PUBLICIDAD

Iberdrola

España y Marruecos estudian la tercera fase de apertura de las fronteras de Ceuta y Melilla

Las delegaciones de España y Marruecos se reunirán en Madrid el día 7 para pulir los detalles de la Operación Paso del Estrecho
frontera

PHOTO/ARCHIVO  -   Paso melillense de Beni Enzar

Las negociaciones entre España y Marruecos para abordar los detalles sobre la normalización del tránsito en los pasos de Ceuta y Melilla están previstas para el martes 7 de junio. La reunión será en Madrid y tendrá la Operación Paso del Estrecho (OPE) como telón de fondo. 

El grupo de trabajo hispano-marroquí deberá pulir los puntos que faltan para alcanzar los objetivos marcados en la declaración conjunta del 7 de abril. Ello pasa por planear una apertura completa de los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla, que desde el 18 de mayo funcionan de fuego lento. 

La “apertura gradual” anunciada por los Gobiernos de España y Marruecos se tradujo en un paso abierto para los marroquíes con visado, permiso de residencia de la Unión Europea o pasaporte en vigor.  La segunda fase del plan permitió dejar pasar a los trabajadores transfronterizos con los papeles en vigencia. Este colectivo, especialmente vulnerable, está compuesto por nacionales marroquís que antes del cierre de las fronteras por la pandemia trabajaba en las dos ciudades autónomas, mayormente empleadas del hogar y otros trabajos manuales, a la vez que mantenían residencia en Marruecos.

frontera melilla españa
PHOTO/ARCHIVO - Frontera entre España y Marruecos 


 
De acuerdo con fuentes policiales de la ciudad de Ceuta, en estos momentos las autoridades marroquís no dejan pasar ninguna mercancía proveniente de España a Marruecos, una nueva política de tolerancia cero con el comercio irregular. En el sentido contrario, de Marruecos a las ciudades autónomas, se permite pasar con un máximo de alrededor 10 kg de frutas o verduras. La situación en Melilla es similar a la de Ceuta, por orden de la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, que pasará a limitar el volumen de mercancías en la frontera a partir del día 8.

También se han podido notar novedades en las infraestructuras marroquís en los puestos fronterizos. Las autoridades marroquís habrían instalado un nuevo sistema informático que capacitaría más a los agentes a la hora de identificar a los viajeros, aunque lentamente.
 
La tercera fase espera poder ampliar las medidas con las que mercancías y personas pueden pasar por el Tarajal y Beni Enzar, los pasos de Ceuta y Melilla. De acuerdo con el representante del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Ceuta, Francisco Javier Bravo, lo más posible es que la reunión del 7 de junio trate las formas de entrada y salida de nacionales marroquís o con doble nacionalidad europea en el marco de la OPE. “Antes (del cierre de las fronteras) venían con coches o con furgonetas que les cabía un alfiler. Entiendo que estos temas y el de los transfronterizos será el grueso del programa de la reunión”.  Desde el SUP también esperan que desde la comisión hispano-marroquí se trabaje para garantizar unas condiciones de trabajo correctas para los miembros de las fuerzas del orden, que permitan también dar un buen servicio a los viajeros. 

reunion bourita albares
PHOTO/ARCHIVO - Reunión entre Nasser Bourita y José Manuel Albares 

Las aduanas en Ceuta y Melilla 

De acuerdo con fuentes de Interior, no se espera que el grupo de trabajo hispano-marroquí trate aún el tema de las fronteras. Del lado marroquí, Nabil Lajdar, director General de Aduanas de Marruecos, declaró que las condiciones geográficas del Tarajal y de Beni Enzar dificultaban la instalación de infraestructura necesaria para una aduana, algo en lo que han coincidido las autoridades del Gobierno de Ceuta. Lajdar matizó sus declaraciones a la agencia EFE, y recordó que su dirección general “ejecutará todas las decisiones que tomen las autoridades políticas”, refiriéndose a los ministerios de Interior y Exteriores y a la hoja de ruta pactada en la cumbre bilateral de Rabat en abril. 

A colación de estas declaraciones, Francisco Javier Bravo, representante del Sindicato Unificado de Policía en Ceuta, estima que los requisitos para habilitar un puesto fronterizo con Marruecos no se dan por ahora y que las aduanas no verán el día hasta dentro de varios años. “Si se va a establecer un paso de mercancía se necesita habilitar las zonas correctas para que cada cuerpo o fuerzas de seguridad ejerza sus competencias de la forma más adecuada”. 

Desde fuentes policiales de la ciudad autónoma de Melilla también se apunta a una evolución lenta en lo que concierne la vuelta de la aduana comercial. Sí que se cree, sin embargo, que la reunión del día 7 pondrá toda la carne en el asador para hacer posible una buena OPE, aunque los entornos policiales españoles se quejan de la falta de medidas por parte de los Gobiernos.