Emiratos acusa a los medios de comunicación de Qatar de socavar los esfuerzos para resolver la crisis 

Cerrar Al-Jazeera está entre las 12 exigencias que hacen Arabia Saudí y sus aliados a Qatar para terminar con el bloqueo 
Emiratos acusa a los medios de comunicación de Qatar de socavar los esfuerzos para resolver la crisis 

PHOTO/REUTERS  -   El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash

El Consejo de Cooperación del Golfo celebrará su cumbre anual el próximo 5 de enero de 2021, casi un mes después de lo previsto, en medio de las conversaciones que mantienen varios de sus miembros enfrentados desde 2017 en un conflicto diplomático que podría ver su final en esa cita. 

El martes, sin embargo, el ministro de Estado y Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, acusó a los medios de comunicación qataríes de "socavar" los esfuerzos en curso para poner fin a la crisis entre Doha y varios de sus vecinos. 

Gargash no especificó a qué medio de comunicación se refería, pero sus comentarios llegaron el día después de que un reportero de una estación de televisión qatarí de Al-Jazeera informara que su teléfono y los de docenas de sus colegas habían sido hackeados. Una investigación de expertos en Canadá, en la que se basó el periodista, dijo que los países de la región podrían estar detrás de la piratería informática. 

"La atmósfera política y social en el Golfo Árabe va encaminada a poner fin a la crisis política y hacia la mejor vía para garantizar el compromiso de Doha con cualquier acuerdo que vaya en beneficio de la región", manifestó a través de su cuenta de Twitter, sin apuntar a ningún medio en concreto. 

En Twitter, el ministro emiratí saludó el "clima social y político en el Golfo" como propicio para poner fin a la crisis con Qatar, pero, añadió que "las plataformas mediáticas qataríes parecen decididas a socavar cualquier acuerdo. Es un fenómeno extraño y difícil de explicar". 

REUTERS/NASEEM ZEITOON  -   Sede de Al Jazeera Media Network en Doha, Qatar
REUTERS/NASEEM ZEITOON  -   Sede de Al Jazeera Media Network en Doha, Qatar
Al-Jazeera en el punto de mira 

Uno de los elementos que explican estas disputas es el gigante qatarí Al-Jazeera, un medio de comunicación cuyas informaciones han suscitado continuos roces con sus países vecinos. En 2017 Arabia Saudí, Emiratos, Egipto y Bahréin bloquearon el acceso por internet a varios medios de comunicación qataríes.  

Entre la lista de peticiones impuesta por estos países para levantar el veto está la cadena, no obstante, Qatar, niega las acusaciones de apoyar los movimientos islamistas y alimentar los disturbios en la región a través de sus medios de comunicación.  

Qatar se ha mostrado dispuesto a negociar, pero rechaza la capitulación que le exigen y que incluye, entre otras cosas, el cierre de la cadena de televisión, así como de dejar de financiar otros medios de comunicación, entre ellos Arabi21, Rassd, Al-Araby al-Jadeed y Middle East Eye

El documento especifica que tanto Al-Jazeera como todos sus afiliados deben cerrarse. Al-Jazeera, con más de 20 años, es uno de los canales satelitales árabes con más audiencia. Su señal por satélite y el acceso vía internet a todos los canales de la cadena, incluidos los deportivos han sido bloqueados por los Gobiernos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto. Acusan desde hace tiempo a la cadena de proporcionar una plataforma para los movimientos islamistas y las discrepancias en la región, acusaciones que la cadena niega. 

La cadena calificó en 2017 de "intento desesperado de silenciar los medios de comunicación libres" y de reducir la libertad de opinión y prensa en Oriente Medio. El grupo de comunicación divulgó una declaración escrita en la que se reafirma en su intención de seguir trabajando "sin ningún tipo de restricciones por parte de gobiernos o entidades". 

“Nos han acusado de sesgo, de catalizar la primavera árabe, de tener una agenda y de favorecer a un grupo sobre otro. Rechazamos estas acusaciones y nuestras pantallas son un testimonio de nuestra integridad”, aseguró el texto difundido por Al-Jazeera, que remite a su web. “Defendemos la libertad de expresión y creemos en el derecho de los pueblos al conocimiento. No tomamos partido, no somos mensajeros ni portavoces y nunca lo hemos sido”, ha insistido.