Estados Unidos advierte a Irán mediante bombarderos B-52

El gigante norteamericano posiblemente trata de disuadir al régimen de los ayatolás para que no desarrolle armas nucleares
Un B-52H Stratofortress de Estados Unidos sobrevuela Afganistán durante una misión de apoyo aéreo

PHOTO/Fuerza Aérea de EEUU/Sargento Mayor Lance Cheung  -   Un B-52H Stratofortress de Estados Unidos sobrevuela Afganistán durante una misión de apoyo aéreo

Dos bombarderos B-52 de Estados Unidos partieron recientemente de territorio norteamericano para sobrevolar el Golfo. Este movimiento es un capítulo más de la tensión entre el país estadounidense y la República Islámica de Irán a cuenta, sobre todo, de las últimas sanciones políticas y económicas impuestas al Estado iraní por incumplimientos del pacto nuclear (JCPOA) sellado en 2015 junto a otras potencias como Francia, Alemania, Rusia, China o Reino Unido. 

La última advertencia norteamericana puede tener que ver con el mensaje claro para que el país persa no construya armas nucleares y no ataque a las tropas estadounidenses a través de grupos chiíes afines (no hay que olvidar que Irán es el gran patrocinador de la rama chií del islam en Oriente Medio, contrapuesta a la suní abanderada por Arabia Saudí, gran socio regional de EEUU).

Los dos bombarderos B-52H, pertenecientes a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, despegaron de la Base Aérea de Minot, en Dakota del Norte, el 21 de noviembre, siendo detectados rápidamente. 

Los bombarderos, con señales de llamada Warbird1 y Warbird 2, fueron rastreados cruzando el Atlántico, volando por Gibraltar hasta el Mediterráneo oriental, y luego pasando por el centro de Israel y el norte de Jerusalén, según señaló el medio Aircraft Spots en Twitter. El rastreo se perdió cuando las aeronaves cruzaron el espacio aéreo de Jordania y luego continuaron hacia el Golfo, antes de ser detectada la señal nuevamente en el vuelo de regreso sobre el Atlántico al oeste de España. Con el Golfo a más de 7.000 millas de Dakota del Norte, el vuelo sin escalas significó que los B-52 – originalmente diseñados como bombarderos intercontinentales en los años 50 – estuvieron en el aire al menos 24 horas.

Un comunicado de prensa del Comando Central de los Estados Unidos (CENTCOM), centrado en Oriente Medio, reseñó que la “misión de corto plazo y largo alcance” tenía la intención de “disuadir la agresión y tranquilizar a los socios y aliados de Estados Unidos”.

“La misión sin escalas demuestra la capacidad de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para desplegar su poderío aéreo de combate en cualquier lugar del mundo con un corto plazo de aviso e integrarse en las operaciones del CENTCOM para ayudar a preservar la estabilidad y la seguridad regionales”, manifestó el propio Mando Central.

Lo que los bombarderos hicieron realmente durante la misión, y cuál fue su armamento, no está claro: el anuncio del CENTCOM simplemente señaló que los B-52 trabajaron con los centros de operaciones aéreas del Comando Central de la Fuerza Aérea (AFCENT), aviones de guerra F-15E y F-16, y aviones cisterna KC-10 y KC-135, como recogió el medio Noticias de Israel. 

De esta forma, sigue la escalada de tensión desarrollada durante los últimos meses. Con una postura beligerante de Irán, que respondió a las sanciones impuestas por Estados Unidos (entre las que destacan las relacionadas con el comercio de petróleo) con el aviso por parte del presidente Rohaní sobre que seguirían comerciando con su crudo, que podrían bloquear el estrecho de Ormuz (principal zona de paso del comercio petrolero mundial) y sobre que reducirían sus compromisos relacionados con el JCPOA, relativos al enriquecimiento de uranio y el tratamiento de agua pesada. 

Tras la respuesta iraní, se sucedieron incidentes en aguas del Golfo relacionados con buques cargueros y ataques a objetivos petrolíferos y aeroportuarios en Arabia Saudí, de los que se responsabilizó a Irán y a formaciones chiíes aliadas en otros países, como los hutíes que intervienen en la guerra de Yemen para socavar el Gobierno internacionalmente reconocido. También cabe destacar que hubo ataques a tropas norteamericanas, como los llevados a cabo en Irak por elementos ligados a la esfera chií. 

Mientras, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) determinó que Irán ha aumentado sus existencias de material nuclear a raíz de la retirada de la Administración Trump de un acuerdo nuclear multinacional en 2018. 

“Aunque los B-52 pueden ser rastreados en línea con bastante frecuencia, el hecho de que los vuelos de los Aves de Guerra 1 y 2 fueran visibles en los sitios web de rastreo de vuelos más populares parece demostrar que la misión fue una clara muestra de fuerza contra Irán”, señaló el sitio web de Aviationist.