España llora a sus víctimas y Barcelona grita ’no tenemos miedo’

 -  

L.I/Diego Caldentey/lainformacion.com

Barcelona responde unida al terrorismo: "No tenemos miedo", ha sido el grito unánime que se ha escuchado en la ciudad condal tras el minuto de silencio. La Plaza de Catalunya estaba abarrotada por miles de ciudadanos, entre los que se ha podido ver a representantes de todos los partidos encabezados por el Rey. Los ciudadanos españoles, con el Rey a la cabeza, se han unido hoy en el dolor por los atentados de La Rambla de Barcelona y de Cambrils y han rendido homenaje a las víctimas con un minuto de silencio, que ha terminado con largos aplausos y con un grito atronador en Barcelona: "No tengo miedo".

El Rey Felipe ha querido estar presente en la concentración celebrada este mediodía en la Plaza de Catalunya de Barcelona, donde también han acudido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los líderes de los principales partidos, como Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos).

Junto a ellos estaban el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, acompañado por los consellers de su Govern, así como la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y otros diputados autonómicos, además de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La Plaza de Catalunya estaba abarrotada por miles de ciudadanos, entre los que se ha podido ver a representantes de todas las confesiones religiosas, incluida la musulmana, que ha querido estar presente para mostrar su repulsa por los ataques.

Dos minutos de aplausos han puesto fin a la concentración silenciosa, en la que se ha escuchado un grito unánime dirigido a los terroristas: "No tinc por" (no tengo miedo).

En Madrid, en la escalinata principal del Congreso de los Diputados se han dado cita la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, y los portavoces de los grupos parlamentarios, entre ellos Rafael Hernando (PP), Margarita Robles (PSOE) y Joan Tardá (ERC).

A los políticos se han sumado ciudadanos anónimos y turistas, a las puertas de ayuntamientos de toda España convocados por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y en los centros de trabajo, que con su silencio han querido mostrar su rechazo a los atentados terroristas y su recuerdo a las víctimas.

Las Ramblas se llenan el día después de héroes anónimos y supervivientes

A media mañana, los comercios comenzaron a levantar sus persianas. Los comerciantes decidieron recuperar su actividad normal, para “no dar el gusto a los terroristas". Durante tres horas, Luis C., uno de los héroes de Las Ramblas asistió a las víctimas y cargó heridos en las ambulancias. Recuerda que había cuerpos apilados y hasta desmembrados

Imagen eliminada.

Un joven coloca flores en el lugar donde falleció una persona, esta mañana, en Las Ramblas.

Relacionados

         En directo atentados Barcelona y Cambrils: Rajoy acuerda con Trump responder con “firmeza y unidad” al terrorismo

         La célula quería atentar con furgonetas-bomba, pero la explosión cambió el plan

         Los Mossos abaten a cinco terroristas en un nuevo ataque en Cambrils (Tarragona

No tenemos miedo. Ha sido el grito y la respuesta de los catalanes tras un día de terror y muerte, de dolor. Ha sido la reacción ante los asesinos. Vecinos y turistas han vuelto a circular por Las Ramblas de Barcelona el día después del atentado que ha dejado al menos 14 muertos y un centenar de heridos. Comercios, bares y quioscos ha vuelto a abrir sus puertas. El silencio es mayor del habitual y se ven caras tristes entre los viandantes. La gente comenta y las historias de supervivientes y héroes surgen casi en cada rincón.

"Escuché un estruendo salvaje y, por instinto, salté disparado de la tienda. Allí me encontré con el peor escenario que presencié en mi vida. Había cuerpos apilados y algunos hasta desmembrados, una niña yacía en un charco de sangre con una fractura en la pierna absolutamente expuesta. La Rambla parecía un desierto, solo había personas en el suelo y algunos familiares a su lado. Al principio, apenas divisé a un Policía”.

Las palabras de Luis C, de 27 años, se entrecortan por la angustia y –por momentos- no puede seguir hablando. En Las Ramblas, el día después del espanto, la mayoría de sus habitantes y empleados de las tiendas y comercios de la zona permanecen en estado de shock. Así ha amanecido este espacio neurálgico de la Ciudad Condal. Ahora –mientras se arremolinan nubes de periodistas y policías- muchos de los testigos, héroes anónimos y supervivientes de la masacre ocurrida ayer, que se ha cobrado al menos 13 muertes y más de un centenar de heridos, se muestran estupefactos por lo ocurrido.

 

Imagen eliminada.Imagen eliminada.

