España controlará por vez primera un satélite científico de la Agencia Espacial Europea

Levantado en la sede central del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, Torrejón controlará el funcionamiento del satélite científico CHEOPS, que volará al espacio el martes, 17 de diciembre
Desde el Centro Espacial INTA en Torrejón, a 20 kilómetros del centro de Madrid, se supervisará el buen funcionamiento de CHEOPS

PHOTO/INTA  -   Desde el Centro Espacial INTA en Torrejón, a 20 kilómetros del centro de Madrid, se supervisará el buen funcionamiento de CHEOPS

Al primer satélite científico fabricado en España le quedan menos de 24 horas para partir hacia espacio. Mañana martes, 17 de diciembre, exactamente a las 09:54 y 20 segundos, hora peninsular española, ‒las 05:54 y 20 segundos de la madrugada en Kourou‒ está programado el despegue del cohete Soyuz en cuya parte superior se encuentra alojado un satélite de nombre CHEOPS propiedad de la Agencia Espacial Europea, uno de cuyos 28 países miembro es España.

Bajo las máximas condiciones de seguridad, ingenieros y técnicos europeos están llevando a cabo en estos momentos las verificaciones finales y las operaciones de llenado de los depósitos de combustible líquido del lanzador ruso, un veterano vector espacial de la máxima fiabilidad que tiene que situar al satélite europeo a 700 kilómetros de altura.

CHEOPS pretende determinar las características de planetas previamente localizados más allá del Sistema Solar para conocer si son rocosos o gaseosos
PHOTO/ESA - CHEOPS pretende determinar las características de planetas previamente localizados más allá del Sistema Solar para conocer si son rocosos o gaseosos 

Salvo incidencias de última hora que interrumpan las operaciones en marcha, el lanzamiento de la misión bautizada VS-23 (Vuelo Soyuz número 23) es la novena y última que tendrá lugar en 2019 desde la base espacial que Francia ha levantado en la Guayana francesa, al norte de Brasil, y cuya utilización comparte con la Agencia Espacial Europea (ESA).

De 273 kilos de peso al despegue, la misión CHEOPS ‒acrónimo en inglés de Satélite para Caracterizar Exoplanetas‒ es una misión de la ESA que se va a dedicar a estudiar exoplanetas ya identificados, es decir, planetas más allá del Sistema Solar que giran alrededor de estrellas brillantes y cuyo rango de tamaño se encuentra entre el de la Tierra y el de Neptuno.

Su objetivo es recopilar datos detallados del tamaño de estos misteriosos planetas cuando pasan frente la estrella alrededor de la cual orbitan, para conocer las posibilidades de existencia actual o pasada de alguna forma de vida. CHEOPS medirá su tamaño y masa, lo que permitirá que los científicos puedan determinar su densidad y si el planeta es rocoso, gaseoso e incluso si contiene agua.

Todo está preparado en la base espacial de Kourou para el despegue el martes, 17 de diciembre, del cohete ruso Soyuz que colocará a CHEOPS a 700 kilómetros de altura
PHOTO/ESA - Todo está preparado en la base espacial de Kourou para el despegue el martes, 17 de diciembre, del cohete ruso Soyuz que colocará a CHEOPS a 700 kilómetros de altura
Con su Centro de Operaciones en Madrid

La misión alberga una singularidad de extrema importancia para la ciencia y la tecnología españolas. Es el primer satélite cuyo Centro de Operaciones de Misión (MOC) está situado en el Centro Espacial INTA en Torrejón (CEIT), unas avanzadas instalaciones levantadas en la sede central del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), a escasos 20 kilómetros del centro de Madrid.

Es la primera vez que la Agencia europea otorga tan importante labor como es la de velar por el correcto funcionamiento de uno de sus costosos satélites a un centro ajeno al Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC), la institución especializada en controlar todas las plataformas en órbita de la ESA, cuya sede se encuentra en la ciudad alemana de Darmstadt, a unos 30 kilómetros de Fráncfort. Desde el CEIT se llevará a cabo el control y seguimiento del satélite y se velará por su estado de salud, se efectuarán todos los enlaces de comunicaciones y se llevará a cabo la programación de datos asociados a la telemetría que deba transmitir el satélite.

Edificio del CEIT en Torrejón en la sede central del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial
PHOTO/INTA - Edificio del CEIT en Torrejón en la sede central del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial 

Los técnicos españoles que van a supervisar el vuelo, el funcionamiento de los equipos y las transmisiones de telecomandos y datos entre CHEOPS y la tierra ya han efectuado centenares de simulaciones de los posibles escenarios con los que se va a encontrar el satélite. Al frente del equipo técnico español se encuentra la ingeniera aeronáutica Eva Vega, que ha supervisado el largo proceso de puesta a punto del MOC, que se encuentra altamente automatizado y cuyos procedimientos le permiten asegurar que “sabremos reaccionar de manera rápida y eficiente ante las diferentes situaciones con las que nos podamos encontrar”.

