Erdogan ordena la conversión de la iglesia de San Salvador de Chora en mezquita

El monumento se abrirá próximamente para las oraciones musulmanas
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pronuncia un discurso televisado a la nación en Ankara, Turquía, el 10 de julio de 2020

PHOTO/REUTERS  -   El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pronuncia un discurso televisado a la nación en Ankara, Turquía, el 10 de julio de 2020

Apenas unas semanas después de que se celebrase la primera misa en Santa Sofía, el museo de la iglesia de San Salvador de Chora de Estambul, otro punto turístico de gran importancia de Turquía, se abrirá a las oraciones musulmanas tras un decreto presidencial publicado este 21 de agosto, según informa la versión digital del diario Arab News. 

San Salvador de Chora fue construido como monasterio en el siglo VI y convertido en iglesia en la época bizantina en el siglo XI, se convirtió en mezquita en el siglo XVI y luego en museo en 1945. Sin embargo, este estatus fue anulado el año pasado cuando la propiedad del edificio fue transferida del Ministerio de Educación a la Dirección de Asuntos Religiosos.

El principal tribunal administrativo del país, el Consejo de Estado, ha dictaminado que una mezquita sólo puede utilizarse para su función esencial y alegó que la decisión anterior de convertir el edificio en un museo era ilegal. Hasta ahora no se ha fijado una fecha para las primeras oraciones musulmanas, pero la conversión ha suscitado un amplio debate entre los nacionales turcos y los expertos internacionales en materia de protección del patrimonio, señalando a la atención la situación de los valiosos mosaicos y frescos que corren el riesgo de quedar ocultos en el antiguo edificio.

El barrio Edirnekapi de Estambul, donde se encuentra el edificio, tiene otras 16 mezquitas alrededor de San Salvador de Chora, lo que suscita críticas sobre la necesidad de un traslado que polariza aún más la sociedad. Samim Akgonul, jefe del Departamento de Estudios Turcos de la Universidad de Estrasburgo, piensa que la transformación de antiguas iglesias en mezquitas no responde a una necesidad de espacios de oración musulmanes en Turquía. “Son acciones simbólicas y políticas y no tienen nada que ver con la religión. Por eso la apertura de Santa Sofía como mezquita es de alguna manera comprensible”, ha asegurado en declaraciones a Arab News.

Tanto Santa Sofía como la Iglesia de Chora están inscritas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO como obras maestras de arquitectura. A pesar de las obras de restauración del edificio, San Salvador de Chora atrajo a unos 100.000 turistas el año pasado. Según Akgonul, Santa Sofía siempre ha servido como una demostración de poder. “Demostró el poder del emperador bizantino Justiniano después de la revuelta de Nika, el poder del sultán otomano Mehmet II después de la conquista de Constantinopla, el poder del fundador de la República Turca Mustafá Kemal Ataturk después de la fundación de la República y ahora el poder del presidente turco Recep Tayyip Erdogan después de la transformación del régimen”, explica.

La situación de Santa Sofía ha sido durante mucho tiempo objeto de debate en el país para llegar a los segmentos conservadores, especialmente en tiempos de elecciones. Sin embargo, Akgonul dice que para San Salvador de Chora es diferente, ya que es una iglesia en gran parte desconocida en comparación con Santa Sofía. “Su retransformación en una mezquita fue probablemente decidida en diciembre de 2019 cuando se tomó la decisión de cambiar su estatus de museo, pero han esperado hasta ahora para no provocar una reacción que pudiera impedir la transformación de Santa Sofía. Si ese es el caso, podemos decir que es una acción deliberada y no una coincidencia", ha explicado Akgonul.

Y ha añadido: "Es parte de una acción estratégica dar promesas al electorado islámico y nacionalista, diciendo: "Reconquistamos la ciudad y el país después de una pausa'". Y, lo triste es que funciona. Millones de personas que nunca escucharon el nombre de Chora, y que probablemente nunca irán allí, consideran esto como una reconquista. Después de Chora, hay muy pocos lugares donde se puede ver la herencia bizantina en Turquía."

Mine Yildirim, jefe de la Iniciativa de Libertad de Creencia del Comité Noruego de Helsinki en Turquía, cree que un compromiso serio para defender la libertad de religión o creencia para todos requeriría que las autoridades tomaran medidas para restablecer los lugares de culto como sinagogas o iglesias que han perdido su función original. "Sabemos que esto no está sucediendo, y hay muchos lugares bajo la tutela de la Dirección General de Fundaciones que permanecen como museos, o están siendo utilizados como bibliotecas u otros edificios públicos", ha explicado en declaraciones a Arab News.