España y Marruecos anuncian un programa de desarrollo enfocado a mujeres y jóvenes

La AECID lidera el proyecto que se implementará en las regiones de Casablanca-Settat, Souss-Massa, el Oriental y Tánger-Tetuán-Alhucemas
AECID

 -   Equipos de trabajo de la AECID española

España y Marruecos han firmado un protocolo administrativo de cooperación con el objetivo de apoyar el empoderamiento de más de 3.000 mujeres y jóvenes a través del emprendimiento en la economía social y solidaria en cuatro regiones de Marruecos.

El protocolo fue firmado por la ministra marroquí de Turismo, Artesanía, Transporte Aéreo y Economía Social, Nadia Fettah Alaoui, el embajador de España en Marruecos, Ricardo Diez-Hochleitner Rodríguez, y el representante de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Ignacio Martínez Boluda.

El proyecto tendrá una duración de 36 meses y se prevé una inversión económica de la AECID de 600.000 euros. Todo ello dirigido a mujeres y jóvenes con proyectos innovadores en las regiones de Casablanca-Settat, Souss-Massa, el Oriental y Tánger-Tetuán-Alhucemas.

Según el Ministerio de Turismo marroquí, el proyecto tiene el objetivo de buscar nuevas soluciones para combatir los efectos de la pandemia del coronavirus. Esta iniciativa también forma parte del plan de recuperación del sector de la Economía Social y Solidaria (ESS) del Gobierno marroquí

Fettah Alaoui señaló que las regiones seleccionadas tienen un rico potencial en recursos humanos y naturales que pueden desarrollarse aún más gracias a la 'economía social y solidaria’. “La promoción de la ESS contribuirá a la creación de empleo y riqueza, la inclusión social, el desarrollo sostenible, la equidad y el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, especialmente en el mundo rural”, explicó la ministra.

El valor agregado de este proyecto se centra en el desarrollo de las capacidades de mujeres y jóvenes para estructurar y promover las actividades de producción de bienes y servicios, así como el establecimiento de un ecosistema favorable a la economía social.

La ministra también ha señalado que esta convención ofrece un marco unificador para la colaboración hispano-marroquí, que permite aumentar “el alcance y la coherencia de las acciones para una mayor eficiencia y resultados”.

La cooperación bilateral ayudará a desarrollar varios proyectos innovadores con poco capital y muy alto valor agregado como la artesanía, la economía verde, la economía azul, el turismo solidario, la economía circular y digital.

Por su parte, el embajador de España en Rabat ha subrayado que el acuerdo firmado forma parte de la línea de sostenibilidad del contrato del programa de cooperación 2015-2019 entre la AECID y el Ministerio de Turismo de Marruecos.

En este sentido recordó que, durante la última década, se han implementado dos importantes programas. Uno relacionado con el apoyo a la artesanía en el norte de Marruecos que busca la implementación de políticas públicas encaminadas a fortalecer el tejido productivo artesanal.  Y otro centrado en el apoyo institucional al sector de la economía social y solidaria y el apoyo a proyectos piloto en las regiones de Souss- Massa, Casablanca-Settat y el Oriental. 

Este programa ha permitido que más de 300 cooperativas y Grupos de Interés Económico (GIE) se beneficien de programas de formación, asistencia técnica y oportunidades de negocio. 

El nuevo protocolo de cooperación, que tiene en cuenta el frágil contexto económico actual vinculado a la crisis del coronavirus, fomenta la movilización de las capacidades de ambos países para apoyar el proceso de desarrollo inclusivo de las mujeres y los jóvenes promoviendo la emprendimiento social y colectivo.

El sector de la ESS está pensado para desarrollarse en un contexto de globalización. La sucesión de crisis económicas y financieras hace más necesario que nunca este tipo de iniciativas. La idea es colocar a las personas en el centro del proceso de desarrollo económico y social. “Es necesaria una recuperación más equitativa, inclusiva y amigable con el medio ambiente hacia economías sostenibles y sociedades más resilientes”, explicó el embajador.