Embajador de Arabia Saudí: “El Reino ha dado un valeroso paso hacia el cambio”

Con motivo de la presidencia del país del golfo Pérsico en el G20, Mansour Bin Khalid Al Farhan Al-Saud ha presentado la agenda de su país para este encuentro internacional y su Plan Visión 2030
Su Alteza el Príncipe Mansour Bin Khalid Al Farhan Al-Saud, embajador del Reino de Arabia Saudí ante el Reino de España y Manuel Alabart, secretario general de INCIPE y vicepresidente de Técnicas Reunidas Internacional

PHOTO/ATALAYAR  -   Su Alteza el Príncipe Mansour Bin Khalid Al Farhan Al-Saud, embajador del Reino de Arabia Saudí ante el Reino de España y Manuel Alabart, secretario general de INCIPE y vicepresidente de Técnicas Reunidas Internacional

“El Reino de Arabia Saudí es, indudablemente, el país musulmán más importante en el mundo”. Con estas palabras de Manuel Alabart ha arrancado, este martes, el desayuno de trabajo que se ha celebrado en el salón de actos de INCIPE -Instituto de Cuestiones internacionales y Política Exterior-. Es miembro, y presidente durante este 2020, del G20, foro internacional económico que reúne entre todos sus integrantes a dos tercios de la población mundial y representa el 85% del PIB global.

Alabart, quien fuera embajador de España en Arabia Saudí hasta mediados del año 2009, ha sido el encargado de realizar las presentaciones correspondientes a la temática que se ha abordado durante el encuentro, cuyo protagonista ha sido el embajador de Arabia Saudí en España, Su Alteza el Príncipe Mansour Bin Khalid Al Farhan Al-Saud.

“Desde mi salida como embajador en Arabia Saudí en 2009, el país ha llevado a cabo una transformación sin precedentes”, ha declarado Alabart. En esta línea, ha señalado que la que se considera la nueva Arabai Saudí está demostrando una capacidad de apertura y voluntad de cambio que, sin duda, tiene como principal objetivo asegurar el futuro de las generaciones venideras.

Tras estas declaraciones del funcionario español, ha tomado la palabra el embajador saudí. “Nos encontramos en una etapa de gran incertidumbre económica en la que es imperativo promover férreos canales de cooperación multilateral. De esta forma, y mediante consenso, deben afrontarse los principales desafíos globales”, ha advertido. De acuerdo con el diplomático saudí, la presidencia del Reino del G20 brinda una oportunidad única para poner en común los principales y más urgentes asuntos en la agenda internacional bajo el paraguas de la integración y la diversidad.

Los objetivos de Arabia Saudí durante su presidencia

El Reino de Arabia Saudí, en el desempeño del liderazgo del G20 para los próximos meses, establece tres objetivos de máxima prioridad e importancia. En primer lugar, el empoderamiento de la sociedad, con especial hincapié en el sector juvenil y femenino, que, a día de hoy, y como ejemplo, supone en el país el 70% de la población. Así, se pretende impulsar la creación de oportunidades para estos colectivos en todos los sectores de la economía. En segundo lugar, salvaguardar los recursos naturales de la población, tratando la seguridad alimentaria e hídrica, el cambio climático, la preservación del medioambiente y el fomento de las energías sostenibles. En tercer lugar, Arabia Saudí aspira a “rediseñar las fronteras”, es decir, favorecer entre los estados el intercambio de soluciones y tecnología y las asociaciones entre aliados estratégicos, con los que elaborar planes de consenso para los retos actuales.

Todo esto, de acuerdo con las palabras del embajador, está en sintonía con el plan saudí Visión 2030, descrito como un mapa de ruta ambicioso pero factible, tanto para Arabia Saudí como para la generalidad de la esfera internacional.

“Nos encontramos en un momento socioeconómico crucial. Debemos poner todos nuestros esfuerzos en potenciar los recursos y actividad que se ofrece a la población”, ha asegurado el diplomático saudí. “Las mujeres, por ejemplo, han pasado de ser un colectivo desfavorecido a ser la prioridad de la Visión 2030 en el ámbito laboral, educativo, exposición social y puestos de liderazgo”, ha agregado. De este modo, Arabia Saudí pretende fomentar la creación de puestos de trabajo, el impulso de una sociedad empoderada y la captación de inversión extranjera.

Los nuevos sectores prioritarios: turismo y entretenimiento

Durante la presentación de la estrategia saudí para la agenda del G20 y su Visión 2030, el embajador ha recalcado la nueva perspectiva económica que ha adoptado su país. Arabia Saudí busca la diversificación de su economía y la reducción de la dependencia del petróleo. Para ello, se apuesta ahora por potenciar el sector del turismo, considerado como el mejor medio para potenciar el desarrollo socioeconómico.  

En los últimos años, el Reino se ha abierto por completo al turismo extranjero. En este sentido, destaca la nueva política implementada para la tramitación de visados, que, desde el pasado año, puede realizarse directamente online a través de un sencillo proceso. “Consideramos que el turismo junto con el entretenimiento, como muestra nuestra Visión 2030, es la clave para el desarrollo de una economía globalizada como la saudí. El turismo hacia Arabia Saudí no solo fomenta el intercambio cultural en un mundo interconectado, sino que también supone un atractivo nicho de inversión extranjera. El inversor español podrá comprobar la potencialidad del sector de infraestructuras turísticas que actualmente está en auge”, ha explicado el diplomático saudí. 

Vista aérea de la roca del elefante en el desierto de Ula, Arabia Saudí
AFP/FAYEZ NURELDINE - Vista aérea de la roca del elefante en el desierto de Ula, Arabia Saudí

En el transcurso de sus declaraciones, el embajador ha querido resaltar cómo su país se está abriendo también a la inversión extranjera, facilitando los procesos de llegada de empresas españolas y garantizando la seguridad de las inversiones saudíes. Todo esto gracias al avance tecnológico y la digitalización del Reino.

Actualmente, más de treinta empresas españolas ya se encuentran operando en Arabia Saudí, destacando Acciona, Indra o Navantia.

Visita a Cádiz

El embajador ha aprovechado el encuentro y su temática para hacer balance de su viaje a Cádiz. El Reino ha firmado con la empresa española Navantia la construcción de cinco nuevas corbetas para la Marina saudí, así como de los pabellones que albergarán la residencia de los futuros tripulantes en la fase de pruebas de mar. El embajador encabezó la pasada semana una delegación que visitó el astillero de San Fernando y el arsenal de la Carraca.

En una entrevista para el medio local, el Diario de Cádiz, que tuvo lugar en la Dirección de Navantia, el diplomático saudí calificó de “muy positivas” sus impresiones sobre la primera fase del proyecto, según recoge la entrevista con dicho medio. El contrato con la naviera supone un ingreso de 1.800 millones de euros y la creación de 6.000 puestos de trabajo e incluirá también formación y transferencia de ‘know-how’.

Vista general de un astillero de Navantia
AFP/MIGUEL RIOPA - Vista general de un astillero de Navantia

La jornada ha concluido con el apoyo del embajador a la relación de colaboración con España, destacando el gran abanico de posibilidades que se abre ante ambos en una relación que tiene más de 70 años, y recalcando que Arabia Saudí es, hoy en día, “una tierra de oportunidades”.