Emiratos y Qatar se disputan a Messi

La petición de salida de la estrella argentina del FC Barcelona ha despertado el interés de los países del Golfo para incorporarlo a sus grandes proyectos: el Manchester City y el París Saint Germain
Lionel Messi ha informado al Barcelona que quiere rescindir su contrato con el equipo español

AFP/JOSEP LAGO  -   Lionel Messi ha informado al Barcelona que quiere rescindir su contrato con el equipo español

Lionel Messi pidió la salida del FC Barcelona tras el último fiasco de la temporada barcelonista, en la que se quedó sin Liga (ganada por su máximo rival, el Real Madrid CF) y sin Copa, y en la que padeció un nuevo batacazo en la Champions League con el histórico 2-8 sufrido ante el conjunto alemán del Bayern de Múnich.

Sobre todo, la humillante derrota ante el equipo germano fue el detonante que aceleró la toma de decisión de Messi de marcharse de su club de toda la vida para buscar una nueva aventura. Y ahí han mostrado su interés dos poderosos clubes del panorama europeo para incorporarlo a sus filas, como son el Manchester City, propiedad de Emiratos Árabes Unidos (EAU), y el París Saint Germain, controlado por el Estado de Qatar. 

Messi se quiere marchar y se especula con la cláusula que tiene en su contrato por la que supuestamente se podría ir libre sin pago alguno si comunica su deseo de marcharse antes del 30 de junio; algo que no ha podido pasar esta inusual temporada, alargada por el impacto de la crisis sanitaria del coronavirus, lo que podría llevar a una interpretación legal nueva de esta cláusula ya que se ha modificado el final de temporada, marcado siempre por el final del mes de junio en la mayoría de contratos, debido a causas de fuerza mayor. 

Aunque se prevé que el internacional argentino y el Barcelona lleguen a un acuerdo para pactar una salida amistosa con un traspaso a pagar por el equipo que le fiche, que puede ser en dinero únicamente con una alta cantidad o con menos dinero y la inclusión en la operación de jugadores que podrían llegar al equipo español. 

La cláusula de rescisión de contrato de Messi es de 700 millones de euros, acorde con su nivel, pero ningún club va a pagar esa suma en la actualidad, y se especula con una negociación para llegar a una cifra sensiblemente menor; además teniendo en cuenta que supuestamente el astro argentino ha tomado totalmente la determinación de irse y puede que no haya marcha atrás. 

La escuadra inglesa y la francesa anhelan poder hacerse con la Champions League, el mejor torneo del mundo a nivel de clubes, y han invertido mucho dinero hasta el momento para ello sin éxito, por lo que buscan hacerse con el mejor jugador de la actualidad. El Manchester City solamente ha podido llegar a semifinales, en 2016 cuando fue eliminado por el Real Madrid (posterior campeón de esa edición). Por su parte, el PSG sí alcanzó por fin una final esta difícil temporada 2019-2020 marcada por la pandemia del coronavirus y por el terremoto causado en el mundo del fútbol a causa de la reorganización de calendarios tras el obligado confinamiento sufrido para evitar la propagación del patógeno; aunque perdió precisamente el último partido ante el Bayern que humilló al Barcelona previamente y que se hizo con su sexto título de la Copa de Europa. 

Mansour bin Zayed al-Nahyan, propietario del Manchester City
AFP/ANDREW YATES - Mansour bin Zayed al-Nahyan, propietario del Manchester City

‘Cityzens’ y parisinos, emiratíes y qataríes, abren una nueva página de su rivalidad regional. Ambas naciones de Oriente Medio protagonizan un enfrentamiento diplomático fuerte desde 2017, año en el que EAU, Arabia Saudí, Bahréin y Egipto impusieron un bloqueo diplomático y económico al país qatarí dirigido por el emir Tamim bin Hamad al-Thani, al que acusan de apoyar el terrorismo transfronterizo, algo negado por la monarquía del Golfo. Además, Qatar, tras este embargo, se ha aproximado en los últimos tiempos a socios peligrosos como Turquía y la República Islámica de Irán, señalados por amenazar la seguridad regional y mundial por su beligerante política internacional. De hecho, el país euroasiático participa activamente en las guerras civiles de Libia y Siria, incluso con el envío de mercenarios a sueldo adscritos a grupos ligados en el pasado con entidades terroristas como Daesh y Al-Qaeda como han revelado diversos medios, y el régimen de los ayatolás interfiere en los asuntos internos de otras naciones a través de las Fuerzas Quds (división internacional de la Guardia Revolucionaria Islámica, el cuerpo de élite del Ejército iraní) y de sus lazos con grupos chiíes en esos países (como Hizbulá en Líbano, los rebeldes hutíes en Yemen, Hamás en Palestina o las Fuerzas de Movilización Popular en Irak).

El choque político se trasladó también al mundo del fútbol, donde Emiratos y Qatar han utilizado sus fondos de inversión estatales para hacerse con el control de equipos de diversas ligas, siendo los más representativos el Manchester City en la Premier League inglesa y el PSG en el fútbol francés. 

Mansour bin Zayed bin Sultan al-Nahyan, viceprimer ministro de EAU, es la cabeza visible que dirige el proyecto del Manchester City desde que la propiedad emiratí entrase en el club en 2008 a través del fondo de inversión Abu Dhabi United Group for Development and Investment. De 2008 hasta aquí el conjunto ‘skyblue’ ha logrado 14 torneos nuevos (frente a los 12 que se habían logrado en los años anteriores desde la fundación en 1880), incluido el póquer logrado la temporada 2018-2019, en la cual se ganó la Premier League, la FA Cup, la Supercopa y la Copa de la Liga. Hasta cuatro Ligas y dos Copas, como torneos más relevantes, ha atesorado el Manchester City en las últimas once temporadas. Aunque la gran asignatura pendiente sigue siendo la Champions League, la cual sigue siendo esquiva para el equipo dirigido por el español Pep Guardiola, que llegó con la etiqueta de ser uno de los mejores entrenadores de Europa, pero que todavía no ha podido lograr el máximo título europeo para el equipo británico. En los últimos años han desfilado jugadores de gran nivel por el City, como Robinho, Sergio Agüero, David Silva, Riyad Mahrez, Kevin de Bruyne, etc. Pero no se ha podido lograr el ansiado torneo europeo.

El presidente qatarí del París Saint-Germain, Nasser al-Khelaifi
AFP/FRANCK FIFE - El presidente qatarí del París Saint-Germain, Nasser al-Khelaifi

Por su parte, Nasser al-Khelaifi, presidente de Qatar Sports Investment, dirige al PSG en los despachos desde que el dinero qatarí entró en el club galo en 2011, año a partir del cual empezaron a llegar jugadores de primer nivel que han hecho del equipo parisino el gran dominador de la Ligue 1 en Francia, pero todavía no ha podido alzarse con la Champions. Futbolistas como Zlatan Ibrahimovic, David Beckham, Neymar (el fichaje más caro de la historia tras costar 222 millones de euros), Kylian Mbappé o Ángel di María han engrosado las filas del equipo capitalino, sin suerte todavía en la máxima competición europea a nivel de clubes. 

Ahora llega el deseo de fichar al mejor jugador del mundo, Leo Messi, que quiere salir del Barcelona, situación que ha supuesto un auténtico terremoto en el mundo del fútbol y que ha movilizado a dos grandes rivales como Manchester City y PSG, o, mejor dicho, como Emiratos y Qatar.