Emiratos se abre a normalizar relaciones con Turquía

El ministro de Estado de Asuntos Exteriores emiratí señaló que se respetará la “soberanía mutua”, pero también pidió a Turquía que detenga el “apoyo a los Hermanos Musulmanes”
El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash

AFP/KARIM SAHIB  -   El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash

Emiratos Árabes Unidos (EAU) está abierto a la posibilidad de normalizar las relaciones con Turquía, según anunció Anwar Gargash, ministro de Estado de Asuntos Exteriores del país del Golfo.

Anwar Gargash indicó recientemente que cualquier acuerdo de normalización "respetará la soberanía mutua". Pero al mismo tiempo, el diplomático pidió a Ankara que se retirara de su posición de "patrocinador principal" de los Hermanos Musulmanes, organización catalogada como terrorista por varias naciones y que interfiere en los asuntos internos de diversos países de la región de Oriente Medio con sus políticas radicales islamistas. 

"No tenemos ningún problema con Turquía, como cuestiones fronterizas u otras cuestiones similares", dijo Anwar Gargash durante una entrevista con Sky News Arabia, y agregó que, si Turquía cortara su "apoyo a los Hermanos Musulmanes", podría "recalibrar sus relaciones con los países árabes". 

El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de EAU no se refirió a las posiciones encontradas de Abu Dabi y Ankara en la guerra de poder de Libia o su desacuerdo sobre diversos problemas regionales, particularmente en Siria e Irak. Unas cuestiones que tienen que ver con la política expansionistas del país euroasiático dirigido por Recep Tayyip Erdogan, encaminada a ganar una mejor posición geoestratégica en Oriente Medio y el norte de África y a hacerse con más recursos de hidrocarburos. 

El caso de Libia es paradigmático. El país norteafricano se ve envuelto en una guerra civil desde la caída del régimen de Muamar El Gadafi en 2011, con un enfrentamiento entre el Gobierno de Acuerdo Nacional del primer ministro Fayez Sarraj, radicado en la capital Trípoli y reconocido por la Organización de Naciones Unidas y sustentado por Turquía, Qatar e Italia, y el otro Ejecutivo oriental de Tobruk asociado al Ejército Nacional libio dirigido por el mariscal Jalifa Haftar, que cuenta con el apoyo de Rusia, Francia, Arabia Saudí, Emiratos y Egipto. Aunque últimamente se ha relajado más la situación con los contactos a nivel político y militar de ambos bandos que han logrado apaciguar los ánimos y detener la escalada violenta a través de pactos en relación con reactivación de la actividad económica y con la organización de instituciones claves del país. 

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía
PHOTO/Turkish Presidency Press Service vía AP - Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía

Este llamamiento diplomático emiratí se produce después de que el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), del que EAU es miembro, declarara que pondría fin a su disputa de años con Qatar, tras un bloqueo al que se sometió al Estado qatarí, al que se acusaba de apoyar el terrorismo transfronterizo. Un embargo que había empujado a la monarquía del Golfo a establecer lazos con países como la República Islámica de Irán y Turquía, señalados por su política beligerante y de desestabilización regional. 

Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahréin y Egipto comenzaron un bloqueo aéreo, marítimo y terrestre contra Qatar en junio de 2017 por las afirmaciones de que Doha había estado respaldando a grupos islamistas y estaba demasiado cerca de Irán, afirmaciones que el Estado qatarí negó. Este bloqueo ha venido siendo levantado en las últimas fechas, tras la cumbre del CCG, lo que ha normalizado la situación, gracias a la aproximación de posturas acaecida. 

Tras este último acercamiento, el ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, el jeque Mohamed bin Abdul Rahman al-Thani, destacó que las relaciones de Doha con Teherán y Ankara no se verían afectadas por el acuerdo de reconciliación. "Las relaciones bilaterales son impulsadas principalmente por una decisión soberana del país ... y el interés nacional", dijo en una entrevista con un diario financiero. "Así que no hay ningún efecto en nuestra relación con ningún otro país", aseguró. 

Por su parte, Turquía acoge con satisfacción la declaración positiva de EAU sobre las relaciones entre ambas naciones, pero aún no está completamente convencida. Ankara cree que Abu Dabi ha estado tratando de crear más margen de maniobra para la Administración Biden en Estados Unidos con conversaciones de normalización diplomática. 

Un alto funcionario turco describió el llamado de Emiratos Árabes Unidos para mejorar las relaciones con Turquía como un paso "positivo", pero dijo a Middle East Eye que Ankara no creía que fuera una señal de un inminente acercamiento.

El funcionario, en respuesta a los comentarios del ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, sugiriendo que las relaciones entre los dos rivales podrían ser "recalibradas", dijo que Turquía nunca ha intentado socavar al Gobierno emiratí.