España y la UE rechazan la utilización política de la migración por parte de Turquía

Los Gobiernos de la UE, incluido el español, reclaman un corredor humanitario en Idlib
González Laya con sus colegas italiano, Luigi Di Maio, y croata, Gordan Grlić-Radman, en Zagreb

European Union  -   González Laya con sus colegas italiano, Luigi Di Maio, y croata, Gordan Grlić-Radman, en Zagreb

El alto el fuego entre Moscú y Ankara en la ciudad siria de Idlib y la utilización política de la presión migratoria por parte de Turquía protagonizaron el Consejo de Asuntos Exteriores extraordinario de la UE (CAE) y la reunión informal de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea-Gymnich, ambos celebrados en Zagreb.
 
El CAE extraordinario de ayer fue convocado por el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad -y exministro español de Asuntos Exteriores-, Josep Borrell, para abordar la crisis en Idlib y la situación en las fronteras exteriores de la UE con Turquía.
 
El encuentro concluyó con una declaración conjunta en la que los jefes de la diplomacia de los 27, tras reconocer “el aumento de la carga migratoria y los riesgos a los que se enfrenta Turquía en su territorio, además del considerable esfuerzo que ha puesto en la acogida de 3,7 millones de migrantes y refugiados”, reiteraron su “profunda preocupación por la situación existente en la frontera entre Grecia y Turquía” y rechazaron, “con firmeza, el uso con fines políticos que está haciendo Turquía de la presión migratoria”. 
 
En el mismo sentido, la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, declaró ayer a la agencia Efe desde Zagreb que la Unión Europea “no va a tolerar” que Turquía utilice la presión migratoria “como arma política”. “Colaboración y cooperación, sí; chantaje, no”, añadió, al término del CAE extraordinario.
 
En la declaración, los países de la UE reiteraron su “plena solidaridad con Grecia, que se enfrenta a una situación sin precedentes” por la entrada masiva de migrantes procedentes de Turquía, así como con Bulgaria, Chipre y “otros Estados miembros que puedan verse afectados de forma similar, en particular en sus empeños para gestionar las fronteras exteriores de la UE”.
 
Los ministros recordaron también que “la reciente y continuada ofensiva por parte del régimen sitio y sus valedores, entre ellos Rusia” en Idlib, el noroeste de Siria, “está causando un sufrimiento humano indecible y ha provocado la peor crisis humanitaria desde el comienzo del conflicto sirio”, por lo que reclamaron “una distensión urgente del conflicto en Siria” y pidieron a “todas las partes” que apliquen “inmediatamente” el alto el fuego acordado este jueves por Rusia y Turquía en Moscú.
 
Durante la reunión informal del jueves, González Laya destacó la necesidad “urgente” de abrir corredores de acceso humanitario a Idlib. En este mismo sentido, el CAE de ayer reclamó que se garantice “la protección de la población civil sobre el terreno y por aire”, que se permita a la comunidad internacional prestar “ayuda humanitaria sin restricciones” y que se establezca “un acceso seguro, duradero e inmediato a las poblaciones necesitadas, respetando plenamente el derecho internacional humanitario”.