Erdogan visita Túnez con Libia como objetivo

El presidente turco ha confirmado que enviará tropas al país norteafricano una vez que lo apruebe el Parlamento en el mes de enero
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, izquierda, y el presidente de Túnez, Kais Saied, en el aeropuerto de Túnez, Túnez, el miércoles 25 de diciembre de 2019

PHOTO/SLIM ABID/PRESIDENCIA DE TÚNEZ via AP  -   El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, izquierda, y el presidente de Túnez, Kais Saied, en el aeropuerto de Túnez, Túnez, el miércoles 25 de diciembre de 2019

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, ha visitado de forma sorpresiva el país norteafricano este miércoles 25 de diciembre, donde ha sido recibido en el aeropuerto de Cartago e invitado al Palacio Presidencial por el presidente de la república tunecina Kais Saied.

El fortalecimiento de las relaciones bilaterales ha sido un pretexto recurrente durante las declaraciones emitidas por ambos presidentes y han servido de justificante de esta visita tan inesperada. De forma acelerada se ha aprovechado para presentar un acuerdo comercial de los productos agrícolas tunecinos, lo que indudablemente es una buena noticia para la economía del país. Asimismo, y a través de la Agencia Turca de Cooperación y Coordinación (TİKA), se ha proyectado la construcción de un hospital infantil a las afueras de capital tunecina. 

No obstante, y de forma prioritaria, la visita del mandatario turco tiene como objetivo la situación de la vecina Libia. El denotado acercamiento de Ankara al Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés), ya se está materializando con el envío de expertos militares, pero se ha reiterado durante esta visita dejando la puerta abierta a la incursión de tropas turcas si así lo solicita el gobierno de Trípoli presidido por Fayez Sarraj. 

El presidente de Túnez, Kais Saied, estrecha la mano del presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante una conferencia de prensa conjunta en el palacio presidencial de Cartago, al este de la capital, Túnez, el 25 de diciembre de 2019
AFP/FETHI BELAID - El presidente de Túnez, Kais Saied, estrecha la mano del presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante una conferencia de prensa conjunta en el palacio presidencial de Cartago, al este de la capital, Túnez, el 25 de diciembre de 2019

Los presidentes de Túnez y Turquía están de acuerdo en buscar un alto al fuego lo antes posible y emprender unas negociaciones que concluyan de una vez por todas con la violencia y conflicto que asaltó el país desde la muerte del unificador de las tribus libias, Muamar el Gadafi, en 2011. Desde aquel año, protagonizado por revueltas y crudos enfrentamientos, hasta la más inestable actualidad; el pequeño país de Túnez acoge a decenas de miles de libios dentro de sus fronteras que esperan volver en cuanto la estabilidad retorne a su país de origen. 

En lo que corresponde al tablero geoestratégico del conflicto, Túnez no ha dudo en mantenerse al lado de, en este caso, Turquía, pero lo que también significa de la propia OTAN, donde está considerado un aliado importante no alineado, Major non-NATO ally (MNNA) desde 2015. En este contexto de cercanía, Túnez ha sido invitada, junto a Argelia y Qatar, a participar en la conferencia internacional sobre Libia que organizará la ONU a principios de 2020 en Berlín. 

No obstante, también han surgido voces críticas que reprochan a Saied que se aleje de la postura defendida por países como Egipto en apoyar el gobierno libio del este defendido por el general Jalifa Haftar. En esta posición y denunciando las intervenciones de Turquía, también se encuentran antiguos conocidos como Chipre o Grecia, a la que se podría haber unido, según estos detractores, el presidente tunecino. 

Mientras, en la política interna de Túnez, los plazos avanzan y el primer ministro, Habib Jemli, sigue reuniéndose con los partidos representados en la asamblea para configurar un gobierno del agrado de la mayoría.