Emiratos convoca de urgencia al Parlamento Árabe ante la escalada del conflicto en Israel

El Emirato acoge este miércoles una cumbre virtual con los líderes del Magreb y del Golfo para encarar de forma conjunta la gravedad de la situación en Jerusalén y Al-Aqsa
Parlamento Árabe

REUTERS/MOHAMED ABD EL GHANY  -   Parlamento Árabe

Los Emiratos Árabes Unidos han convocado este miércoles a la Unión Interparlamentaria Árabe para acoger una cumbre virtual de emergencia en vista de los enfrentamientos entre Israel y la milicia islámica de Hamás. El propósito de esta será “discutir” la situación que atraviesa la ciudad de Jerusalén y la mezquita Al-Aqsa, según han informado las autoridades emiratíes a través de la agencia de noticias WAM.  

La Unión Interparlamentaria Árabe, conocida también como el Parlamento Árabe, es una organización compuesta por los 21 países miembro que conforman la región del Magreb, el golfo Pérsico y parte de Oriente Medio, con la clara excepción de Israel. El ‘Acuerdo del siglo’, la propuesta de Trump para la reconciliación entre Palestina e Israel, fue el motivo que les llevó a reunirse de urgencia por última vez en febrero de 2020.

Un año después, el mismo conflicto vestido con otros ropajes ha impulsado a Emiratos a llamar a la acción al resto de socios. Esta semana, el jeque y príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed, expresó su preocupación por los conatos de violencia en Jerusalén. El también subcomandante supremo de las Fuerzas Armadas comentó los acontecimientos junto al primer ministro de Jordania, Bisher al-Khasawneh, durante una reunión en la capital emiratí el pasado lunes.

Un niño palestino observa el humo que sale de los objetivos durante los ataques aéreos israelíes en la región de Khan Yunis, al sur de Gaza, controlada por el movimiento Hamás, el 11 de mayo de 2021
AFP/MAHMOUD KHATAB - Un niño palestino observa el humo que sale de los objetivos durante los ataques aéreos israelíes en la región de Khan Yunis, al sur de Gaza, controlada por el movimiento Hamás, el 11 de mayo de 2021

Anwar Gargash, asesor diplomático del presidente del presidente de EAU Jalifa bin Zayed al-Nahayan, condenó la violencia contra los palestinos: “Los Emiratos Árabes Unidos están a favor de los derechos de los palestinos, del fin de la ocupación israelí, de la solución de dos Estados y de un Estado palestino independiente con Jerusalén Este como capital”. 

Las imágenes en la parecía que la mezquita de Al-Aqsa estaba en llamas pusieron en tensión a los actores regionales. La Policía israelí trasladó en un breve comunicado que fueron los fuegos artificiales los que iniciaron el incendio, sin embargo, este no se produjo en la mezquita –tercer lugar sagrado del islam–, sino en un árbol situado a 10 metros. 

No obstante, las críticas externas no han tardado en llegar. El presidente de la República Islámica de Irán –país que tampoco forma parte del Parlamento Árabe–, Hasán Rohaní, ha criticado el silencio de los países árabes de la región ante lo que ha catalogado como “crímenes” de Israel contra el pueblo palestino. “Los sionistas criminales que matan a gente no tienen nada que ver con la religión”, ha añadido. Por su parte, la Guardia Revolucionaria iraní recalca que respaldará “más que nunca” a los grupos palestino. 

Ataques aéreos israelíes en Khan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza, el 11 de mayo de 2021
AFP/SAID KHATIB - Ataques aéreos israelíes en Khan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza, el 11 de mayo de 2021

Según medios locales, Egipto propuso este martes un alto al fuego inmediato entre ambas partes que fue rechazado con rotundidad por el Gobierno de Israel. A la presión se han sumado Jordania y otros países del entorno, entre ellos Arabia Saudí, con las críticas a Israel por sus ofensivas. No obstante, Rohaní asegura que Irán trabaja en solitario en favor de los palestinos, mientras que el ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, viaja a Siria para abordar la situación con el Gobierno de Al-Asad.

El propio Zarif ha sido recibido en Damasco por su homólogo sirio, Faisal Mikdad, en una reunión en la que ambos han denunciado los incidentes en la mezquita de Al-Aqsa y en “los territorios ocupados”. “El bombardeo de Gaza ha creado condiciones graves en la región. Siria, como uno de los principales países de la resistencia, tiene un papel muy importante que jugar en este sentido”, ha apuntado Zarif. 

Por su parte, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Emily Horne, trasladó el pasado martes su respaldo total a la seguridad de Israel y su legítimo derecho a defenderse tras una conversación telefónica entre el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, y su homólogo israelí, Meir Ben Shabat. A su vez, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, declaró en sala de prensa que el presidente Biden se mantiene informado sobre los últimos acontecimientos y ha ordenado a su equipo que “se involucre intensamente con altos funcionarios israelíes y palestinos, así como con líderes en todo Oriente Próximo”.

Lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel, el martes 11 de mayo de 2021
AP/HATEM MOUSSA - Lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel, el martes 11 de mayo de 2021

Turquía se ha sumado a las críticas a través del director de Comunicaciones de la Presidencia, Fahrettin Altun, quien además ha rechazado la postura de Estados Unidos al respecto, con la justificación de las acciones de Israel como “defensa propia”. Erdogan ha exigido a la comunidad internacional que “dé a Israel una lección firme y disuasoria” en una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin, según informa la agencia Anadolu.

El último pronunciamiento al respecto ha corrido a cargo del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. El líder europeo ha trasladado este miércoles su preocupación al presidente israelí Reuven Rivlin. “La prioridad debe ser la reducción de la escalada y la prevención de la pérdida de vidas civiles inocentes en ambos lados”, ha trasmitido a través de Twitter.

Hasta el momento, el balance de víctimas por los envites entre Israel y Hamás asciende hasta los 54 fallecidos, 48 palestinos y 6 israelíes, y centenares de heridos. La espiral de violencia va en aumento ante la incapacidad momentánea de la comunidad internacional de persuadir a los implicados o de intervenir directamente en el conflicto.