Los técnicos del CEIT operarán y serán los responsable de la misión tanto en la denominada fase de Órbita Temprana o LEOP (Launch and Early Orbit Phase) como en la fase de Puesta en Servicio o ICP (In-Orbit Commissioning Phase), en donde se efectúa la calibración del instrumento que CHEOPS embarca.

Momentos previos a la correcta colocación de CHEOPS en la parte superior del lanzador ruso Soyuz
PHOTO/ARIANESPACE - Momentos previos a la correcta colocación de CHEOPS en la parte superior del lanzador ruso Soyuz 
En órbita en menos de dos horas y media

La fase LEOP se inicia cuando el lanzador expulsa al satélite al espacio exterior, lo que está previsto que ocurra a las 2 horas, 24 minutos y 41 segundos del despegue. Terminará cuando concluyan las pruebas de verificación iniciales, que deben comprobar el correcto estado del satélite en órbita. Todo ello se prolongará durante un periodo comprendido entre los 4 y 7 días durante los cuales los técnicos del MOC bajo la dirección de Eva Vega comprobarán el estado de los equipos e instrumentos, establecerán contacto por primera vez con el satélite y realizará las maniobras necesarias para situarlo y mantenerlo en su órbita correcta a 700 kilómetros de altura.

Para incrementar el tiempo de comunicación entre las estaciones de tierra y el satélite, las antenas de un total de cuatro centros terrenos estarán de forma sucesiva en contacto con CHEOPS: la del INTA en Torrejón, que actuará como centro de enlace principal, otra ubicada en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESOC) de Villanueva de la Cañada (Madrid), que será la de reserva, así como una antena sueca emplazada en Kiruna  ‒en pleno Ártico‒ y otra existente en Troll, una base noruega en la Antártica.

El equipo de técnicos españoles desplazado a Kourou para colaborar en los trabajos de integración satélite-lanzador
PHOTO/AIRBUS DS - El equipo de técnicos españoles desplazado a Kourou para colaborar en los trabajos de integración satélite-lanzador 

Una vez finalizada la fase LEOP comenzarán las operaciones de Puesta en Servicio o IOC (In-Orbit Commissioning). Durante la citada etapa se verificarán todas las operaciones del satélite, su correcto enlace con el segmento terreno y se procederá a la calibración del avanzado fotómetro a bordo del CHEOPS que mide la intensidad de la luz con un dispositivo de acoplamiento de carga (CCD), que operará en un telescopio Ritchey-Chrétien de 30 centímetros de apertura desarrollado por la Universidad de Berna.

CHEOPS fue construido en dos años bajo el liderazgo de Airbus Defence and Space en España, que es el contratista principal de la misión y ha dirigido los trabajos de un consorcio de 24 empresas ‒siete de ellas españolas‒ de 11 países europeos.

El vuelo del cohete Soyuz número 23 desde la Guayana francesa lleva en su interior el satélite radar italiano Cosmo-SkyMed de nueva generación, CHEOPS y tres mini plataformas
PHOTO/ARIANESPACE - El vuelo del cohete Soyuz número 23 desde la Guayana francesa lleva en su interior el satélite radar italiano Cosmo-SkyMed de nueva generación, CHEOPS y tres mini plataformas 

El satélite fabricado en España no es el único pasajero de la misión VS-23. Con él volarán al espacio otros cuatro satélites. La plataforma radar italiana COSMO-SkyMed de segunda generación de la agencia espacial italiana (ASI) de 2.205 kilos, y tres satélites tipo CubeSat, pequeños ingenios basados en plataformas cúbicas de 10 centímetros de lado: el EyeSat de 7 kilos, el ANGELS de 27 kilos y el OPS-SAT de también 7 kilos. Este último es el primer banco de pruebas en órbita de uso libre para nuevo software, aplicaciones y técnicas de control satelital.

La Guayana francesa es un territorio de 92.300 km² ‒equivalente a la superficie de Portugal‒, con una línea de costa de 390 kilómetros, poblado por algo menos de 300.00 habitantes, cubierto en más de un 90 por ciento por una frondosa selva y cuya densidad de población es inferior a los 3,38 habitantes por km². Todo lo anterior, junto con estar muy próximo a la línea del Ecuador, hace de la Guayana francesa un espacio idóneo para los lanzamientos espaciales.