España insta a Estados Unidos a intermediar en la crisis con Marruecos

Así lo habría solicitado la ministra española de Asuntos Exteriores al secretario de Estado norteamericano durante el contacto mantenido entre ambos
Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos

REUTERS/JOSHUA ROBERTS  -   Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos

La crisis diplomática abierta entre Marruecos y España sigue dando que hablar. El acogimiento en territorio español del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, para ser tratado hospitalariamente en un hospital de Logroño desencadenó la reacción de protesta del reino alauí al entender que no había sido debidamente informado y que tampoco había recibido la cooperación esperada de un país considerado vecino y aliado.

A partir de ahí llegaron episodios como las llamadas de atención y peticiones de explicaciones por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí, la comparecencia judicial de Ghali ante la Audiencia Nacional por demandas interpuestas contra su persona por supuestos delitos de genocidio y terrorismo y la salida del propio Ghali de España sin medidas cautelares rumbo a Argelia, país que ha venido apoyando al Frente Polisario. 

Junto a todo ello coincidió la crisis migratoria que afectó a Ceuta con la llegada de miles de inmigrantes con total facilidad cruzando la frontera con el país norteafricano, un escenario que tensó todavía más la situación. 

Y ahora parece que se abre otro frente de confrontación. Según publica el diario El Mundo, el rey de Marruecos, Mohamed VI, podría haber frenado la negociación para renovar la concesión del gasoducto con España que vence este año. La licencia a Naturgy para trasladar gas argelino a la península ibérica a través de territorio marroquí termina en noviembre y esto puede suponer un golpe importante en el apartado energético. 

La ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya
PHOTO/AP - La ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya

Llegados a este punto de enfrentamientos, el problema de fondo es la crítica desde Marruecos por lo que consideran falta de sintonía política con España en torno a la cuestión del Sáhara Occidental. El reino alauí defiende una fórmula de autonomía del Sáhara bajo soberanía marroquí. Una propuesta que recibió un gran impulso gracias a la decisión del pasado Gobierno de Estados Unidos de Donald Trump de reconocer la marroquinidad de la región saharaui y a la postura favorable de otros países relevantes, como Emiratos Árabes Unidos, de cara a abrir consulados en enclaves estratégicos como Dajla o El Aaiún, todo ello siempre bajo el amparo de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Aquí Marruecos echó en falta un apoyo expreso español. 

En este escenario, llegó la conversación telefónica entre Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores de España, y Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, y la solicitud de ayuda al gigante norteamericano para arreglar el contencioso con Marruecos, que desde España se podría interpretar que arranca precisamente con el reconocimiento norteamericano del Sáhara como región bajo soberanía marroquí, como informaban diversos medios. 

Esta corriente internacional favorable a Marruecos ha ido reduciendo los apoyos en el ámbito global a un referéndum de independencia saharaui, que es lo que defiende el Frente Polisario, aunque con escaso soporte en el plano internacional. 

Puesto fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, situado en el Sáhara Occidental
AFP/FADEL SENNA - Puesto fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, situado en el Sáhara Occidental

Ante este escenario, Arancha González Laya habría solicitado a Antony Blinken el apoyo del nuevo Gobierno de Joe Biden en este asunto, según informaciones de medios como El Confidencial o Economía Digital. Desde Marruecos, algunos medios van más allá. En esta línea, por ejemplo, Morocco World News señaló que la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, habría pedido al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, que reconsidere la postura estadounidense sobre el Sáhara Occidental, culpando supuestamente así desde la diplomacia española a esta estrategia política de la situación de enfrentamiento originada entre España y Marruecos y del cambio geopolítico generado a raíz de esto en el Magreb. 

Tras este episodio, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, mantendrá este lunes un breve encuentro con Joe Biden al margen de la cumbre de la OTAN que se celebrará en Bruselas. En este contacto entre ambos podría pedir a EEUU implicarse para resolver el contencioso hispano-marroquí. 

Habrá que estar atentos ahora a cómo reacciona Estados Unidos, que participó recientemente junto con Marruecos en las maniobras militares ‘African Lion 2021’, en las que se utilizaron terrenos bordeando el territorio del Sáhara Occidental, pero sin entrar de lleno allí.