Erdogan advierte del caos libio ante Merkel

El presidente turco pide presionar más al mariscal Haftar para conseguir la paz en Libia
Atalayar_Merkel_Erdogan_Turquia_Libia

AFP/TOLGA BOZOGLU  -   Recep Tayyip Erdogan entregó como regalo a la canciller alemana Angela Merkel un espejo.

“El caos en Libia afectará a toda la región mediterránea si no se asegura la paz lo antes posible”, ha asegurado el presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante la visita de la canciller de Alemania, Angela Merkel. Los dos líderes inauguraron el viernes un complejo de edificios que reemplazan a los provisionales utilizados hasta ahora en la Universidad Turco-Alemana en Estambul, evento que aprovechó Erdogan para expresar su preocupación por el conflicto de Libia y mostrar su posicionamiento con el presidente del Gobierno Nacional de Libia, Fayez Sarraj. 

“Si no queremos que las organizaciones terroristas como el Daesh y Al-Qaeda y los legionarios crezcan nuevamente en este país, debemos acelerar el proceso de solución. Nuestro mayor objetivo es poner fin a esta crisis”, subrayó Erdogan según la agencia de noticias TRT. Llamó a que la comunidad internacional ejerza mayor presión sobre el mariscal Jalifa Haftar, enfrentado al Gobierno libio reconocido por la ONU, en Trípoli, para poner fin al conflicto en el país africano.

Turquía juega un papel relevante en el conflicto multinacional al haber enviado tropas, y mercenarios, al país en el norafricano para defender las posiciones leales del gobierno de Sarraj, en Trípoli. Ambos líderes coincidieron el domingo pasado en Berlín, durante la conferencia internacional que se celebró allí para discutir la situación en Libia, en un intento de la diplomacia alemana de buscar salidas al estancado conflicto. El presidente turco dijo que el reciente acuerdo de Berlín, compuesto de 55 artículos, era un paso importante hacia el restablecimiento de la estabilidad política en Libia, y añadió que el éxito del plan dependía de su aplicación sobre el terreno.

Erdogan aprovechó la rueda de prensa para mostrar su oposición al Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés) y dijo que para conseguir la paz en Libia "depende de que se apliquen en el terreno las decisiones tomadas, y para ello es necesario especialmente ejercer mayor presión sobre Hafter y sobres quienes lo apoyan", dijo Erdogan en una comparecencia ante la prensa en Estambul. 

El líder turco pidió que la comunidad internacional "no caiga en Libia en los mismos errores que cometió en Siria" y subrayó que Turquía seguirá respaldando con fuerza lo decidido el domingo pasado en la cumbre de Berlín, es decir, el embargo de armas y el alto el fuego. 
Durante la visita oficial, Merkel y Erdogan trataron las relaciones bilaterales y, en concreto, el proceso de adhesión de Turquía a la Unión Europea, la actualización de la unión aduanera y la prevista eliminación del visado para ciudadanos turcos, según indicaron en un comunicado la Presidencia turca. 

La relación entre Ankara y Bruselas lleva mucho tiempo tensa, especialmente por las negociaciones sobre la situación de los 3,5 millones de refugiados sirios en Turquía, de los que parte intenta dirigirse a países de la UE. Merkel volvió a subrayar la ayuda ofrecida por Turquía a millones de sirios. “Agradecemos y apreciamos estos esfuerzos”, destacó la canciller. 

Ayer, el ministro turco de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, dijo a la prensa alemana que la UE prometió pagar 3.000 millones en 2016 y la misma suma a finales de 2018 pero que hasta ahora Turquía no había recibido ni siquiera el total de la primera mitad. 

Por su parte, Angela Merkel también elogió los esfuerzos hacia la Universidad Turco-Alemana. "La Universidad Turco-Alemana es un ejemplo excepcional de cooperación, un símbolo de la asociación entre dos países", dijo Merkel. Se espera que un total de 5.000 estudiantes reciban educación de la Universidad Turco-Alemana con la apertura del nuevo campus.