España y Marruecos, juntos ante la inmigración irregular del Mediterráneo

Se reúne en Madrid el Grupo Permanente Hispano-Marroquí sobre Migraciones en su decimonoveno encuentro
Foto de familia de XIX Reunión del Grupo Permanente Hispano-Marroquí

PHOTO/MINISTERIO DEL INTERIOR  -   Foto de familia de la XIX Reunión del Grupo Permanente Hispano-Marroquí

El Grupo Permanente Hispano-Marroquí sobre Migraciones se ha reunido este jueves en su decimonoveno encuentro, que ha estado marcado por los flujos migratorios, la vigilancia de fronteras, la lucha contra el tráfico de personas y el impulso de canales seguros de inmigración legal.

El Grupo Permanente, que se ha dado cita en Madrid, ha contado con la participación, de una parte, con la secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, y la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, como representación del Gobierno de España. De otra parte, la delegación marroquí ha contado con el liderazgo del director de las Migraciones y de la Vigilancia de Fronteras del Reino de Marruecos, Walli Khalid Zerouali y la asistencia, al comienzo de la reunión, de la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich

En esta ocasión, el Grupo Permanente mixto ha continuado con su labor de monitorizar y evaluar los flujos en los movimientos migratorios y reforzar la cooperación y trabajo conjunto entre ambos países. Desde el Ministerio del Interior afirman que el objetivo del Grupo Permanente ha discutido “el impulso de canales seguros y ordenados de inmigración legal a través de medidas como la gestión colectiva de contrataciones en origen o la puesta en marcha de programas de formación de posgrado en España de jóvenes marroquíes

El encuentro Hispano-Marroquí se ha desarrollado en dos planos; impulsar los flujos migratorios regulares y legales mediante medidas que fomenten la integración de los nacionales marroquíes residentes en España, incentivándoles a formar parte del desarrollo cultural, económico y social de la sociedad española. Asimismo, y en el plano operacional, las partes del grupo mixto acordaron seguir apoyando la colaboración entre los países en la lucha contra las redes de tráfico de personas y la inmigración ilegal africana hacia Europa, canalizada a través de la frontera entre España y Marruecos.

: El trabajo conjunto operativo entre las fuerzas de seguridad de España (Policía Nacional y Guardia Civil) y Marruecos (Policía, Gendarmería Real Marroquí y Fuerzas Auxiliares) ha sido otro de los puntos destacados
PHOTO/MINISTERIO DEL INTERIOR - El trabajo conjunto operativo entre las fuerzas de seguridad de España (Policía Nacional y Guardia Civil) y Marruecos (Policía, Gendarmería Real Marroquí y Fuerzas Auxiliares) ha sido otro de los puntos destacados

El Ministerio del Interior recoge la intervención de la secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, la cual se dirigía a Marruecos “como un socio privilegiado e indispensable para España en la gestión conjunta del fenómeno migratorio”, agradeciendo “al país vecino el esfuerzo que está llevando a cabo en el control de la inmigración irregular”.

Entre las medidas concretas discutidas en lo referente al impulso de canales seguros y ordenados, durante la reunión se destacaron diferentes iniciativas. En primer lugar, en la gestión colectiva de contrataciones en origen, Rumí señaló los esfuerzos realizados por ambos países en la campaña de recolecta de frutos rojos que trajo, este verano, a más de 14.000 mujeres marroquíes a desempeñar trabajos agrícolas durante la temporada de recogida. 

Además, y según informan desde el Ministerio del Interior, “España ha impulsado un proyecto piloto que cuenta con financiación europea y que supone el establecimiento de oportunidades migratorias relacionadas con la transferencia de conocimiento. Se trata del programa Generaciones jóvenes agentes del cambio, gracias al cual 100 postgraduados marroquíes cursarán próximamente estudios en universidades españolas en materias y sectores clave de Marruecos, con el compromiso de, una vez finalizados los estudios, regresar a su país para poner en marcha proyectos dirigidos a promover el desarrollo social y económico”.

Por último, y subrayando la importancia de la diáspora marroquí en España, la secretario de Estado de Migraciones hizo referencia a otro de los proyectos puestos en marcha con el fin de favorecer la integración de los inmigrantes marroquíes en la sociedad española y combatir la xenofobia y el racismo. A este respecto, Rumí apuntó hacia la iniciativa “Convivir sin discriminación; un enfoque basado en los derechos humanos y en el enfoque de género”.

Los Gobiernos español y marroquí han destacado hoy el papel primordial de la colaboración bilateral entre España y Marruecos en la gestión de los flujos migratorios, así como la necesidad de seguir impulsando canales de inmigración legal ordenada y segura
PHOTO/MINISTERIO DEL INTERIOR - Los Gobiernos español y marroquí han destacado hoy el papel primordial de la colaboración bilateral entre España y Marruecos en la gestión de los flujos migratorios, así como la necesidad de seguir impulsando canales de inmigración legal ordenada y segura

En lo referente a la lucha contra las redes de tráfico de personas, tanto la representación española como la delegación marroquí, alabaron la cooperación entre ambos y se felicitaron mutuamente por la labor llevada a cabo en este sentido. El Ministerio del Interior recoge la satisfacción mostrada por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, ante “el excelente nivel de cooperación entre España y Marruecos en este ámbito y por el firme compromiso mostrado por Marruecos en el control de los flujos migratorios irregulares.”

La secretaria de Estado de Seguridad, recalcó la labor marroquí y su compromiso por los inmigrantes del Mediterráneo, destacando una serie de cifras. Gracias a la colaboración entre ambos países, se ha reducido en un 51,3% las llegadas irregulares a España y los recursos del Reino de Marruecos en salvamento marítimo ha rescatado a 10.700 en el Mediterráneo. 

Han destacado, también, a las fuerzas de seguridad de España (Policia Nacional y Guardia Civil) junto con las de Marruecos (Policía, Gendarmería Real Marroquí y Fuerzas Auxiliares) “elemento fundamental en la lucha contra las redes de tráfico de personas y la gestión adecuada de los flujos migratorios irregulares”, señalaban desde el Ministerio, continuando que “algunos ejemplos de la excelente cooperación son las patrullas mixtas marítimas, terrestres y aéreas o el fluido intercambio de información sobre redes de tráfico de personas”.

El Grupo Permanente de Hispano-Marroquí sobre Migraciones se creó y reunió por primera vez en 2003, con el objetivo de monitorizar el tráfico migratorio en el Mediterráneo y las actividades ilegales derivados del mismo.

La cooperación en materia migratoria entre España y Marruecos constituye un éxito en este campo, un modelo a seguir y “una pieza importante en la construcción de la política migratoria europea.”