pueda ser utilizado por bandas criminales u otro tipo de circunstancias que puedan sumir en el caos a Irán como ha ocurrido, por ejemplo, en Libia, ¿no? 

R: Se habla del hijo del antiguo rey, del Sha [Reza Pahlaví II]. Creo que sería él o incluso la activista Masih Alinejad, que ahora vive en Estados Unidos y ha apoyado desde hace muchísimos años la destrucción del régimen.