Luis es una de esas personas capaz de sobreponerse a las situaciones más límites de la vida. Ayer por la tarde estaba en el comercio en la que trabaja desde hace dos meses, situado en el centro comercial Triangle, justo frente a la Plaza de Catalunya, cuando una furgoneta blanca endemoniada pasó delante de su comercio y giró abruptamente, para arremeter contra todo lo que se encontraba en su camino.

“Escuchamos gritos, y al salir a la calle lo primero que hice fue comenzar a socorrer a las primeras víctimas que estaban malheridas. Yo hice el curso de grado de Emergencias Sanitarias y, uno a uno, fui brindando los primeros auxilios a las personas que podía. No daba abasto, y hasta que llegaron los servicios médicos todo era confusión. De pronto, regresé a buscar desesperado un desfibrilador. Lo que se escuchaba eran chillidos horrorosos”, comenta.

Los recuerdos de Luis se tornan borrosos, aunque recuerda nítidamente cómo se abalanzó sobre esa menor que presentaba la fractura expuesta en una de sus extremidades. “Comencé a hacerle las maniobras de reanimación. A su lado estaba una persona que –creo- era su familiar. Lloraba y pegaba alaridos”, afirma.

Te puede interesar: Las imágenes del atropello masivo en la Ciudad Condal

Durante más de tres horas, este joven fue asistiendo víctimas. Después de los primeros momentos, lo hizo codo con codo con los sanitarios. Es más, hasta cargó heridos en las ambulancias y ayudó a llevar a dos personas adultas al hospital San Paul. “Yo en ese momento estaba como en trance. No podía parar de ayudar… no tomaba la dimensión de lo que estaba ocurriendo… Al principio no pensé en un atentado, sino en un accidente, pero después comenzamos a comprender lo peor”, confiesa.

Tal fue su labor titánica en Las Ramblas, que la Policía y los Servicios de Emergencias le han tomado al joven todos los datos. “Me han dicho que posteriormente querrán reconocer públicamente todo lo que hice, pero yo no soy un héroe ni mucho menos… Hice lo que cualquier persona con mis pequeños conocimientos y mi obligación ciudadana hubiera realizado”, afirma.

Dani, otro joven que también trabaja a metros del café de Zurich, justo en el lugar donde comenzó a desencadenarse la tragedia, también dialoga brevemente con lainformacion.com. Él fue otro de los héroes anónimos en una jornada que no olvidará jamás. Fue socorrista en una ONG, en la que trabajó durante años: “Ahora realmente estoy cayendo de lo ocurrido. En cierta manera somos supervivientes. Yo me lancé a ayudar en lo que pude, utilizando mis conocimientos. Pero fue tan duro lo vivido que prefiero ya no seguir hablando. Necesito descansar después de una noche tan larga. Ni sé a la cantidad de gente herida que asistí, aunque ahora necesito al menos desconectar un poco”, asegura. El muchacho, vendedor, pasó la noche en lo de Fran, su amigo y encargado de la tienda en la que trabaja, quien vive cerca del lugar del atentado.

Los comerciantes abren, consternados, los comercios

A media mañana, los comercios de Las Ramblas han comenzado a levantar sus persianas. Casi todos los comerciantes decidieron recuperar su actividad normal, para “no dar el gusto a los terroristas de salirse con la suya”, como bien afirma Aitor, uno de los compañeros de Pablo, uno de los jóvenes quiosqueros (de nacionalidad argentina) que esta misma madrugada recibió el alta tras ser curado por golpes en la cabeza.

Imagen eliminada.

Aitor

Aitor tiene 41 años, se salvó de milagro y recuerda el momento fatídico: "No eran ni las 17.00 horas y la furgoneta blanca se nos vino encima. Rozó primero los expositores que allí ves y tumbó unos cuantos, después siguió en zig-zag atropellando todo a su paso. Tenemos que seguir. Yo hoy decidí abrir el quiosco porque ese es el mejor mensaje que podemos darle a quienes quieren silenciarnos con sus ataques. No tenemos miedo, Barcelona no tiene miedo", asevera el empleado del puesto de prensa y souvenirs situado en la intersección de Las Ramblas y la Carrer de Santa Ana.

Detrás suyo, Samid Echaijiri, observa en silencio como los turistas y peatones depositan flores sobre un poste, que fue donde murió ayer arrollada una de las víctimas del atentado: “Se me hace un nudo en la garganta recordar lo ocurrido. Salía de comprar una hamburguesa y vi pasar la furgoneta. Pensé que era un psicópata al volante. Pero la gente empezó a correr desesperada para todos lados y entonces se me vinieron a la mente las imágenes de Niza, de Berlín..", asegura este ciudadano marroquí que lleva casi dos décadas viviendo en la Ciudad Condal.