Emiratos reabre las fronteras con Qatar

Abu Dabi da el primer paso para restablecer los lazos de confianza con el país vecino
El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash

PHOTO/REUTERS  -   El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash

Emiratos Árabes Unidos (EAU) sigue los pasos de Arabia Saudí y procederá a reabrir sus fronteras con Qatar, concluyendo así la crisis desatada en 2017 en la que los países del Golfo aislaron a su vecino. El acuerdo diplomático que este país firmó el martes con Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y EAU poco a poco se está materializando a través del levantamiento de restricciones fronterizas.

Emiratos abrirá sus fronteras terrestres, marítimas y aéreas con Qatar el sábado, mostrando su compromiso con el nuevo acuerdo diplomático. Las autoridades de Emiratos, tras el anuncio hecho por Arabia Saudí en el mismo sentido la semana pasada, prometieron que en el plazo de siete días reabrirían también sus fronteras, como así han hecho. 

Con la apertura de fronteras se espera que se recuperen los vínculos comerciales, sin embargo, el ministro de Estado de Relaciones Exteriores de Emiratos, Anwar Gargash, dijo que algunos problemas tardarían mas en solucionarse. “Tenemos un muy buen comienzo… pero tenemos problemas para recuperar la confianza”, remarcó.

Por ejemplo, el ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, Mohamed bin Abdulrahman al-Thani, dijo al Financial Times que el país no alteraría sus buenas relaciones con Irán y Turquía. Uno de los puntos más espinosos que desató la crisis diplomática hace cuatro años. El ministro de exteriores emiratí ha acusado en reiteradas ocasiones a estos dos países de “interferir en la soberanía y los intereses árabes”. 

Aun con las diferencias pendientes de resolver, Gargash quiso poner en valor el papel de EAU en la firma del acuerdo y aseguró que hace tiempo eran optimistas sobre la perspectiva de restablecimiento de las relaciones con Qatar. 

La declaración de Al-Ula

La 41ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), celebrada en la ciudad saudí de Al-Ula, puso fin a la crisis diplomática de junio de 2017 que hizo saltar por los aires las relaciones entre el Estado qatarí y sus vecinos del Golfo y Egipto.

En la Cumbre estuvo presente el emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad al-Thani, que no asistía desde 2017. El abrazo entre este y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, fue la imagen de la reconciliación entre las naciones del Golfo. 

El Príncipe Heredero Mohamed bin Salman (Der) da la bienvenida al emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani (Izq), a su llegada a la ciudad de al-Ula, en el noroeste de Arabia Saudí, para la 41ª cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)
AFP/PALACIO REAL SAUDÍ/BANDAR AL-JALOUD - El Príncipe Heredero Mohamed bin Salman (Der) da la bienvenida al emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani (Izq), a su llegada a la ciudad de al-Ula, en el noroeste de Arabia Saudí, para la 41ª cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)

Uno de los puntos clave del desencuentro fue la colaboración de Qatar con organizaciones designadas terroristas por algunos de sus vecinos, especialmente la Hermandad Musulmana, a quién efectivamente Qatar reconoció haber apoyado, aunque sigue negando haber prestado ayuda a Al-Qaeda y Daesh. 

Otra de las cuestiones que causaron la crisis de 2017 fue la estrecha relación mantenida por Qatar con Turquía e Irán, a quién el resto de los países consideran naciones hostiles a sus intereses. Irán es el gran rival de Arabia Saudí en Oriente Medio y Turquía apoya también a organizaciones como los Hermanos Musulmanes, además de haber estado colaborando con el bando opuesto al apoyado por Emiratos en la guerra civil de Libia. 

Dos Estados pertenecientes al Consejo de Cooperación del Golfo como Omán y Kuwait decidieron no cortar relaciones con Qatar. Gracias a esto Kuwait se ha desempeñado, junto a Estados Unidos, como mediador en la disputa. 

De hecho, fue este país el que anunció la firma del acuerdo a principios de semana. “Se ha alcanzado un acuerdo para reabrir el espacio aéreo y las fronteras terrestres y marítimas entre Arabia Saudí y Qatar esta noche misma”, anunció el ministro de Exteriores kuwaití, el jeque Ahmad Naser al-Sabah, en la televisión estatal.

Al anuncio de Kuwait le siguió la declaración del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, que afirmó que los países del Golfo cerrarían filas “ante los retos que afronta la región”. 

De esta forma, Arabia Saudí se convertía en el primer país en anunciar la reapertura de fronteras y el fin del bloqueo. Un anuncio que llegó en la víspera de la Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo después de muchas horas de trabajo con el objetivo de escenificar la reconciliación en este evento anual. 

El ministro de Relaciones Exteriores de la monarquía saudí, Faisal bin Farhan al-Saud, dijo que las partes estaban “extremadamente complacidas” de haber llegado a un acuerdo que fue “completamente satisfactorio para las naciones involucradas”.

A la cumbre asistió como invitado el asesor principal de la Casa Blanca, el cuñado del presidente Donald Trump, Jared Kushner, así como el ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Soukry.