Emiratos Árabes Unidos crea una base de datos para combatir el blanqueo de dinero

Los Emiratos Árabes Unidos ha avanzado en sus esfuerzos nacionales para luchar contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo 
Emiratos Árabes Unidos  PHOTO/WAM

PHOTO/WAM  -   Emiratos Árabes Unidos

Los Emiratos Árabes Unidos ha creado una base de datos de propietarios beneficiarios de empresas y otras entidades que podrían estar canalizando fondos de forma ilícita, en un paso más del país del Golfo que, como centro de negocios y comercio de lujo, ha atraído capitales de dudosa procedencia. 

Según un comunicado del Gobierno emiratí, la base de datos servirá de referencia para agencias de seguridad y otros cuerpos que investigan delitos financieros y mejorará la cooperación internacional para rastrear el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.  

La base de datos también servirá para reforzar la cooperación internacional facilitando las solicitudes de intercambio de información por parte de otros países para combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

El beneficiario efectivo es la persona que posee o controla una empresa directa o indirectamente al poseer más del 25 % de los derechos de propiedad de la empresa y el 25 % o más del poder de voto de la empresa, manteniendo la capacidad de contratar o despedir a la mayoría de los miembros del consejo de administración.

El pasado febrero, el Gobierno emiratí aprobó el establecimiento de la Oficina Ejecutiva de Lucha contra el Lavado de Dinero y la Lucha contra el Financiamiento del Terrorismo (ALD/CFT), que supervisa la implementación de unos programas nacionales de reformas diseñados para fortalecer el sistema contra los delitos financieros en Emiratos.

Los esfuerzos de las autoridades empezaron en 2018, con la aprobación de una ley contra el blanqueo de capitales, pero según algunos informes independientes los resultados están aún lejos de ser los deseados debido a la aplicación de las normas.

En un informe de abril de 2020, el organismo intergubernamental Financial Action Task Force (FATF), integrado por 37 países y organizaciones internacionales, recomendó a EAU cerrar los huecos existentes en los mercados inmobiliarios y de metales preciosos que podían ser explotados para blanquear capitales.