España, una puerta a Europa gracias al Erasmus para Jóvenes Emprendedores

España

 -  

La colombiana Gina de Echeona pensó en abrir su empresa en Holanda en 2017 al participar en el programa Erasmus para Jóvenes Emprendedores (EYE), que cumple 10 años de existencia, pero decidió constituirse en España por su ecosistema de emprendimiento y porque es la "puerta de Europa para los latinos".

"He podido construir una gran red, un gran 'network' de socios a nivel de fondeo, de inversión, que ayuda a los emprendedores a sacar sus proyectos adelante, y mis clientes son los emprendedores hispanos, entiéndase España y Latinoamérica, cualquier hispano en cualquier parte del mundo", explica la empresaria sobre Emprende Conmigo, la compañía que formalizó hace un año.

De Echeona es una de los más de 1.200 nuevos empresarios que España ha mandado en la última década a otros países con el EYE, lo que la convierte en la segunda nación de las 39 participantes de la que provienen más emprendedores, pues aporta el 20,69% del total, solo por debajo de Italia, con el 22,33%.

En total, el programa ha recibido más de 20.000 solicitudes y facilitado cerca de 7.000 colaboraciones con alrededor de 14.000 emprendedores, de los que 36% han creado su propio negocio, como De Echeona, quien ingresó al EYE después de estudiar el máster de Emprendimiento de la Universidad Carlos III de Madrid.

Desde entonces, la colombiana se lanzó al emprendimiento en Europa, lo que le ha permitido aliarse con actores europeos, como inversionistas de Dinamarca y Portugal, banqueros de Suiza e iniciativas de la Comisión Europea, así como abrir oficinas comerciales en México y Colombia con su ocio Sergio Cárdenas de la Parra.

"El respaldo de la Comisión Europea para un proyecto de una persona no comunitaria, pues genera expectativa y un cierto reconocimiento a nivel de inversores, a nivel de 'goodwill' de la marca, le aportó bastante a mi proyecto aparte del conocimiento que adquirí. También establecer una relación cercana con los intermediarios de la Comisión Europea, la visibilidad", explica.

Esa misma búsqueda de relaciones e internacionalización motivó a la española Andrea Sánchez a realizar su EYE hace dos años en París, donde fortaleció su proyecto Work For Social, asociación sin ánimo de lucro que organiza programas de voluntariado corporativo con el concepto pro bono, una idea que le surgió tras asistir a un congreso en Madrid en el que conoció a una colega de Austria.

"Asociaciones como la mía, tal cual como yo lo tenía pensado, no existían (en España). Entonces tienes que salir fuera, cuando ves un referente internacional tienes que salir. Eso por un lado, y por el otro, también te enriquece", comenta Sánchez a Efe.

Al participar en el programa, Sánchez creó un proyecto europeo con emprendedores de Portugal, Francia, Hungría y Bulgaria llamado BEESE Project, que consiste en fomentar las prácticas de pro bono en los estudiantes universitarios o de máster para que asesoren a asociaciones sin fines de lucro y adquieran experiencia profesional.

El EYE "ha sentado la base de futuras colaboraciones. Una de ellas ha sido este proyecto europeo, que cuenta con financiación europea, ahora justo después del verano empezamos con una empresa francesa", precisa.

Pero España también destaca en empresarios de acogida, pues es el país con más mentores de EYE, con un 20,91% del total, como Sonia Ruiz, fundadora y CEO de la consultora de comunicación PrideCom, que recibió en 2017 a un emprendedor británico.

"Es un aprendizaje personal, auto aprendizaje para el emprendedor que recibe y también algo muy positivo que se genera en el ambiente de empresa. El hecho de tener a una persona que no supone ningún tipo de riesgo, al revés, que es un compañero y que tiene competencias diferentes, crea una diversidad que a mí me parece realmente muy positiva", indica Ruiz.

La empresaria española argumenta que ella se inscribió al programa porque los valores de su compañía, como la innovación y la creatividad, encajan con el EYE, pero también porque a ella le "hubiese encantado" tener una oportunidad similar cuando inició su proyecto, pues permite poner a prueba una idea con la asesoría voluntaria de alguien experimentado, concluye.