PUBLICIDAD

Marruecos

España prepara la repatriación de sus nacionales en Afganistán mientras continúa el avance talibán

El Ministerio de Exteriores ha asegurado que también ayudará a los traductores y otros trabajadores afganos que colaboraron con las tropas españolas
Atalayar_traductores afganistán

 -   "Pedimos al Reino de España y al Ministerio de Defensa que nos salven la vida". Traductores afganos que trabajaron con el Ejército español

Afganistán está cayendo ante la expansión de los talibanes. La bandera blanca talibán ya ondea en 18 capitales de provincia, como Herat, Kandahar o Gazni. La toma de estas ciudades clave acerca la amenaza de los insurgentes a Kabul, donde podrían llegar en pocos días, según diversos analistas. Por otra parte, hay quien estima que la caída de la capital afgana es cuestión de horas, ya que los talibanes han alcanzado Maidan Shahr, a tan solo 20 kilómetros de Kabul. El Ejército afgano ha lanzado una contraofensiva para defender la ciudad que se considera la puerta a la capital. No obstante, teniendo en cuenta los previos enfrentamientos entre las fuerzas nacionales afganas y los insurgentes, lo más probable es una victoria talibán.

Ante esta crítica situación amenazando Kabul, varias naciones están ultimando la repatriación de sus ciudadanos en el país. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha asegurado que está trabajando para repatriar al personal de la Embajada en Afganistán y a otros españoles que aún queden en el país. Asimismo, el ministro español José Manuel Albares ha señalado que el Gobierno no va a “dejar a nadie atrás”, en alusión a los traductores afganos que trabajaron con las tropas españolas y que ahora son uno de los principales objetivos de los talibanes.

atalayar_ministro exteriores Albares
José Manuel Albares, ministro de Exteriores de España 
“Los talibanes van a degollar a todos los que hemos trabajado con el Ejército español”

El traslado de los ciudadanos afganos que colaboraron con españoles, junto con sus familiares, se está organizando junto con los Ministerios de Defensa, Interior y Seguridad Social y Migraciones. “Somos conscientes de la necesidad de amparar, en coordinación con el resto de los Estados miembros de la Unión Europea y de la OTAN, a aquellos afganos y sus familias que han trabajado codo con codo con nosotros”, declaró Albares.

Los traductores que colaboraron con los soldados extranjeros llevan meses alertando sobre su situación. Reciben amenazas y temen las represalias por trabajar con extranjeros. “Los talibanes van a degollar a todos los que hemos trabajado con el Ejército español”, afirma Fawad Ahmad al medio El Independiente. Estados Unidos también trabaja en el traslado de sus traductores. A finales de julio llegó el primer grupo compuesto por 200 intérpretes y sus familiares. Washington estima que podrá sacar a 2.500 ciudadanos del país. Por el momento, el Gobierno estadounidense ha comenzado a evacuar a los funcionarios de la Embajada de Kabul. También ha pedido al personal diplomático que destruya todos los documentos confidenciales.

atalayar_traductores afganos
Traductores afganos que trabajaron con el Ejército español 

Canadá, otro país que participó en la intervención de Afganistán, acogerá a 20.000 “personas especialmente vulnerables”, como mujeres políticas, defensores de los derechos humanos, minorías religiosas, periodistas o miembros de la comunidad LGTBI. “Canadá no se quedará de brazos cruzados”, subrayó Marco Mendicino, ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía.

Ghani promete luchar contra los talibanes

Sobre la expansión de los talibanes, el ministro ha advertido que España no reconocerá un Gobierno impuesto por la fuerza, instando a un alto el fuego entre el Ejército afgano y los insurgentes. Sin embargo, el cese de hostilidades es un escenario bastante improbable teniendo en cuenta las últimas declaraciones del presidente afgano, Ashraf Ghani. “Trataré de evitar que el conflicto provoque la muerte de personas inocentes, la pérdida de ganancias de 20 años, la destrucción de la infraestructura pública y una inestabilidad prolongada”, aseguró Ghani. El presidente también subrayó que movilizar las fuerzas de seguridad y defensa afganas era “una máxima prioridad”. “Les aseguro como su presidente que me concentraré en prevenir la expansión de la inestabilidad, la violencia y el desplazamiento de mi gente”, añadió.

atalayar_ghani
REUTERS/OMAR SOBHANI - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani

Ghani también anunció el inicio de conversaciones con varios socios internacionales. Internamente, el Gobierno se ha aliado con dos antiguos señores de la guerra en la lucha contra los talibanes. Atta Muhammad Nur y Abdul Rashid Dostum ayudarán a las fuerzas nacionales a contener el avance talibán. Ambos dirigentes militares ya cooperaron en 1997 para expulsar a los talibanes de Mazar-i-Sharif, al norte del país.

Los talibanes aumentan su armamento

A medida que los insurgentes toman nuevas ciudades se fortalecen bélicamente. Los cuarteles y otras instalaciones militares son los primeros edificios en ser saqueados por los talibanes. En ellos encuentran armas estadounidenses que fueron facilitadas a las fuerzas nacionales afganas. Entre las últimas recompensas de los talibanes se encuentran varios helicópteros de ataque y transporte y 6 vehículos aéreos no tripulados Scan Egle. En Herat, una de las últimas localidades que ha caído en sus manos, han encontrado un edificio con una gran cantidad de rifles de asalto, ametralladoras y otras armas estadounidenses.

atalayar_Kabul, Afganistán
AP/RAFIQ MAQBOOL - Un hombre agita una bandera afgana durante las celebraciones del Día de la Independencia en Kabul, Afganistán

Todo este material bélico facilitará la posible victoria talibán en la batalla por Kabul, una ciudad que todavía no se ha recuperado de las heridas del pasado y que ya se prepara para una nueva época de inestabilidad y violencia